NAPT Venetian: Tom Marchese captura el primer título en tierras americanas

Cuando acabó el primer evento del NAPT celebrado en los Estados Unidos, el joven de 22 años Tom Marchese se había hecho con los restos de sus oponentes y los había aprovechado para derrotar a Stein.
Cuando acabó el primer evento del NAPT celebrado en los Estados Unidos, el joven de 22 años Tom Marchese se había hecho con los restos de sus oponentes y los había aprovechado para derrotar a Stein.
 Cuando acabó el primer evento del NAPT celebrado en los Estados Unidos, el joven de 22 años Tom Marchese se había hecho con los restos de sus oponentes y los había aprovechado para derrotar a Stein.
  • La primera parada del North American Poker Tour fue un experimento en toda regla

El transcurso de un torneo de poker es normalmente difícil de seguir. Las fichas se mueven, surgen algunos líderes, luego desaparecen. Es complicado encontrar una historia tan llana como la que vimos en el primer NAPT Venetian. Cuando llegamos al penúltimo día, un jugador se había hecho con el primer puesto de la general, y la historia se convirtió en un "Sam Stein contra el mundo", y el final de dicha historia fue el que muy pocos hubieran podido predecir. Cuando acabó el primer evento del NAPT celebrado en los Estados Unidos, el joven de 22 años Tom Marchese se había hecho con los restos de sus oponentes y los había aprovechado para derrotar a Stein en el cara a cara final y llevarse el título del NAPT Venetian. La primera parada del North American Poker Tour fue un experimento en toda regla. El intento de lanzar un nuevo circuito de poker en el epicentro del mundo del poker podría haber parecido una decisión casi demente, pero lo cierto es que funcionó muy bien. ¿Cómo de bien? El torneo de 5.000 $ atrajo a 872 jugadores, llegó a un acuerdo con la ESPN, y recibió a algunos de los jugadores más conocidos del mundo. El premio acumulado de 4 millones de dólares en un evento relativamente asequible es una prueba irrefutable de que el experimento del NAPT iba a salir bien. Todo lo que quedaba por determinar es quién sería el rey de las Vegas al cabo de una semana. La mesa final estaba formada por ocho jugadores de múltiples rincones de los Estados Unidos: jóvenes jugadores de internet, jugadores de la vieja escuela, y también participantes locales. Antes de comenzar posaron con un sonrisa en frente de las cámaras, olvidando por un momento la misión que tenían por delante. Asiento 1: Dan Clemente - 1.345.000 Asiento 2: Sam Stein - 6.145.000 Asiento 3: Thomas Fuller - 4.735.000 Asiento 4: "Miami" John Cernuto - 1.310.000 Asiento 5: Yunus Jamal - 3.940.000 Asiento 6: David Paredes - 4.700.000 Asiento 7: Tom Marchese - 2.370.000 Asiento 8: Eric Blair - 1.690.000 La mesa final comenzó con la asunción de que el otro joven de 22 años, Sam Stein, un jugador habitual de las Vegas y jugador profesional de torneos, no podía perder. Había venido para ser campeón. Derrotaría a todo el mundo y nadie lo podría parar. Se rodeó de una especie de aura invencible que pocos había logrado penetrar. Stein había venido para ganar, y si tenía una lista de superpoderes, la habilidad de ganar flips era el más destacado de ellos. Eric Blair fue el primero en poner a prueba la capacidad de Stein. Enfrentándose a una subida de 175.000 de Tom Marchese, Blair se jugó el resto con un par de sietes. Pero la jugada no acabaría aquí, Stein fue all-in y Marchese tiró sus cartas para ver la sangrienta escena. Stein tenía A♣K♦, y como si estuviera predestinado, un rey cayó en el flop para expulsar a Blair en octava posición por 60.266 $. Primera baja. Poco después lo intentó un jugador un poco más veterano. John Cernuto., procedente de Miami y de 66 años de edad, resubió con A♣5♣ un primer proyectil de Stein arrojado desde el botón. Stein pagó con J♥T♦, dejó que Cernuto enganchara un as, y