Luis Pérez, sería el único tetracampeón de Rayados

Con solo 21 años de edad y apenas seis torneos en la primera división, Luis Pérez llegó a Monterrey y en su torneo de debut en el C2003, logró el primer campeonato de su carrera
Se volvió un pilar para cada entrenador que pasó por el banquillo.
 Se volvió un pilar para cada entrenador que pasó por el banquillo.
  • Conquistó los títulos del Clausura 2003, Apertura 2009 y A 2010, ahora podría ser el jugador más ganador en la historia de club
Monterrey, Nuevo León -

Hace 13 años una joven promesa del futbol mexicano dejó al Necaxa, club donde se perfilaba para convertirse en referente para emigrar a Rayados, equipo que se encontraba en reestructuración y con la idea de ir fincando las bases para volverse en protagonista del futbol mexicano.

Con solo 21 años de edad y apenas seis torneos en la primera división, Luis Ernesto Pérez Gómez llegó a Monterrey y en su torneo de debut en el C2003, logró el primer campeonato de su carrera y ahí comenzó a grabar su nombre en las páginas de la historia de Rayados.

Lucho, hoy está cerca de convertirse en el único jugador en la historia de la Pandilla con cuatro títulos de Liga en su palmarés, en caso de que el Monterrey logre revertir la desventaja de un gol ante Pachuca.

Tras haber ganado el C2003, Luisito se volvió un pilar en el equipo albiazul, pieza fundamental para cada entrenador que pasó por el banquillo y tras perder los títulos del Apertura 2004 y Apertura 2005 con Miguel Herrera como entrenador, la gloria volvió a llegar al levantar las copas del Apertura 2009 y Apertura 2010 bajo las órdenes de Vucetich, con lo que Pérez se convirtió junto a Jesús Arellano, en los únicos dos tricampeones en la historia de Rayados.

A pesar de que salió por un par de años del Monterrey para jugar en Chivas, Querétaro y Jaguares e incluso pensó en el retiro al quedarse sin jugar durante el Clausura 2015, Luis Pérez pidió la oportunidad de regresar al conjunto albiazul y aunque tiene pocos minutos en la cancha, el principal aporte del mediocampista está en el vestidor, siendo importante en la unión grupal.

Hoy la gloria de un cuarto título con Rayados está cerca de Lucho, quien sabe cuál es su rol dentro del plantel y desde la charla con sus compañeros en los entrenamientos, en el vestuario y desde el banquillo, realiza un aporte silencioso, discreto, pero igual de efectivo que cuando comandaba la media cancha y portaba el brazalete de capitán, con la ilusión de poder convertirse en el jugador más ganador en la historia del Club de Futbol Monterrey.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×