Un iPhone salvavidas

Es común que la gente que es dueña de un iPhone utilice frases como "mi iPhone me salvó la vida" o " sin mi iPhone no puedo vivir", pero si la dice Dan Woolley, un estadounidense de Colorado, el...
Es común que la gente que es dueña de un iPhone utilice frases como "mi iPhone me salvó la vida" o " sin mi iPhone no puedo vivir", pero si la dice Dan Woolley, un estadounidense de Colorado, el significado de esta frase es literal.
 Es común que la gente que es dueña de un iPhone utilice frases como "mi iPhone me salvó la vida" o " sin mi iPhone no puedo vivir", pero si la dice Dan Woolley, un estadounidense de Colorado, el significado de esta frase es literal.
  •  Dan Wolley sobrevivió al terremoto en Haití gracias a su iPhone

Es común que la gente que es dueña de un iPhone utilice frases como "mi iPhone me salvó la vida" o " sin mi iPhone no puedo vivir", pero si la dice Dan Woolley, un estadounidense de Colorado, el significado de esta frase toma un sentido totalmente distinto.

Woolley es uno de los americanos que se encontraban en Haití durante el terrible terremoto que en días pasados arrasó con este país y, según cuenta, su iPhone le salvó la vida.

El sismo atrapó al sobreviviente en el Hotel Montana de la ciudad de Puerto Príncipe, provocándole severas lesiones en la cabeza y la pierna izquierda.

Fue en este momento cuando el iPhone entró en acción. Woolley utilizó su teléfono para diagnosticar y tratar sus heridas gracias a una aplicación médica que había bajado días antes. Gracias al App supo que tenía roto el pie izquierdo, pero lo más importane y lo que realmente salvó su vida es que pronto aprendió cómo detener la hemorragia que para ese entonces ya le hacía perder sangre a gran velocidad.

Según cuenta el estadounidense, también utilizó su iPhone como lámpara, además de que pudo fotografiar su entorno para encontrar el lugar menos inestable bajo las toneladas de escombros.

"Pude encontrar un elevador en una de las fotos y fue ahí cuando decidí cojear hasta allá para estar en una ubicación más segura", comentó Wolley a una cadena televisiva.

Hoy en día, y tras pasar 65 horas enterrado vivo en lo que fue un hotel en Haití, Dan Wolley se recupera en un hospital de Miami, Florida,con la certeza de que al él, sin su iPhone no puede vivir... o al menos, no podría estar viviendo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×