entonces ligó una jota y un diez runner-runner para las dobles. Cernuto se tuvo que conformar con 104.461 $ por su séptimo puesto. Decansa en paz, Sr. Cernuto. Thomas Fuller (el único hombre que había demostrado capacidad de combatir el reino de Stein) decidió jugarse el resto con un par de jotas, pero se encontró con las damas de Daniel Clemente y cayó en sexta posición por 144.639 $. Aunque quizá la historia más trágica de la noche la protagonizó David Paredes. Estaba jugando bien. Sabía que estaba jugando bien. Pero ahí estaba Stain. Se jugó el resto con ases contra las jotas del mago. Los más fatalistas empezaron a hacer apuestas, aunque no sobre quién iba a ganar la mano, sino cómo las jotas de Stein destrozarían los ases de su rival. Los ases tenían cubierto el color de cuatro cartas, pero fue una simple jota en el flop. Paredes recibió 184.816 $ por el quinto puesto y se fue a algún otro lado. En este punto, Stein ya acumulaba el 70% de fichas en juego. El resto de jugadores se miraban entre ellos como si se preguntaran "¿quién de nosotros será el siguiente?". Pero en lugar de eso dos consiguieron doblarse contra él antes del descanso para la cena. ¿Que pasaría después? Lo que vino después fue una masacre entre los shorts. El primero en caer fue Yunus Jamal, un habitual de los casinos de las Vegas, cuando su par de dieces no pudo superar al A♥Q♠ de Tom Machese. De nuevo, un as en el flop. Jamal se fue directo a las mesas de 5/10 con 241.064 $. Con la partida de Jamal, había la posibilidad de que los dos ya no tan pequeños unieran sus fuerzas contra Stein para tratar de derrocarlo, pero en lugar de eso acabaron con todas las fichas en el centro en una sola mano. Daniel Clemente fue con todo con un mero as, y se topó contra las damas de Tom Marchese. Clemente salió en tercera posición con 309.366 $. Y quedaron dos: un dios invencible llamado Sam Stein, y un valiente mortal, Tom Marchese. Sus caras no mostraban ninguna emoción. Como si ambos supieran lo que iba a pasar, que sólo era cuestión de tiempo. Era una prueba para los dos. Stein tenía que demostrar su capacidad de aguantar, mientras que Marchese tenía que demostrar que era capaz de recuperarse. Marchese subió a 500.000 desde el botón, y Stein pagó. Flop: 6♦K♣5♥. Stein pasa y Marchese apuesta de nuevo, 625.000. Stein paga de nuevo y ambos ven el turn: 4♠. De nuevo Stein pasa. En esta ocasión Marchese apuesta 1,45 millones. Stein tardó más en pagar esta vez. El river trajo el T♣. Stein pasa y Marchese rápidamente anuncia su all-in. Stein no se lo pensó ni 20 segundos y anunció el "Call." Marchese mostró K♠9♥ para la pareja más alta. Stein enseñó un... ehem... J♦5♦ para la cuarta pareja. Fue como un terremoto. Los que antes pensaban que Stein no podía perder ahora creían que no podía ganar. Y eso sucedió. Ambos vieron un flop de 4♣5♥9♦. Después de una apuesta y un "call" cayó el 3♣ del turn. Stein apostó 1.825.000 en fichas, y Marchese pagó tranquilo. Un T♠ cayó en el river y, cuando Stein pasó, Marchese fue all-in, a sabiendas de que tenía a Stein cubierto. Stein se lo pensó y finalmente acabó pagando con 4♠2♠. Marchese volteó su T♥T♣ para un trío de dieces y todo hubo acabado. Stein, el hombre que había sido invencible, no sería el rey, pero se llevaría 522.306 $. Tom Marchese se convirtió en el último campeón del North American Poker Tour. Se embolsó 827.648 $. "Me siento muy bien," dijo Marchese. "Había muchos buenos jugadores aquí. He estado todo el día con tres millones y en un punto estuve a punto de irme el cuarto, pero al final todo ha salido bien." Después de lograr algo así mucha gente se pasaría el resto de la noche en los bares. Marchese dijo, "Puede que ni siquiera lo celebre. Puede que vaya a L.A. mañana." ¿Por qué? Porque ahí es donde se celebra el próximo torneo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×