Venzamos la transa en el deporte y en todo

Venzamos la transa en el deporte y en todo

Si eres de los que piensan que “el que no transa no avanza”, no leas esto. No lo necesitas. Pero si al contrario, ya estás hasta el gorro de que te vean como el peor de tu clase, de tu colonia, de tu chamba, de tu país o del mundo, entonces continuemos la conversación. A ambos nos preocupa.

Apreciado fan, este país debiera lucir con un gran futuro porque tiene casi 46 millones de millennials (según el Censo Nacional de Población 2010), pero estos actúan dentro de un mundo de estructuras rancias, agusanadas por el tiempo y los malos manejos.

Lo sucedido en Río 2016 deja evidencias que debieran dejar un aprendizaje. Aunque está difícil que ocurra porque hay un enemigo a vencer dentro y fuera del deporte que es la falta de ética y para ello se requiere de educación.

Llegamos al grado de que las mayorías piensan que algo no puede ser incorrecto cuando “casi todos lo hacen”. No reflexionamos y nos dejamos apresurar por la inercia, por el ritmo de ‘la cosas’.

El último ejemplo: Tras reconocer públicamente que cometió el error de llevar a su pareja sentimental a pasear en los Juegos Olímpicos, el titular de la Conade, Alfredo Castillo, acaba de poner su renuncia en la mesa ante el máximo jerarca político del país, Enrique Peña Nieto, quien hace unas semanas también ofreció disculpas por no hacer pública su adquisición de la Casa Blanca en su declaración de impuestos. Estilos parecidos. Estos asuntos se combinan con la revelación hecha por el equipo de Carmen Aristegui, colaboradora de CNN/Expansión, del presunto plagio de la tesis con que el Presidente obtuvo su Título de Licenciatura en Derecho. Su oficina de prensa descalificó esta investigación y se encogió de hombros.

FRACASO EN EL RÍO

En la columna del 16 de agosto comenté que hay que ser realista y el deporte mexicano no puede crecer porque está politizado, manejado como la alberca de un junior rico, pero descuidado y sucio.

Agradezco a Dulce Olvera, de SinEmbargo.mx, quien me entrevistó al respecto para su reportaje publicado el lunes 22 de agosto, sobre el manejo de la gestión presidencial rumbo a su cuarto informe: En un macroevento no sólo compite el músculo, la inteligencia. También lo hacen el presupuesto, las estructuras, la capacidad de gestión de sus directivos y, sobre todo, la cultura del país, que salta a la escena para medir todas estas fuerzas con las de otros.

Río 2016 denota un fracaso estructural del deporte mexicano. La falla no es el número de medallas, sino la evidencia de un sistema deportivo a nivel cero, con caciques eternizados en las Federaciones ubicadas como departamentos de un viejo vecindario siempre a punto del colapso. ¿De quién es el fracaso? Es más de los gobernantes que deciden y nombran o reacomodan a esos directivos que no han hecho bien sus gestiones; no planificaron. Conservan esas estructuras viejas sin ser supervisadas o sujetas a auditorías para saber qué se ha hecho con los presupuestos. Su operación está financiada por recursos públicos, es decir con los impuestos que pagan los mexicanos y debe responderse qué se hace con ellos.

El mismo medio me aporta de regreso una cifra contundente: Castillo ya ganó en este sexenio 10 millones de pesos como jerarca de la Conade y no ha declarado un solo bien, según se desprende de información obtenida del Portal de Obligaciones y transparencia, como del Sistema Integral de Recursos Humanos y Nómina de la Secretaría de Gobernación.
Lo que resta es que lo sucedido en Rio 2016 no se lo lleve la corriente.

BASTA DE TRAMPAS
Castillo retiró el presupuesto destinado a las Federaciones deportivas hasta en un 70% en el año previo a los Olímpicos. Dijo que era para sanearlas.

Sin embargo, tampoco informó de los criterios para quitar y poner este dinero a las diferentes organizaciones que componen el Comité Olímpico Mexicano.

A lo largo de los recientes cinco años, 35 Federaciones recibieron poco más de 2 mil 950 millones de pesos por parte de Conade y la de Natación fue la que más dinero recibió este lapso con 387 mdp, según solicitud de información de Transparencia número 1113100040415 requerida y publicada por Mediotiempo el 7 de abril de 2016.

Otro ejemplo: De 4 millones de pesos en 2010, Tiro y Caza pasó a 30 millones en 2011, dentro de un total obtenido de 114 mdp.

Ahora más que nunca, urge una rendición de cuentas más allá de la demagogia cínica de estos personajes. Estimado Fan: Prepárate. Necesitamos gente mejor armada en todos los ámbitos para exigir resultados.

¿Tú qué piensas? Conversemos. Recuerda que en este mundo terrenal, todo puede sumar o restar y tú eliges la cuenta.

Fuente: Fan Datos CID Consultoría, MedioTiempo, SinEmbargo.mx e INEGI

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas