Baltic Festival: Partridge gana un duelo de británicos para llevarse el...

Pero, quién lo iba a decir, los vuelos low-cost han convertido Tallín en un destino muy atractivo, suficientemente atractivo para que dos jugadores británicos se desplazaran ahí esta semana para...
 Pero, quién lo iba a decir, los vuelos low-cost han convertido Tallín en un destino muy atractivo, suficientemente atractivo para que dos jugadores británicos se desplazaran ahí esta semana para destrozar las mesas en la primera edición.
  •  Partridge jugó con cautela y se llevó el gato al agua

Hace unos cuantos años, cuando volar no era tan Easy y antes de que Ryan se hiciera con parte del cielo, la idea de un británico visitando Estonia habría causado risas en la zona de salidas del aeropuerto. Pero, quién lo iba a decir, los vuelos low-cost han convertido Tallín en un destino muy atractivo, suficientemente atractivo para que dos jugadores británicos se desplazaran ahí esta semana para destrozar las mesas en la primera edición del Baltic Festival de PokerStars. En realidad, no sabemos que aerolínea tomaron Thomas Partridge y James Keys en su viaje hacia Tallín. Lo que sí sabemos es que probablemente podrán contratar un jet privado de vuelta a casa. Cuando el torneo llegó a su clímax ayer por la noche, tras cinco horas de juego, Partridge y Keys se encontraban jugando cara a cara por el título y un cheque para el ganador de 76.750 €. Partridge, un joven de 24 años procedente de Teign Valley, Devon, se lo adjudicó después de una breve batalla contra su compañero. Su color de picas al rey superó a las dobles de Keys y selló el destino de ambos, forzando a Keys a conformarse con los 48.505 € del segundo puesto. Entretanto, Partridge es el primer campeón de lo que está destinado a convertirse en una fecha fija del calendario de poker. Por su hazaña asistirá también a la PCA en las Bahamas, ya que PokerStars puso un paquete en juego para el ganador del torneo. "No he jugado en muchos torneos en vivo,"- dijo Partridge. "Pero nuestro amigo se clasificó y nos animó a venir con él. Estoy muy contento con el resultado. Ahora trataré de mejorar mi juego antes de ir a las Bahamas." El día 3 comenzó con 17 jugadores persiguiendo el primer premio. Natasha Ellis, otra británica, fue la primera en encontrar la puerta de salida, cuando sus ochos no pudieron superar el Q-J de su oponente, y esto abrió las compuertas por la que salieron los participantes más rápidamente de lo esperado. Entre los que se quedaron cerca encontramos a Andrius Tapinas, el mejor lituano, y la esperanza local Imre Leibold. Al llegar a la mesa final el líder era Michael Fardan, de Dinamarca, que sumó a su cuenta personal al menos cinco de las eliminaciones tempranas. Ahí también estaban Keys y Partridge, junto con el finés Antti Kärkkäinen, Johan Nilsson, de Suecia, Jerry Wong, de Holanda, y otro finés, Petri Heinanen, que se quedaron en el camino. Las cosas entonces se pusieron feas. Fardan y Keys tenían la mayor parte de las fichas cuando se enzarzaron en un bote enorme. La mesa admitía todo tipo de posibilidades, dos cincos, un as y un rey; Keys mostró A-K cuando Fardan pagó su enorme apuesta en el river. Muck, y Keys acabó con Fardan con un par de dieces poco después. Pero aún no había acabado. Claus Bek Nielsen debería haber estado contento de encontrarse con un par de reyes cuando quedaban cuatro, y empujó el resto de sus fichas al centro del tapete, pero Keys justo se había despertado con un par de ases. Nielsen salió, dejando al noruego Kenneth Danielsen sólo ante los británicos. No duró mucho. Jugó muy agresivo, echando a Keys de algunos botes, pero entonces llegó otro cooler: A-10 contra A-K. Keys estaba imparable y acabó con el último representante nórdico de la final. Entretanto, Partridge había jugado con cautela. Se llevaba todo lo que podía evitando enfrentamientos mayores, y con Keys a su derecha, tenía la cosa complicada. El cara a cara fue algo distinto. Keys ganó el primer bote, pero después de eso el resto de ellos fueron a parar a las arcas de Partridge. Poco a poco superó la desventaja de 2 a 1 para hacerse con el liderato. a mano final fue una jugada común en la fase final de los torneos importantes: era la primera vez que los jugadores se encontraban con dos grandes manos a la vez y todas las fichas acabaron en el centro. El color de Partridge acabó con las dobles de Keys y ambos se estrecharon la mano haciendo honor a la caballerosidad inglesa. Incluso los espectadores no sabían a quien animar: en realidad no les importaba quien ganara. "No quiero parecer contento porque mi