Kipp, el trinitario que viajó 50 kilómetros por Chicharito

Tras casi seis horas, el joven trinitario hizo realidad su sueño de conocer al delantero
El fan del Chicharito se fue con la satisfacción de conocer a su ídolo.
 El fan del Chicharito se fue con la satisfacción de conocer a su ídolo.  (Foto: Mediotiempo)
  • Kipp vive en la localidad de Saint Andrew en la isla de Trinidad
Puerto España, Trinidad y Tobago -

Por un momento su temor fue más grande que su emoción. Verlo tendido sobre la cancha del Estadio Azteca y salir de cambio por una molestia muscular, provocó que las ilusiones de Kipp Meloney, joven trinitario quien recién terminó la preparatoria, estuvieran a punto de romperse.

Las horas entre la noche del viernes y domingo fueron largas para uno de los millones de seguidores que tiene Javier Hernández, delantero del Bayer Leverkusen, aunque saber que aterrizó en su país y que la posibilidad de conocerlo, pedirle una foto y estrechar su mano estaban a solo 50 kilómetros de distancia, fueron una de las mejores noticias que Kipp recibió en su vida.

Este martes, minutos antes de que la Selección Mexicana llegara al Hasely Crawford Stadium para hacer el reconocimiento previo al duelo ante Trinidad y Tobago, Kipp Meloney apareció en la puerta principal enfundado en la tercera indumentaria del Bayer Leverkusen con el 14 y Chicharito en los dorsales despertando el asombro de prensa y personal del combinado mexicano.

Sin embargo, la travesía que hizo el hoy agradecido fan de Hernández Balcázar comenzó pasado el mediodía de Trinidad y Tobago este lunes.

Kipp vive en la localidad de Saint Andrew en la isla de Trinidad, desde donde tuvo que recorrer más de 50 kilómetros para encontrarse con su ídolo, situación que le llevó poco más de tres horas más la espera de 120 minutos del entrenamiento que tuvo el Tri en el inmueble.

Al final, Meloney tuvo su gran recompensa. Solo, contento y emocionado, el joven trinitario recibió la rúbrica de Chicharito en la playera que ordenó vía Internet, pues en su país es prácticamente imposible de conseguir.

Al autógrafo se sumó una foto, una selfie y un recuerdo que quedará en su memoria el resto de su vida, pues conocer al máximo goleador de la Selección Mexicana es algo digno de presumir.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×