Barcelona (3)1-1(3) PSG... Se confirmó la 'Messidependencia'

El Barcelona nunca pudo ante el PSG y sí necesitó de su estrella argentina, Lionel Messi, para empatar 1-1 en el Nou Camp y avanzar a las Semifinales de la Champions League luego de que el global...
El Barcelona nunca pudo ante el PSG y sí necesitó de su estrella argentina, Lionel Messi, para empatar 1-1 en el Nou Camp y avanzar a las Semifinales de la Champions League luego de que el global terminara 3-3 a favor de los culés.
 El Barcelona nunca pudo ante el PSG y sí necesitó de su estrella argentina, Lionel Messi, para empatar 1-1 en el Nou Camp y avanzar a las Semifinales de la Champions League luego de que el global terminara 3-3 a favor de los culés.
  • Lionel Messi rescató al Barça pero terminó cojeando
  • El Paris St. Germain tuvo en un puño a los catalanes

La “Messidependencia” no es un mito y ahí estuvo el propio Lionel para confirmarlo. El Barcelona clasificó con apuros a las Semifinales de Champions tras empatar 1-1 en el Camp Nou contra el Paris St. Germain (3-3 global), donde la diferencia estuvo en los dos tantos que marcó como visitante en el Parque de los Príncipes la semana pasada. Errático, impreciso y frágil en la defensa, los males del club blaugrana sin su astro no sólo estaban en el frente. La ausencia de la Pulga en el inicio por la lesión muscular sufrida en París parecía calar también en el ánimo y la confianza de los catalanes. Con Sergio Busquets desconocido por sus imprecisiones y Adriano como central al lado de Piqué, el Barsa se rompía en el fondo con gran facilidad ante los piques de Ezequiel Lavezzi o los pases con veneno de Zlatan Ibrahimovic. Pero si la desgracia del Barsa era tener a Messi en la banca mordiéndose las  uñas, su fortuna radicó en contar con Víctor Valdés, quien aguantó lo suficiente para que el PSG no provocara daños a la altura de su peligrosidad en el primer tiempo. Luego de un primer intento de Xavi y poco después un doble remate de Pedro, Valdés debió emplearse a fondo y tratar de contagiar seguridad con sus atajadas, primero al 25’ ante un tiro raso de Lavezzi tras un pase de Zlatan, y luego cuatro minutos después ante un cabezazo de Lucas Moura dirigido a la escuadra. Pronto en el segundo tiempo, apenas al 50’, el sueco hizo trizas la línea de fondo de los catalanes con un pase a Javier Pastore que los dejó pidiendo fuera de lugar. El argentino corrió desde media cancha seguido por Dani Alves, hasta que al ingresar al área venció con un disparo cruzado a Valdés para el 0-1. La Semifinal era del París con ese resultado, pero el destino todavía no contaba con la participación de Messi, quien comenzó a calentar tres minutos después del gol para provocar en la grada gestos de esperanza. Su ingreso se dio al 62’ y en cinco minutos ya había revolucionado al Barcelona, que en ese tiempo se vio mucho más dinámico y amenazante que en todo lo que había transcurrido de partido. El gran pase del argentino a David Villa al minuto 70 fue consecuencia del ímpetu renovado de todo el equipo. Villa cedió con la misma maestría a Pedro, quien de zurda soltó un fogonazo que puso 1-1 el partido y al Barsa en las Semis. La dependencia del Barsa se confirmaba en lo futbolístico pero sobre todo en lo anímico, aun cuando el delantero esta vez ni siquiera parecía estar en plenitud física, pues incluso terminó cojeando. A falta de que se conozca el saldo de forzar a Messi, el Barcelona solventó el escollo, complicado y resuelto por la ausencia y regreso del argentino.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×