Atlante 1-3 Barcelona... Barça a la Final a costa de los Potros

La lógica imperó y Barcelona está en la Final del Mundial de Clubes, pero los 34 minutos de ensueño que vivieron los Potros de Hierro del Atlante seguramente nadie se los podrá arrebatar.
La lógica imperó y Barcelona está en la Final del Mundial de Clubes, pero los 34 minutos de ensueño que vivieron los Potros de Hierro del Atlante seguramente nadie se los podrá arrebatar.
 La lógica imperó y Barcelona está en la Final del Mundial de Clubes, pero los 34 minutos de ensueño que vivieron los Potros de Hierro del Atlante seguramente nadie se los podrá arrebatar.
Zayed Sports City de Abu Dhabi ante un lleno -
  • Los goles del culés fueron de Busquets, Messi y Pedro
  • Atlante jugará por el tercer lugar ante Pohang Steelers

La lógica imperó y Barcelona está en la Final del Mundial de Clubes, pero los 34 minutos de ensueño que vivieron los Potros de Hierro del Atlante seguramente nadie se los podrá arrebatar. Y es que antes de que el Barça amarrara su pase a la Final, el cuadro catalán debió soportar el verse abajo en el marcador poco más de media hora.

El atrevido que se animó a faltarle al respeto al mejor equipo del mundo fue el mexicano Guillermo Rojas, un jovencito que no alcanza ni los mil 500 minutos en el futbol profesional. Y aunque el atrevimiento le costó a los Potros el tener que aguantar el estridente acoso ofensivo de los blaugranas, a final de cuentas Barcelona no falló a los pronósticos y remontó sin problemas el marcador, deteniéndolo en un 3-1 que lo ubica en la Final del Mundial de Clubes, único galardón que no se presume hasta el momento en las vitrinas del Camp Nou.

Dicha Final la jugará el Barça ante el cuadro argentino Estudiantes de La Plata, mientras que Atlante buscará obtener el tercer lugar contra el club sudcoreano Pohang Steelers. De ganar el partido, los Potros igualarían la mejor posición de un equipo mexicano en el Mundial de Clubes, la cual consiguió Necaxa en el 2000.

EL PARTIDO

Lleno de imágenes poco habituales estuvo el Atlante-Barcelona, como el observar que un club mexicano tuvo abajo en el marcador al actual mejor equipo del mundo durante 34 minutos, o el ver al central mexicano del Barcelona, Rafael Márquez, enfrentar a tantos compatriotas en un mismo juego, incluido su homónimo Márquez Lugo.

También fue sumamente inusual ver el duelo en la banda derecha entre el compactito Fernando Navarro -a quien apenas hace dos años y medio le cambió la vida al ser incorporado al primer equipo de los Potros-, contra uno de los fichajes más importantes del año, el del altísimo sueco Zlatan Ibrahimovic del Barcelona.

Pero el descaro de las imágenes inusuales fue ver como Navarro logró derribar a “Ibra” al 62 en la pelea por el balón, o cuando el propio Zlatan le propinó un patadón al “Hobbit” Bemúdez pese a sus 35 centímetros de diferencia de estatura.

Para que el marcador no terminara en goleada, como le ocurrió a las Águilas del América en el Mundial de Clubes de 2006 también contra el Barcelona, José Guadalupe Cruz debió pedirles sumo orden a sus jugadores para cortar los desbordes y centros que generaron los muchachos de Josep Guardiola. Afortunadamente para el Atlante, una vez que Busquets igualó el marcador al 34 tras tiro de esquina de Xavi y que peinó Touré, el Barça redujo modestamente su ofensiva.

Pero antes de que llegara la igualada, Barcelona demostró que hasta los grandes se equivocan, como ocurrió cuando apenas al 4, el portero Vilar metió un despeje que primero techó a la central barcelonista y después al portero Víctor Valdés para que Memo Rojas llegara a empujar el balón para el 1-0 de los Potros.

Otra de las apuestas que hizo el “Profe” Cruz para que su marcador no terminara más abultado fue una doble marca cuando no se tuviera el balón, sin embargo, con esto se mermó el físico de sus jugadores y las pocas oportunidades de generar jugadas de gol.

Tal vez la ilusión de derrotar al mejor equipo del mundo permaneció en el vestidor de los Potros durante el medio tiempo, sin embargo, las esperanzas se acabaron cuando Lionel Messi entró a la cancha al 53.

Al recientemente nombrado mejor jugador del mundo no le tomó más de un minuto para marcar el 2-1. Recibió casi de espaldas un servicio dentro del área y con un disparo de zurda mermó el ímpetu del equipo mexicano.

El último gol del Barcelona llegó gracias a Pedro Rodríguez al 66 a pase de Iniesta. Todavía antes de que concluyera el encuentro, el Potro soltó una patada negándose a morir, cuando Rafa Márquez Lugo, recibió un pase filtrado por el costado derecho que rechazó de manos Valdés.

El partido por el tercer lugar lo jugarán los Potros el sábado 19 de diciembre y ese mismo día más tarde, Barcelona buscará contra Estudiantes de La Plata conseguir el único título que no está en sus vitrinas, el de un Mundial de Clubes.

EL ARBITRAJE

Bueno del brasileño Carlos Simón, quien fue exigente al sacar las tarjetas, como cuando le mostró una amarilla que pareció exagerada a Daniel Guerrero por jugar el balón cuando ya había marcado una falta.

El brasileño no señaló una aparentemente mano de Puyol al 43 en una jugada que hubiese dejado franco al arco a Rafa Márquez Lugo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×