PCA de 2010: Reynolds gana el High Roller y se lleva medio millón de dólares

Incluso en el mundo del poker, uno no gana un millón de dólares sin trabajárselo. Y hoy, cuando el evento para High Rollers de 25.000 $ de la PCA de 2010 llegó a su fin, los jugadores mencionados...
Incluso en el mundo del poker, uno no gana un millón de dólares sin trabajárselo. Y hoy, cuando el evento para High Rollers de 25.000 $ de la PCA de 2010 llegó a su fin, los jugadores mencionados en este artículo llevaban 26 horas en la mesa.
 Incluso en el mundo del poker, uno no gana un millón de dólares sin trabajárselo. Y hoy, cuando el evento para High Rollers de 25.000 $ de la PCA de 2010 llegó a su fin, los jugadores mencionados en este artículo llevaban 26 horas en la mesa.
  • Gran victoria para Reynolds

Incluso en el mundo del poker, uno no gana un millón de dólares sin trabajárselo. Y hoy, cuando el evento para High Rollers de 25.000 $ de la PCA de 2010 llegó a su fin, los jugadores mencionados en este artículo llevaban 26 horas en la mesa. Lo que comenzó a las 16:00 h del lunes, acabó a las 20:45 del jueves, y William Reynolds, de Sioux City, Iowa, fue coronado campeón y se llevó 576.240 $ por sus esfuerzos. "Fue lo más parecido a un viaje en montaña rusa,"- dijo Reynolds. "Parecía que iba a caer en la burbuja de la mesa final. El día uno, me quedé con 5.800 puntos. Ahí gane una mano y subí hasta aquí." Pocos discutirán que Reynolds fue el que trabajó más duro de todos. Llegó a la mesa final en última posición, pero encontró los momentos precisos para jugarse sus fichas y doblar su stack. Con fichas todo cambió y se lanzó al ataque, acumulando fichas hasta llegar al cara a cara contra el segundo clasificado del año pasado, Will Molson. "Me siento muy bien,"- dijo Reynolds. " No puedo contar el número de veces que he estado all-in. Ya estaba preparado para disfrutar de la playa y mi habitación de hotel." El duelo final comenzó con los jugadores muy igualados, con la misma cantidad de fichas, y es difícil de discernir si alguno de los dos cometió algún error. Hubo vaivenes, pero sólo los habituales. Lo que realmente pasó es que la fuerza de Reynolds fue debilitando a Molson poco a poco. Finalmente se jugaron el resto con A♦T♦ para Reynolds y K♣8♦ Molson. La mesa trajo un as y todo hubo acabado. Pero no todo fue Wills, por supuesto, y al comenzar la contienda poco después del mediodía, estos eran los jugadores que seguían en pie. Asiento 1: Adolfo Vaeza, Uruguay - 790.000 Asiento 2: William Reynolds, EE. UU. - 482.000 Asiento 3: Michiel Brummelhuis, Holanda - 394.000 Asiento 4: Dimitry Stelmak, Rusia - 150.000 Asiento 5: Will Molson, Canadá - 669.000 Asiento 6: Tobias Reinkemeier, Alemania - 1.072.000 Asiento 7: Lisa Hamilton, EE. UU. - 440.000 Asiento 8: Matt Marafioti, Canadá - 236.000 Dmitry Stelmak tenía una micro pila que se jugó tan pronto como le fue posible. Sucedió en la segunda mano cuando, desde el botón, se restó con K♥T♥. Tobias Reinkemeier, el líder, pagó con A♥T♣ y Stelmak tuvo que volver a su habitación antes de tiempo. Entonces Matt Marafioti asumió el rol de short y parecía no tener prisa por doblarse. Pero Marafioti finalmente se encontró con un par de sietes en el mismo instante que Reynolds recibía A♥K♠. Fueron all-in. Reynolds, que había conseguido doblar su pila en incontables ocasiones la noche antes, mantuvo su buena racha con un as en el turn. Con él Marafioti caería eliminado, y se llevaría 87.465 $ por sus esfuerzos. Y entonces presenciamos el primer gran bote de la tarde entre los dos líderes: Molson y Reinkemeier. Se jugaron el resto con dos proyectos enormes; ambos tenían uno de escalera a dos puntas en un flop de J♣8♦T♦: Molson tenía K♥Q♥ pero Reinkemeier era favorito con K♦9♦, mas el proyecto de color. Pero para que seguir un guión predecible. El river trajo el A♠ para dar a Molson una escalera máxima y se catapultó a la cima con casi dos millones de puntos. El atrevimiento de los líderes invitó a otros a hacer lo mismo: Michiel Brummelhuis y Lisa Hamilton fueron all-in, con ases para el holandés y nueves para Hamilton. Cuando un nueve cayó en el flop parecía que Brummelhuis sería el siguiente en caer, pero un as vino en el river. Pero la cosa no acabó aquí. Reinkemeier ganó otra mano con A♦K♦ contra el A♥J♥ de Molson, y parecía que la suerte estaba de vuelta con el germano. Pero era un espejismo. Reynolds abrió en posición temprana y Reinkemeier se lo jugó todo con un par de ochos. Pero Reynolds tenía en esta ocasión un par de reyes, y la guillotina cayó sobre el cuello de Reinkemeier, que tuvo que conformarse con la sexta posición; y fue el primero en recibir un cheque de seis cifras. 2010PCA_25KHighRoller_FT_JoeGiron_IJ74593.jpg Ahora Reynolds estaba en una posición cómoda, mientras Brummelhuis y, en particular, Hamilton estaban mucho más mermados. Y cuando estás en esa posición y te dan un par de jotas en la ciega grande es un buen momento para subir cuando los dos líderes suben (Reynolds, botón) y pagan (Molson, ciega pequeña). Hamilton resubió y no pudo evitar pagar cuando Molson la puso all-in. Pero el A♣Q♥ de Molson, junto con otra Q♣ ligada en el turn, enviaron a Hamilton a la caja del casino para cobrar 133.770 $. Esta era la segunda vez que Hamilton cobraba en un torneo importante, junto al WSOP Ladies Event. Cuando ayer por la noche nos disponíamos a convertir a los nueve supervivientes en ocho, el holandés Brummelhuis fue el más perjudicado de todos. Era líder destacado cuando llegaron a la pseudo-mesa final, pero cuando los shorts se doblaban, lo hacían principalmente a sus expensas. Eso le hizo llegar mermado a la mesa final, donde logró aguantar bien, aunque cayó finalmente en cuarto lugar. Se jugó su resto con Q♠9♥, pero Reynolds había encontrado otra gran mano: ases. Call, flop, turn, river, fuera. Entre tanta eliminación, Vaeza parecía mantener controlada la situación, pero había aterrizado en la tierra de 今日は, ждали y här i år slutspurten. Su día tres había sido espectacular, y había jugado extremadamente sólido desde entonces. Pero llegados a este punto, con tres jugadores, su pila estaba un tanto mermada. Estuvo en una situación delicada durante un rato. Hasta que todo pasó. La mano crítica llegó cuando Vaeza pagó una subida de Reynolds en la ciega grande y el dinero estaba destinado a acabar en el centro. Reynolds ligó pareja alta con mejor kicker, mientras que Vaeza obtuvo un proyecto de escalera a dos puntas. En esta ocasión el proyecto no se completo y Vaeza replicó su tercer puesto en el Evento de High Rollers del EPT Londres. Se llevó 218.150 $ por sus esfuerzos. Y entonces comenzó la batalla. El joven de 22, Molson, de Montreal, contra el joven de 21, Reynolds, de Sioux City, Iowa. Todo acabó con un flip. Y fue el americano el que lo ganó. "Esta sonrisa es de oreja a oreja,"- dijo Reynolds. Y esto llega a su fin. La aventura ha acabado. El triunfo de Harrison Gimbel en el Evento Principal lo hizo 2,2 millones de dólares más rico, y quizá el año que viene le veremos intentando arrebatar el trofeo de High Roller de la mano de Reynolds. Nosotros agradecemos a nuestros compañeros Stephen Bartley, Howard Swains, Alex Villegas, Brad Willis, Simon Young y Reinaldo Venegas por su excelente cobertura. Y a nuestros fotógrafos Joe Giron y Neil Stoddart, sin ellos nada de esto hubiera sido posible. El EPT se dirigirá ahora a Francia la próxima semana, mientras que el nuevo NAPT comenzará en el Venetian el próximo mes. Entonces está la fiesta del LAPT en Punta del Este, Uruguay. Y nosotros os ofreceremos las crónicas de todos ellos. Gracias por leernos, hasta la próxima.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×