Chile destrozó al Tricolor de las rotaciones

Chile destrozó al Tricolor de las rotaciones
 Vergonzoso papel del Tricolor en el juego de Cuartos de Final ante Chile.  (Foto: Mexsport)
  • Eduardo Vargas marcó un 'póker', Edson Puch un doblete y uno más de Alexis Sánchez
  • El Tricolor jugó su peor partido en décadas ante un lleno de mayoría mexicana
Levi's Stadium, ante un lleno -

Si el Tricolor no tenía un rostro definido, esta tarde quedó definitivamente desfigurado.

Humillante fue el 7-0 en estos cuartos de final contra Chile pero también la forma. Además, vergonzosa la actitud de un equipo mexicano que desde los primeros minutos se mostró chico, sin personalidad y temeroso por la presión de la Roja.

Juan Carlos Osorio quiso ser estudioso y se había dicho preocupado por la pelota parada. Pero Chile ganó por su conocido estilo de kamikazes y sin siquiera marcar una en juego aéreo.

Defensor de sus rotaciones, el colombiano no dejó de sorprender. Guillermo Ochoa fue el portero, Rafael Márquez se quedó en la banca y en su lugar estuvo Jesús Dueñas. Desde ahí, el Tri pareció perder en carácter.

La Roja que fue un torbellino en el amistoso del 1 de junio jugó a lo mismo y esta vez no falló porque el mejor ejemplo del temor mexicano fueron Miguel Layún y Paul Aguilar esperando a Alexis a que les pusiera a centímetros de distancia un pase entre ambos, antes de que Marcelo Díaz disparara, Guillermo Ochoa escupiera y Edson Puch rematara para el 1-0 desde el 10'.

Sin personalidad y amedrentado, el Tri nunca reaccionó, terminó el primer tiempo cayendo por dos por el primero de Vargas al 44’ y apenas al inicio del segundo le clavaron el tercero gracias al tanto de Alexis Sánchez.

Ni tiempo hubo para algo en el Tri. Le abrieron la puerta a patadas y el resto de los goles cayó en racimo: al final hubo “póker” de Vargas y doblete del necaxista Edson Puch.

Néstor Araujo había sido el mejor hombre pero poco a poco ni él fue rescatable. En cada gol chileno siempre hubo complicidad mexicana, pasividad para apoyar u hombres colgados en el ataque que se volvían testigos lejanos de la goleada.

Hirving Lozano y Tecatito Corona poco desequilibraron, Dueñas nunca existió en medio campo y por ello Andrés Guardado fue cambiado a la contención. Las modificaciones en el segundo tiempo poco ayudaron: Raúl Jiménez y Gullit Peña solo entraron para ver los otros cinco goles chilenos: el de Alexis al 49', nuevamente Vargas al 52’, 57’, su cuarto al 74’ y el último de Puch al 87’.

El Tri buscó aprovechar la “localía” de esta edición centenaria para hacer suya su primer Copa América. Pero el torneo le quedó grande a una Selección que prioriza las rotaciones y no la constancia en las alineaciones.

El objetivo de ser semifinalista quedó lejos pero al menos la mayoría de los jugadores "presumirá" haber tenido minutos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×