De último minuto, el Tri dejó ir dulce final de Rusia 2017

Perdió ante Portugal por 2-1 en tiempos extra el partido por el tercer lugar.
México se volvió a quedarse en la orilla.
 México se volvió a quedarse en la orilla.  (Foto: Imago7)
Moscú, Rusia -

Parecía demasiado bueno como para ser verdad y el Tricolor volvió a hacer una de las suyas: perder de último minuto una ventaja y al final un partido por 2-1 que durante gran parte del mismo pareció tener en el bolsillo.

Así como se le escapó el pase a cuartos de final contra Holanda en Brasil 2014 durante los últimos dos minutos, esta vez el sonido local anunciaba la compensación, con el marcador 1-0 a favor de México, cuando Pepe remató el 1-1 que obligó al fatídico alargue.



Este fue el partido más atípico del Tri en toda la Confederaciones. Por primera vez se fue arriba en el marcador y también por primera vez no ganó la posesión de la pelota. Pero tenía suerte y todos los yerros que tuvo contra Alemania esta vez fueron de Portugal.

Los lusos fallaron hasta lo imposible, como el penal de André Silva desde el 16’, cuando un magnífico Guillermo Ochoa se tendió a la derecha, aconsejado por Raúl Jiménez, rival del atacante luso en la Liga portuguesa.

Nuevamente, el VAR fue protagonista porque de inicio el silbante no marcó como falta la barrida de Rafael Márquez sobre Silva y más tarde, a la hora de juego, el portero fue espectacular al atajar un remate a quemarropa de Gelson Martins.

Poco antes, el 1-0 mexicano ya había contado con colaboración portuguesa porque Luis Neto marcó un autogol al 54’ gracias a un desborde de Chicharito, que intentaba un centro para Carlos Vela. Hernández fue quien tuvo las más claras pero hasta el 90’ el 1-0 parecía suficiente.

El Tri no tuvo enfrente a Cristiano Ronaldo pero sí al Portugal de Pepe y André Silva, recién vendido al Milán por casi 40 millones de euros. Con alineación congruente y una buena actuación de Luis Reyes por la lateral izquierda, donde Oswaldo Alanís falló contra Alemania, esta vez parecía que el tercer lugar sería un dulce final.

El máximo logro azteca en Confederaciones había sido el título de 1999 pero en casa, de manera que este tercer puesto aparecía como el mejor lugar fuera de ella. Sin embargo, al 90 cayó el empate porque Pepe, contorsionándose, le ganó la marca a Miguel Layún.

El Tri se vio mejor al inicio de los tiempos extra, con un remate de Raúl Jiménez y otro de Chucky Lozano que Portugal salvó de milagro, pero una mano de Layún al 102 derivó en el penal que marcó Adrien Silva.

La banca mexicana se había desecho en reclamos pidiendo la revisión de esa jugada, haciendo con las manos el cuadro para el VAR, pero no hubo tal. Pero el árbitro tampoco acudió a la tecnología al 118' en que Héctor Moreno remató desviado en el área chica y pareció ser empujado.

El partido terminó más que caliente porque la banca azteca volvió a explotar al ver que en las pantallas del estadio repitieron la jugada y se vio la falta. Nuevamente, peticiones de VAR pero oídos sordos por parte del silbante.

Osorio se convirtió ahí en el tercer expulsado por la intensidad de sus reclamos, pues antes, ya en tiempo extra, la roja la vieron Nelson Semedo y Raúl Jiménez por faltas. El adiós del DT, enfilándose fúrico hacia el vestidor, reflejó el coraje de una nueva derrota dolorosa porque el Tri estuvo 1-0 al 90’. Pero la victoria se le fue como agua entre las manos y con ello la posibilidad de reivindicarse y acallar en algo las duras críticas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×