Raúl Fernández fue la figura de Perú

El portero Raúl Fernández fue la gran figura de la selección peruana en el empate a cero goles ante la veloz y dinámica Corea del Sur, que exigió al máximo a los dirigidos por Sergio Markarián, en...
El portero Raúl Fernández fue la gran figura de la selección peruana en el empate a cero goles ante la veloz y dinámica Corea del Sur, que exigió al máximo a los dirigidos por Sergio Markarián, en el estadio de Suwon.
 El portero Raúl Fernández fue la gran figura de la selección peruana en el empate a cero goles ante la veloz y dinámica Corea del Sur, que exigió al máximo a los dirigidos por Sergio Markarián, en el estadio de Suwon.
  • Fernández se mostró muy seguro durante todo el partido

El portero Raúl Fernández fue la gran figura de la selección peruana en el empate a cero goles ante la veloz y dinámica Corea del Sur, que exigió al máximo a los dirigidos por Sergio Markarián, en el estadio de Suwon. Fernández, guardameta del Dallas FC salvó la valla peruana de los ataques coreanos cada vez que fue exigido, demostrando así que su buen momento no es solo con su club, sino también con su selección.   En el primer tiempo, los dirigidos por Markarián intentaron proponer, pero los asiáticos se hicieron duros en la marca y aprovecharon de su velocidad en ataque para crear acciones de gol que finalmente fueron controladas por Fernández. La zaga peruana conformada por Alberto Rodríguez y Christian Ramos sufrió algunas desconcentraciones, ante los centros cruzados al corazón del área lanzados por los coreanos. Los volantes Rinaldo Cruzado y Luis Ramírez no supieron generar fútbol ante la presión del rival y dejaron a un Reimond Manco que poco pudo hacer por la banda izquierda, a pesar de algunas jugadas vistosas que intentó realizar. En el ataque ataque, los internacionales delanteros Claudio Pizarro y Paolo Guerrero no pudieron causar peligro y su actuación pasó más que desapercibida. Así se fueron los primeros 45', con el síntoma de un equipo peruano sin control del partido. Pero afortunadamente para los intereses peruanos, el juego mejoró en el segundo tiempo y se asumió mayor protagonismo con los cambios efectuados desde el banco de suplentes. Jesús Álvarez ingresó por Alberto Rodríguez, y si bien en un principio descuidó la marca de los rivales, con el paso de los minutos estuvo más seguro en el puesto de central. Edison Flóres hizo su ingreso por el extremo izquierdo reemplazando a Manco y demostró en su debut con la selección absoluta que es una alternativa para el técnico de los mayores. Otro de los que ingresó fue Paolo Hurtado, quien llegó más por la banda derecha y contribuyó en la creación de las primeras jugadas de gol de Perú en el cotejo. Jefferson Farfán también tuvo su oportunidad y jugó de delantero reemplazando a Paolo Guerrero, mostrándose incisivo y sobre el final casi anota tras una serie de rebotes en el área coreana. La últimas variantes fueron Carlos Lobatón y Álvaro Ampuero, quienes ingresaron en reemplazo de Luis Ramírez y Yoshimar Yotún respectivamente. Lo de Lobatón fue destacable, pues cumplió una vez más con la bicolor, mientras que lo de Ampuero fue ascendente a anteriores actuaciones. En esta etapa, los coreanos casi no crearon más ocasiones de peligro sobre la valla de Fernández y Perú creció en su juego desperdiciando algunas ocasiones de gol en los pies de Pizarro, quien remató en una ocasión al arco y la milagrosa mano del portero rival impidió el grito de gol, y en la cabeza de Ramos, quien se proyectó como de costumbre y no pudo resolver. En el nivel global los coreanos superaron a los peruanos y estuvieron más cerca de ganar, pero la reacción del conjunto bicolor para la segunda mitad también es digna de resaltar.   A pesar del empate, el  cotejo le sirvió a Markarián para definir con qué jugadores contará para el próximo 6 de setiembre cuando enfrenten a Uruguay en Lima por eliminatorias al Mundial de Brasil 2014. Con información de Agencia Andina, Perú.

No te pierdas