Aplican 'Big Brother' a cubanos en Copa Oro

Vigilados en hoteles, autobuses, aviones y estadios, los futbolistas cubanos han vivido un día a día en Copa Oro entre restricciones y libertades a cuentagotas.
Cuba en Copa Oro, más restricciones que libertades
Charlotte, Carolina del Norte -
  • El portero Diosvelis Guerra aseguró que por regla no pueden salir solos de los hoteles
  • Ya en Miami, el delantero Keiler García relató cómo fue su deserción

Vigilados en hoteles, autobuses, aviones y estadios, los futbolistas cubanos han vivido un día a día en Copa Oro entre restricciones y libertades a cuentagotas.

El miércoles de la semana pasada en que Keiler García escapó de la concentración en Chicago, previo al debut contra México, la tensión al interior del grupo se incrementó como nunca durante el torneo.

Los accesos del hotel Sheraton fueron vigilados con mayor atención por los jefes de la Delegación, así como por los personajes estadounidenses, con apariencia de agentes, que han acompañado al equipo en cada lugar de cada sede.

La molestia fue mayor en el plantel porque García era la esperanza en el ataque pues el estelar Maykel Reyes era uno de los cinco que no habían llegado por problemas de visado. Además el rival era el Tri, contra quien disputan su "Mundial". Incluso fueron revisadas las cámaras de seguridad, según relataron fuentes cercanas al equipo.

"Siempre hemos tenido eso (libertad) pero con la compañía de los entrenadores, nunca hemos tenido ni nos hemos sentido con la libertad de salir del hotel nosotros solos ni nada eso porque incluso eso también es una regla, es algo disciplinario que tenemos nosotros", explicó el portero Diosvelis Guerra a Mediotiempo.

Durante las últimas horas en Chicago quien se escapó fue el tercer portero, Arael Argüéllez. Pero ya en Phoenix, después de la goleada sufrida contra México y el arribo del entrenador Raúl González y los cinco jóvenes que faltaban, el ambiente comenzó a distenderse porque se sentían con más posibilidades de triunfo.

La tarde previa a la derrota por 2-0 ante Trinidad y Tobago el equipo salió de compras. Pero no a los centros comerciales con tiendas de marcas de renombre mundial como acostumbran, por ejemplo, los mexicanos. El grupo de cubanos atravesó la calle hacia la tienda "Ross", una cadena popular por sus grandes descuentos.

"ME MANDÉ A CORRER Y ME FUI"

Al interior del grupo se decían fortalecidos también anímicamente tras la ausencia de García y Argüéllez, aunque el primero les envió disculpas desde Miami, donde hace un par de días fue entrevistado por el programa María Elvira de la cadena Mira TV.

"Desde que estaba en el entrenamiento del martes yo mismo sentía que tenía que hacerlo y de lo que estaba pendiente es que se me diera la oportunidad", relató.

"Tenía que bajar a desayunar, era de los últimos cuatro jugadores que quedaban para bajar a desayunar. Cuando bajé a desayunar vi la puerta abierta, caminé hacia ella y me fui, me mandé a correr y me fui”.

García dejó a su esposa, dos hijos, madre y hermano en Cuba. Ese fue el motivo, pues relató que dependen de él y quiere darles mejor vida, misma que empezó a buscar con miedo por las calles de Chicago.

"Estuve escondido caminando, asustado, hasta que un amigo mío me recogió", agregó. "¿Por qué lo siento? por mis compañeros, de ahí en fuera no lo siento por nadie".

La esperanza en este equipo es que la incipiente reanudación de relaciones con Estados Unidos derive en libertades mayores, si bien desde el 2013 los cubanos sólo requieren pasaporte, visa del país a visitar y ya no un antiguo documento conocido como "carta blanca".

De cualquier forma, a dos años de ello, para bien o para mal Cuba hasta el momento regresará a su país de Copa Oro con 19 de los 22 jugadores, después de la deserción de Darío Suárez esta mañana. Este miércoles mantienen posibilidades de seguir con vida y avanzar a Cuartos de Final si vencen a Guatemala.

En la reseña de la goleada de México, el tradicional Diario Granma de Cuba, Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista, justificó que seis jugadores claves (que al final fueron cinco) no llegaron. Pero no mencionó la baja de García.

Este martes, a la salida del entrenamiento cubano en Charlotte un reportero guatemalteco esperaba a los jugadores. Hace cuatro años les había comprado en esta misma ciudad algunas prendas de sus uniformes.

"Me los venden baratos", dijo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×