Sin respuesta de CDMX, vecinos entran a hogares bajo su propio riesgo

Al no darles dictamen oficial de su edificio, delegación Benito Juárez obliga a habitantes a firmar responsivas para entrar por sus bienes.
Aún no tenemos dictamen del edificio: Administrador de edificio
  • Los vecinos contrataron por su cuenta a un Director Responsable de Obra
Ciudad de México -

“Tienen 10 minutos para entrar a sus casas y háganlo bajo su propio riesgo”. Eso fue lo que la delegación Benito Juárez le dijo a los habitantes del edificio ubicado en el 252 de la Avenida Emiliano Zapata –a escasos metros del derrumbado en la esquina con Petén- , ya que la dependencia, a cinco días del terremoto, todavía no es capaz de darles el dictamen oficial que determine si pueden volver o no a sus casas.

Y si la delegación los dejó entrar 'de pisa y corre', fue porque los vecinos contrataron por su cuenta a un Director Responsable de Obra (DRO) particular, quien revisó la estructura y les dijo que podían entrar a recuperar sus cosas más preciadas.

Eso sí, la Benito Juárez los hizo firmar a cada uno responsivas para deslindarse de cualquier responsabilidad, por si se cae el edificio cuando estén adentro; mientras tanto, el dictamen está en la burocracia del gobierno capitalino que ni un terremoto de 7.1 grados puede derrumbar.

“Vino protección civil, entró con el DRO y junto con seguridad pública determinaron dejarnos entrar por nuestras cosas, pero de una forma muy especial, con carta responsiva de que entrábamos bajo nuestro propio riesgo, marcados en el brazo (con nombre y teléfono), como en campo de concentración, y así entramos.

“Lo hicimos de forma muy organizada, entre dos y tres horas, diez minutos por departamento (Son 114). Imagínate lo que puedes sacar en diez minutos. Sacamos lo elemental y hasta ahí nos quedamos ayer (sábado). Lo que está pendiente es el dictamen de la delegación donde nos diga que si no podemos entrar que ya sea oficial.

La carta que hicieron firmar a los vecinos de los 114 departamentos.
La carta que hicieron firmar a los vecinos de los 114 departamentos.  (Cortesía)

“(Queremos) que asuman una responsabilidad en ese aspecto, porque oficialmente por escrito no nos lo han dicho y con los ogros que tenemos aquí de policías, no podemos hacer nada”, señaló Juan Carlos Herdocia, administrador y habitante del edificio.

Los vecinos –que algunos se quedan en albergues aledaños, entre ellos don Juan Carlos-, se reúnen todos los días en un negocio de cerámicas a unos metros de su edificio. Ahí lo han hecho su lugar de “asambleas” para resolver qué hacer con la seguridad de sus departamentos, cómo presionar a una autoridad que les responde que no les puede poner policías a resguardar un edificio vacío, "porque hay prioridades” y sobre todo, saber si pueden o no regresar de una vez y por todas a sus casas.

La incertidumbre, el miedo y la desesperación se han vuelto cotidianos en estas personas que ante las amenazas que vendrán hacia su patrimonio, buscan qué hacer cuando ya no haya ni policías ni militares en la zona, una vez que hayan terminado los trabajos en la esquina con Petén.

Para ellos, el verdadero trabajo no termina cuando se levante hasta el último escombro, sino todo lo contrario.

“Tenemos muchos miedos. Hay grupos invasores que se aprovechan para meterse. El día de mañana esto va estar vacío, esa es nuestra gran preocupación. Estábamos organizándonos para que haya guardias de vecinos, tenemos vigilancia interna y reforzarla también. Esa es la idea y exigir a la autoridad que ya nos dé el dictamen para seguir avanzando”, sentenció don Juan Carlos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×