amigo ha perdido,"- dijo Partridge. Pero pronto tenían una botella de champán entre manos, y el nuevo campeón fue coronado. Encontrarás todos los vídeo blogs del evento en PokerStars.tv. Y gracias de nuevo, a Rene Velli, que nos ha proporcionado algunas fotografías excelentes. El siguiente evento de importancia que cubrirá el blog de PokerStars será la mesa final de las World Series en Las Vegas. Hace unos cuantos años, cuando volar no era tan Easy y antes de que Ryan se hiciera con parte del cielo, la idea de un británico visitando Estonia habría causado risas en la zona de salidas del aeropuerto. Pero, quién lo iba a decir, los vuelos low-cost han convertido Tallín en un destino muy atractivo, suficientemente atractivo para que dos jugadores británicos se desplazaran ahí esta semana para destrozar las mesas en la primera edición del Baltic Festival de PokerStars. En realidad, no sabemos que aerolínea tomaron Thomas Partridge y James Keys en su viaje hacia Tallín. Lo que sí sabemos es que probablemente podrán contratar un jet privado de vuelta a casa. Cuando el torneo llegó a su clímax ayer por la noche, tras cinco horas de juego, Partridge y Keys se encontraban jugando cara a cara por el título y un cheque para el ganador de 76.750 €. Partridge, un joven de 24 años procedente de Teign Valley, Devon, se lo adjudicó después de una breve batalla contra su compañero. Su color de picas al rey superó a las dobles de Keys y selló el destino de ambos, forzando a Keys a conformarse con los 48.505 € del segundo puesto. Entretanto, Partridge es el primer campeón de lo que está destinado a convertirse en una fecha fija del calendario de poker. Por su hazaña asistirá también a la PCA en las Bahamas, ya que PokerStars puso un paquete en juego para el ganador del torneo. "No he jugado en muchos torneos en vivo,"- dijo Partridge. "Pero nuestro amigo se clasificó y nos animó a venir con él. Estoy muy contento con el resultado. Ahora trataré de mejorar mi juego antes de ir a las Bahamas." El día 3 comenzó con 17 jugadores persiguiendo el primer premio. Natasha Ellis, otra británica, fue la primera en encontrar la puerta de salida, cuando sus ochos no pudieron superar el Q-J de su oponente, y esto abrió las compuertas por la que salieron los participantes más rápidamente de lo esperado. Entre los que se quedaron cerca encontramos a Andrius Tapinas, el mejor lituano, y la esperanza local Imre Leibold. Al llegar a la mesa final el líder era Michael Fardan, de Dinamarca, que sumó a su cuenta personal al menos cinco de las eliminaciones tempranas. Ahí también estaban Keys y Partridge, junto con el finés Antti Kärkkäinen, Johan Nilsson, de Suecia, Jerry Wong, de Holanda, y otro finés, Petri Heinanen, que se quedaron en el camino. Las cosas entonces se pusieron feas. Fardan y Keys tenían la mayor parte de las fichas cuando se enzarzaron en un bote enorme. La mesa admitía todo tipo de posibilidades, dos cincos, un as y un rey; Keys mostró A-K cuando Fardan pagó su enorme apuesta en el river. Muck, y Keys acabó con Fardan con un par de dieces poco después. Pero aún no había acabado. Claus Bek Nielsen debería haber estado contento de encontrarse con un par de reyes cuando quedaban cuatro, y empujó el resto de sus fichas al centro del tapete, pero Keys justo se había despertado con un par de ases. Nielsen salió, dejando al noruego Kenneth Danielsen sólo ante los británicos. No duró mucho. Jugó muy agresivo, echando a Keys de algunos botes, pero entonces llegó otro cooler: A-10 contra A-K. Keys estaba imparable y acabó con el último representante nórdico de la final. Entretanto, Partridge había jugado con cautela. Se llevaba todo lo que podía evitando enfrentamientos mayores, y con Keys a su derecha, tenía la cosa complicada. El cara a cara fue algo distinto. Keys ganó el primer bote, pero después de eso el resto de ellos fueron a parar a las arcas de Partridge. Poco a poco superó la desventaja de 2 a 1 para hacerse con el liderato. La mano final fue una jugada común en la fase final de los torneos importantes: era la primera vez que los jugadores se encontraban con dos grandes manos a la vez y todas las fichas acabaron en el centro. El color de Partridge acabó con las dobles de Keys y ambos se estrecharon la mano haciendo honor a la caballerosidad inglesa. Incluso los espectadores no sabían a quien animar: en realidad no les importaba quien ganara. "No quiero parecer contento porque mi amigo ha perdido,"- dijo Partridge. Pero pronto tenían una botella de champán entre manos, y el nuevo campeón fue coronado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×