WSOP 2009: Joe Cada llega líder al cara a cara final contra Moon

El dúo que se enfrentará cara a cara por el título se decidió después de una maratón de 17 horas de juego.
 El dúo que se enfrentará cara a cara por el título se decidió después de una maratón de 17 horas de juego.
  • Los supervivientes de una dura y extraña jornada en el tapete

Algunos de los comentaristas encargados de la retransmisión de la mesa final de las World Series insisten sin cesar en el siguiente punto: "¡todos sois ganadores!", dicen refiriéndose a todos y cada uno de los November Nine que se dieron cita en el Rio Hotel and Casino de Las Vegas el pasado sábado. En parte quizá estén en lo cierto, todos ellos tenían garantizado un millón de dólares antes de que se repartiera la primera carta. Pero el formato de la mesa final, el sábado se jugó hasta que quedaron dos y hoy lunes se seguirá hasta que conozcamos al campeón, vetaba la posibilidad de coronar un campeón el primer día de juego. Y eso significa que siempre habría jugadores que abandonarían Las Vegas sintiéndose perdedores, pese a sus abultadas carteras y pese haber conseguido algo de lo que inevitablemente estarán muy orgullosos en el futuro. Antes de comenzar con lo negativo de la jornada, vamos a centrarnos en los dos que siguen peleando para conseguir el premio más preciado del mundo del poker. El dúo que se enfrentará cara a cara por el título se decidió después de una maratón de 17 horas de juego. Los dos Goliats son los siguientes: Joe Cada, EE. UU., Jugador de PokerStars: 136.925.000 en fichas Darvin Moon, EE. UU., 58.875.000 en fichas

Ellos son los supervivientes de una dura, y extraña, jornada en el tapete. Cada, en particular, fue el primero en admitir que quizá debería estar viendo la final desde la habitación de su hotel. Cuando llevaban medio día de juego, Cada acabó restado con un par de treses contra las jotas Jeff Shulman. Un tercer tres le mantuvo con vida. Y entonces, cuando quedaban tres jugadores, acabó all-in con doses contra las damas de Antoine Saout. Efectivamente, un dos en el flop le salvo de nuevo. "No cambiaría mucho de lo sucedido,"- dijo Cada sobre su día. "Algunas situaciones fueron desafortunadas. Pero por suerte conseguí ganar pese a tener la peor mano, pero eso es parte del juego." Cada también ganó un cara o cruz crucial cuando quedaban tres jugadores, ligando un rey con su A♦K♠ para acabar con Saout y sus ochos. El francés se quedó a las puertas del cara a cara del año por los pelos. Pero Cada, que se encontró con poco más de dos millones en un momento de la final, nunca tiró la toalla. Ahora es líder destacado y jugará para convertirse en el campeón del mundo más joven de la historia. En lo que se refiere a Moon, él sabe bien qué es ser líder. Ostentó dicho puesto durante dos meses, tras acabar la primera ronda del campeonato con casi un tercio de las fichas en juego. Volvió a las Vegas con la actitud de: "Si gano, gano. Si pierdo, pierdo." El sábado, Moon simplemente desplegó su juego, y ese consistió en poner sus fichas a trabajar y eliminar a algunos de sus oponentes. Entre sus víctimas encontramos a Phil Ivey. El as-dama de Moon acabó con el as-rey de Ivey. El jugador recreacional confeso echó al profesional. Su recompensa, como la de Cada es la de volver al Penn and Teller Theater esta noche de lunes para tratar de hacerse con el brazalete. Ah sí, y con el primer premio de 8,5 millones de dólares. Pero para llegar a estos dos, hemos perdido siete, y estos salieron en el orden indicado en la página de pagos. La versión corta de como salieron es la siguiente: # 9º - James Akenhead El británico pensó que era su día cuando se dobló con Q-K conta A-K gracias a una Q en el river. Pero poco después sus reyes se toparon contra los ases de Kevin Schaffel. # 8º - Kevin Schaffel Reyes contra ases. Reyes contra ases. El clasificado en PokerStars Kevin Schaffel los verá en su sueños. Después de estar en la parte afortunada en una ocasión para echar a Akenhead, Schaffel tuvo de nuevo los ases contra los reyes de Buchman. Pero un rey cayó en el flop y otro en el turn: Schaffel abandonó la carrera contra un poker. # 7º - Phil Ivey Phil Ivey jugó de forma excelente, pero después de ganar algunas manos y lograr aumentar su pila, su as rey se tropezó contra el as dama de Moon. Parecía que esa mano no podía perder el sábado, definitivamente Ivey no la pudo vencer y salió en séptimo lugar. # 6º - Steven Begleiter ¿Recordáis lo que hemos dicho sobre el as-dama? No podía perder, ¿no es así?. Al menos no en las manos de Darvin Moon. En esta ocasión Moon se enfrentó contra las damas de Steven Begleiter. As en el river. Ouch. Begleiter fuera. # 5º - Jeff Shulman Otro jugador que no pudo acabar de encender los motores. Jeff Shulman acabó jugándose el resto con un par de sietes contra el as-nueve de Antoine Saout. Un nueve en el flop selló el destino de Shulman. # 4º - Eric Buchman Sólo Joe Cada pasó por una montaña rusa más extrema que Eric Buchman. Buchman fue líder durante largos periodos y también estuvo corto en otros. También logró ganar en esa ocasión contra Schaffel cuando, de no ser así, podría haber acabado fuera. Eventualmente consiguió algunas fichas de Darvin Moon en un bote entre cuatro jugadores, pero acto seguido su A♦5♣ perdió contra el K♦J♦ de Moon, y eso fue terminal. En sus propias palabras (en inglés): 3º - Antoine Saout Indudablemente una de las actuaciones en mesa final más extraordinarias de los últimos tiempos. Antoine Saout tendrá que seguir la final desde su habitación de hotel, y quizá murmure algo como: "Zut alors." Tenía cerca de 90 cuando quedaban tres y parecía tener su asiento en el cara a cara asegurado. Pero los constantes "suckouts" de Joe Cada acabaron con sus esperanzas. "Merde," es algo un tanto rudo en francés. La final se reanudará hoy lunes a las 22:00 h (hora local). Os dejamos con una interesante estadística: Darvin Moon llega al cara a cara final con aproximadamente las misma fichas con las que llegó a la mesa final. Esto significa que Joe Cada se ha hecho con el resto. ¿Podrá convertirse en el campeón de las World Series más joven de la historia? "El brazalete lo es todo para mi,"- dijo Cada. "Ser el más joven es claramente un bono. Los 8,5 millones son también un bono. Aunque esas tres cosas serían un sueño para mi."

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×