El Barça festeja el título bajo la lluvia

Como si fuera una representación de la temporada, el Barcelona recibió su trofeo como Campeón de liga en medio de la lluvia y ante sus aficionados más fieles.
Como si fuera una representación de la temporada, el Barcelona recibió su trofeo como Campeón de liga en medio de la lluvia y ante sus aficionados más fieles.
 Como si fuera una representación de la temporada, el Barcelona recibió su trofeo como Campeón de liga en medio de la lluvia y ante sus aficionados más fieles.
(Reuters) -
  • Messi estuvo acompañado de su hijo, Thiago

Como si fuera una representación de la temporada, el Barcelona recibió su trofeo como Campeón de liga en medio de la lluvia y ante sus aficionados más fieles, aquellos a quienes no les importó desafiar a los elementos, pero que no llegaron ni siquiera a los 60 mil espectadores en lo que representó la peor entrada de la temporada para los blaugrana. Al terminar el partido en que el equipo culé superó por 2-1 al Valladolid, se organizó una ceremonia en la cancha y entonces sí, como si fuera parte del script, dejaron de caer las gotas y jugadores y cuerpo técnico pudieron celebrar con sus fanáticos. A diferencia de lo que suele suceder, esta vez fueron dos personas más quienes acompañaron al Capitán Carles Puyol a levantar el trofeo, nada menos que Tito Vilanova y Eric Abidal, para quienes también la temporada se resumió en las condiciones del día. Una dura lucha contra los elementos y la mala suerte, pero al final victoria. Ambos lograron sobrevivir a difíciles diagnósticos de cáncer y disfrutaron el título de liga más que nadie. El propio Puyol dejó en claro lo importante que fue para el equipo contar con el técnico y el defensor francés, e incluso señaló que fue lo más importante del año para el Barcelona.

“Ha sido un año difícil”, comenzó su breve discurso el capitán, “hemos ganado el título de liga, pero lo más importante es que Tito y Abi están aquí con nosotros”, remató. Por su parte, el propio Tito Vilanova habló más del aspecto futbolístico que del emocional. “De parte de los jugadores, del staff y de mi parte, es un placer poder ofreceros esta Liga. La hemos tenido un año fuera de Barcelona pero ya la tenemos aquí”, afirmó con fuerza, y luego continuó. “queremos agradecer vuestra ayuda en los buenos momentos y en los malos, sin vuestra ayuda no habríamos conseguido esto tan difícil” Esta vez no habló Lionel Messi a quien, sin embargo, se le vio muy contento cargando en brazos a su hijo Thiago, que lo acompañó durante la ceremonia, incluso, en un momento se puso el chupón del bebé en la boca, en una imagen que sin duda dará la vuelta al mundo. La afición que se quedó en el estadio festejó con sus héroes el vigésimo segundo título de liga del club, aunque no hubo la euforia de ocasiones anteriores. Aún queda muy fresca en la memoria la derrota en la Champions League y las grandes interrogantes que persiguen al plantel y a su técnico de cara al verano. Con todo y que, curiosamente, con el triunfo ante el Valladolid, el equipo llegó a 94 puntos y aún puede empatar el récord de 100 que el Real Madrid de José Mourinho consiguió el año pasado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×