Salir
Estás leyendo: Carlos Bueno, el ex de Gallos Blancos al que Griezmann le rinde tributo en Netflix
Comparte esta noticia

Carlos Bueno, el ex de Gallos Blancos al que Griezmann le rinde tributo en Netflix

Ambos jugadores coincidieron en la Real Sociedad en 2009 y el francés reconoce, en su documental, al uruguayo como su maestro y mentor.
Publicidad
Publicidad

Hace 10 años, Carlos Bueno se acercó a Antoine Griezmann porque sabía algo de francés, sin imaginar que sería un mentor del campeón del mundo y que desde aquellos días en la Real Sociedad sería clave en su carrera.

Uruguayo por adopción, el delantero del Atlético de Madrid le rinde tributo a Bueno, quien militó en el Querétaro entre 2011 y 2012, en el documental recién lanzado en Netflix, a partir de la experiencia en la Real, cuando Bueno tenía 29 años de edad y el francés apenas 18.

Él era muy tímido, le costó mucho acercarse a la gente y me arrimé yo a él porque yo hablaba francés también”, recordó Bueno a Mediotiempo. “Yo lo pasaba a buscar para irnos a entrenar y siempre llevaba el mate y él siempre me miraba y me miraba. Y le pegunto: ‘¿qué miras tanto? Pará de mirarme’, Y él: ‘quiero probar eso’”.

Hoy, Griezmann es un jugador que efectivamente toma mate, que tiene como compadre al también charrúa Diego Godín en el Atlético y que por esa cercanía con los uruguayos no les celebró el gol que les marcó en Rusia 2018.

El entrenador Martín Lasarte fue el que le encomendó a Bueno acercarse a Griezmann, quien había pasado años de ser reprobado en las pruebas de los muchos clubes a los que acudió en Francia.

De ahí el agradecimiento del galo por el cobijo que encontró en San Sebastián, particularmente de Bueno, quien le enseñó también a comer dulce de leche y disfrutar los asados, aunque lo duro primero fue el mate, pues en su primer intento Griezmann lo escupió mientras iban en el auto.

“Al rato me dice ‘dame otro’, le di otro y dijo, ‘no es tan malo’. Así seguimos, fue pasando el tiempo, fue mi compañero de mate en la mañana, en la tarde. En vacaciones le llevo mate, termo y hierba”, añadió Bueno.

Ambos delanteros solo jugaron juntos un año en la Real, pues Bueno se fue a la Universidad de Chile, equipo del que luego pasó al Querétaro en 2011, donde llegó a pelear títulos de goleo.

Sin embargo, ese lapso fue suficiente para que el francés le aprendiera lo suficiente como para agradecerle en el documental “Griezmann: Nace una leyenda”.

“Él tenía mucha fuerza en las piernas e iba bien por arriba pero no remataba bien porque siempre la quería meter en un palo o en el otro. Yo le dije ‘no intentes meterla donde vos querés, vos cabecea que la pelota va a ir y después cuando empieces a agarrar el cabezazo la vas a poner donde quieras’”, recordó el uruguayo.

De repente, asegura Bueno, Griezmann comenzó a meter goles de cabeza, al grado de que hoy lo considera en el “Top 3” de delanteros en el mundo.

“Esa es la alegría que uno tiene de saber que se dejó enseñar”, añadió. “Me llena de orgullo que una persona que fue campeona del mundo me nombre. Para mí es una satisfacción inmensa.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...