'Lloraba como niño'... huellas de la final América vs. Cruz Azul

El Chuletita no salió de su casa por cuatro días tras la derrota
El Chuletita fue el primero en fallar en la tanda de penales.
 El Chuletita fue el primero en fallar en la tanda de penales.
  • Solo el título y sus goles con Santos aliviaron el dolor dos años después
Ciudad de México -

Un nuevo América vs. Cruz Azul está en puerta, el Estadio Azteca vuelve a ser el escenario, los recuerdos de la épica final del Clausura 2013 siguen frescos y el primero que falló en esa tanda de penales no olvida que lloró durante cuatro días como un niño.

‘Lloraba como niño’. Las huellas de la Final América vs. Cruz Azul

Aquel partido marcó a todos sus protagonistas, aficiones incluidas, y si el Piojo se catapultó al Tri y al Mundial o Miguel Layún consolidó su resurrección y carácter de consentido, Javier Orozco quedó marcado por la tristeza.

"Había ocasiones que soñaba esa final y decía ‘hubiéramos hecho esto, hubiéramos hecho lo otro’. Esa final creo que es lo más triste que he vivido, mis seres queridos estuvieron ahí", recordó Chuletita a Mediotiempo.

"Ellos vivieron las dos emociones, la parte que yo no quería salir de mi casa porque lloraba diario, lloraba porque me dolía muchísimo esa final, y duré tres, cuatro días sin salir de casa".

La Máquina estuvo a segundos del título pero la impresionante reacción azulcrema les arrebató el título que habría terminado, en ese entonces, con 16 años de sequía. El partido se fue a penales y el primero lo falló Orozco pese a su eficacia.

"En Cruz Azul siempre tiraba los penales desde fuerzas básicas y nunca me había tocado fallar. Cuando no te toca no es para ti. En segunda división, primera A, incluso en primera división había tirado penales y no me había tocado fallar", mencionó.

"En Copa tiramos penales contra América y contra Atlante para ganar la Copa, me tocó tirar en los dos y no fallé, pero es parte de la vida, parte del futbol".

Por fortuna, Chuletita fue campeón con Santos en el Clausura 2015, a partir de cuatro goles suyos en la ida contra Querétaro. Ello le permitió aliviar un poco el trauma de la final contra América.

"Tuve la fortuna de ir a Santos y salir campeón y prácticamente olvidas un poquito eso, pero no por completo", aclaró. "Después llega la emoción con Santos y ahí lloraba pero de alegría".

Actualmente en Veracruz, el delantero aseguró que cuando la Máquina termine con la sequía de 19 años sin ser campeón llegarán más éxitos con frecuencia. Pese a ser Tiburón, ese es su deseo dado el cariño que tiene por Cruz Azul, su cantera.

"Sé que Cruz Azul cuando gane un título, que esperemos que sea pronto, van a venir muchos para ellos", garantizó. "Saben que yo por Cruz Azul tengo un gran cariño y a esos colores los quiero mucho".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×