La "fiebre verde-amarilla" cunde en Brasilia antes del inicio de la Copa

El verde y el amarillo de la selección brasileña se apoderó hoy de Brasilia horas antes del inicio de la Copa Confederaciones, que comenzará con el partido que disputará contra Japón en el estadio...
 El verde y el amarillo de la selección brasileña se apoderó hoy de Brasilia horas antes del inicio de la Copa Confederaciones, que comenzará con el partido que disputará contra Japón en el estadio Nacional.  (Foto: Reuters)
(Reuters) -

El verde y el amarillo de la selección brasileña se apoderó hoy de Brasilia horas antes del inicio de la Copa Confederaciones, que comenzará con el partido que disputará contra Japón en el estadio Nacional. El alegre desfile de decenas de miles de aficionados con banderas y camisetas de la selección hacia el estadio sólo fue alterado por una protesta contra el gasto público en el torneo, convocada por movimientos sociales que este viernes ya se habían manifestado contra la FIFA y exigido más dinero para la salud y la educación. Aunque la protesta, que congregó a un millar de personas, llegó a las puertas del estadio Nacional, los ánimos fueron contenidos y los manifestantes permanecieron frente a una de las entradas en forma pacífica, bajo fuerte control policial y sin mayores consecuencias. Finalmente, hasta los manifestantes se contagiaron y pusieron alegría a la protesta, sobre todo en momentos en que brincaban al grito de "el que no salta es de la FIFA". Pese al clima tenso, los casi 70.000 hinchas que asistirán al partido inaugural de la Copa Confederaciones ingresaron sin inconvenientes y, superado el temor inicial, lo hicieron avivando por anticipado a la selección que dirige Luiz Felipe Scolari. Según la FIFA, de las 64.815 entradas que se han vendido para el partido Brasil-Japón, lo que garantiza un lleno total, sólo 347 fueron adquiridas en el exterior y alrededor de 15.000 fueron compradas por personas de otras ciudades del país. Uno de los pocos aficionados que llegó desde el exterior fue el colombiano Adrian Betancourt, quien se mezcló con los aficionados brasileños, declaró su apoyo a la selección de Neymar y compañía y posó para fotógrafos con su camiseta amarilla. En declaraciones a periodistas, apostó que Brasil hoy logrará su primera victoria y se impondrá por 3-1 a Japón. Los nipones, por su parte, tendrán que contentarse con el apoyo de una minoría de hinchas, a juzgar por lo visto en el camino hacia el estadio, en el que los japoneses vestidos con el azul de su selección pasaban casi desapercibidos en medio de la marea verde y amarilla. Antes del partido, está prevista una ceremonia de inauguración en la que participarán 2.800 actores y voluntarios que durante las últimas semanas han preparado un espectáculo que recreará la cultura y las tradiciones de los ocho países representados en el torneo. La Copa Confederaciones, que durante dos semanas movilizará a decenas de miles de aficionados por el país, será disputada por las selecciones de Brasil, Japón, Italia, México, España, Uruguay, Nigeria y Tahití. El partido inaugural será el único que se jugará en Brasilia, mientras que el resto será disputado en las ciudades de Río de Janeiro, Recife, Salvador, Fortaleza y Belo Horizonte. En esas seis ciudades está en marcha desde este viernes una vasta operación de seguridad, en la que participan unos 50.000 efectivos de policía y de las tres fuerzas armadas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×