Las WSOP coronan a Joe Cada, el campeón más joven de la historia

Ahora Cada no tiene nadie más a quien vencer. Con una lágrima en la comisura de sus ojos y sujetando sus labios en una clara muestra de emoción, Cada levantó su nuevo brazalete sobre su cabeza y...
 Ahora Cada no tiene nadie más a quien vencer. Con una lágrima en la comisura de sus ojos y sujetando sus labios en una clara muestra de emoción, Cada levantó su nuevo brazalete sobre su cabeza y aceptó el rol que se le encomendaba.
  • Cuando todo hubo acabado el joven jugador felicitó a Moon

Hay gente que no puede llegar al éxito sin adversidades. Necesitan presión. Necesitan sentir un desastre potencial muy cerca para ponerse las pilas y sacar lo mejor de si mismo. El mundo del poker acaba de conocer a Joe Cada, pero está claro que el campeón está ahora en la cresta de la ola. En el cara a cara final que le enfrentó al natural de Maryland Darvin Moon duró casi tres horas, Cada comenzó por delante, se paseó por el filo de la eliminación, y se recuperó una vez más para rematar la faena. Ahora Cada no tiene nadie más a quien vencer. Con una lágrima en la comisura de sus ojos y sujetando sus labios en una clara muestra de emoción, Cada levantó su nuevo brazalete sobre su cabeza y aceptó el rol que se le encomendaba, el de embajador del mundo del poker. En 1989, Phil Hellmuth sorprendió tanto a su oponente Johnny Chan como al resto de la comunidad del poker cuando a sus 24 años de edad se convirtió en el campeón del Evento Principal de las WSOP más joven de la historia. Siempre hubo gente que creyó (entre los que probablemente se encontraba Hellmuth) que nadie iba a superar dicha marca. Eso cambió al cabo de 24 años, cuando a sus 22 años de edad Peter Eastgate subió a la tarima del Rio Penn and Teller Theater y ganó las WSOP de 2008. Y entonces llegó esta nueva edición, en la que 6.494 personas procedentes de todos y cada uno de los rincones del planeta se dieron cita en el gran baile. Una dura batalla de dos semanas de duración nos dejó con una sola persona capaz de batir el record de Eastgate. Cada es 340 días más joven que su predecesor, y ha demostrado que ya no es ningún niño. Cuando tenía 19 años, el nativo de Michigan ya tenía suficiente dinero, en metálico, como para comprarse su primera casa. Cada, una auténtica máquina online, se fue a sus primeras WSOP y cobró en dos eventos antes de probar suerte en el evento más grande del año. Y entonces alcanzó la mesa final. Aun así, cuando comenzó el duelo entre los November Nine, Cada era quinto en fichas. Y para ponerlo aún más difícil, en un punto de la mesa final, tenía tan sólo el 1% de las fichas en juego. Habría sido difícil encontrar un jugador en las Vegas que quisiera apostar para que Cada ganara el brazalete. Pero esto es Las Vegas. Esto es las World Series of Poker. Este es un lugar donde lo imposible tiene una razón para soñar. Este es el lugar donde Joe Cada resurgió de la nada y ganó el premio más codiciado del mundo del poker. Al comienzo de la contienda entre los últimos dos, Cada tenía una ventaja en fichas de 2,3 a 1 sobre Darvin Moon, y mucha más experiencia. Moon no juega online, no tiene tarjeta de crédito, y nunca había subido a un avión antes de las WSOP. Joe, en cambio, probablemente juega más manos al día de las que Moon ha jugado en su vida. El miembro del Equipo PokerStars Pro Barry Greenstein auguraba un duelo de 28 manos de duración, y había mucha gente en la sala que lo presentía algo más corto. Pero, como son las cosas, en la primera mano de juego, Moon se llevó buena parte de la pila de Cada, con damas contra nueves (puedes leer sobre la mano, en inglés, aquí). Unos cuantos minutos más tarde, y después de un par de manos enormes, Moon se hizo con el liderato. De repente, todo el mundo estaba preparado para entregar el brazalete al líder. Pero, de repente, todo el mundo parecía dispuesto a darle el trofeo a Cada de nuevo. Eso sucedió antes de que el torneo se convirtiera en un tira y afloja constante. ¿Era posible que Moon le vetara a Cada su puesto en la historia? ¿Era posible que el sentido común fuera tan poco fiable como había sido durante el resto de la mesa final? Quizá era posible, pero no sucedió. Cada recuperó el liderato, 15 más tarde el joven jugador de PokerStars tenía las mismas fichas con las que había comenzado la final. Y, de nuevo, perdió la mayor parte de ellas. Cada había estado ahí antes. Conocía el lugar a la perfección. Era como estar en casa. Y sabía que tenía que hacer. Cuando Cada subió tres millones, Moon optó por pagar. El flop trajo T♣5♠9♥ y ambos jugadores pasaron para ver el T♦ del turn. En ese instante Cada arrojó otro proyectil de tres millones. Debió de quedarse sorprendido cuando Moon empujó su resto al centro, un resto suficiente para cubrir a Cada y enviarlo a casa en segundo lugar. Era en esta situación donde el joven debía estar acertado. Equivocado, y para casa. Finalmente, Cada anunció el call y volteó su J♥9♦ para una segunda pareja. Estaba en lo cierto. Moon tenía 7♠8♠ para un proyecto de escalera a dos puntas. A Moon le valían siete cartas en el river, y no apareció ninguna de ellas. De repente, Cada tenía el liderato de nuevo. Y esta vez no lo dejaría escapar. Algunas manos más tarde, Cada procedería con sus subida estándar de tres millones y Moon resubiría a ocho millones. Cada anunció el all-in y Moon apenas meditó unos instantes antes de anunciar su aceptación. ¿Las manos? Moon: J♦Q♦ Cada: 9♦9♣ Ahí estaban esos nueves de nuevo para Cada. En la primera mano del cara a cara le habían causado problemas. ¿En la última mano? Bien, en la última mano la mesa descubrió 8♣2♣7♠K♥7♣ y convirtió a Joe Cada en campeón. Cuando todo hubo acabado, el joven jugador felicitó a Moon, destacando que su oponente había sido "completamente genial." Agradeció a sus amigos y fans todo el apoyo . "Quiero agradecer a todos mis fans que hayan venido aquí a apoyarme. Muchos de ellos han dejado la escuela y el trabajo para venir aquí. Realmente aprecio eso." Pero en frente de la multitud estaba todo lo que Cada podía desear. Pero a diferencia de la mayoría de jovenes jugadores que vienen desde internet, para Cada esto no era un un sueño. Esto era real. Un sueño hecho realidad antes de que Cada fuera suficientemente maduro como para darse cuenta de que era un sueño imposible. A sus 21 años de edad, era la envidia del mundo del poker, mucho más rico, y libre de volar aún más alto. Cuando los fans de Joe Cada llegaron al Rio hace dos días, todos ellos llevaban camisetas donde se leía: "The Kid." Ahora todos ellos necesitarán nuevas camisetas, pues desde ahora, Cada será conocido como "Comeback Kid." Aunque también responderá si le llaman "Campeón de las World Series of Poker de 2009."

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×