Real Salt Lake (2)0-1(3) Monterrey... Pondrán rayas en el mundo

El sabor al triunfo volvió luego de siete partidos al seno rayado, pero no regresó solo, sino que trajo consigo una Copa de Campeón, esta vez la más importante en la historia del equipo.
El gran goleador, Humberto Suazo, festejó el único gol.
 El gran goleador, Humberto Suazo, festejó el único gol.  (Foto: Notimex)
Estadio Río Tinto, Utah -
  • Humberto Suazo marcó el único gol del encuentro
  • El duelo fue una batalla épica
  • Los Rayados consiguieron un boleto para el Mundial de Clubes

El sabor al triunfo volvió luego de siete partidos al seno rayado, pero no regresó solo, sino que trajo consigo una Copa de Campeón, esta vez la más importante en la historia del equipo. El conjunto albiazul se impuso 1-0 al Real Salt Lake en su mismo estadio, 3-2 global, para alzarse por primera vez como Monarca de la CONCACAF, tomando su boleto en calidad de invicto para el próximo Mundial de Clubes. El cuadro rayado fue contra las probabilidades que le dejó el juego de ida, y con un solitario gol de Humberto Suazo silenció el Estadio Río Tinto de Utah, para cortar una impresionante racha de su rival, que no perdía desde hace dos años y 37 partidos como local. La plantilla mexicana procedió con más corazón que futbol y cerrando con dramatismo extra pudo gritar nuevamente un título, el cuarto que lleva a sus filas en dos años y medio. El oficio de las Finales volvió a aparecer en el seno Rayado, y brindando su mejor partido en varias semanas, el cuadro sacó un resultado que le otorga el título número 10 para Víctor Manuel Vucetich en su carrera, el primero en el plano internacional. Así, Rayados ratificó que vive su época dorada y tomará el estandarte por México en la próxima justa de Japón, para codearse con los gigantes del orbe. EL PARTIDO La tensión que se desató desde los días previos no podía terminar de otra manera y el duelo fue una auténtica batalla, con entradas duras de los dos bandos, lastimosamente sin ley, ya que el silbante panameño Roberto Moreno estuvo muy por debajo de las expectativas. El 2-2 en la ida le daba la ventaja a los norteamericanos de coronarse con cualquier triunfo y hasta empates 0-0 y 1-1, lo que le servía la mesa ante su público, que llenó el recinto. El conjunto albiazul se repuso de las bajas de Aldo de Nigris y Luis Pérez, y tomó un partido mesurado, ponderando primero contener a su rival, para posteriormente clavar el tanto de la diferencia que sentenciara el duelo. Así, y tras un par de avisos del cuadro de casa, Monterrey se fue asentando en el campo, hasta que Sergio Santana fue el hombre que le dio el ritmo para desdoblar. Y en la primera oportunidad clara, el atacante hizo una pared larga con Suazo para plantarse frente al portero Nick Rimando, y tras un recorte dejó el balón muerto a la entrada del "Chupete", quien tras un toque reventó el balón en las redes, en el gol que inclinaba la balanza. El estadio enmudeció dramáticamente y el estatus quo cambió de playera, mandando a los mexicanos con la ventaja al vestidor. Para el complemento la embestida del Real Salt Lake fue rabiosa y el técnico Jason Kreis modificó sacando al lateral Russell para ingresar a Tony Beltrán, buscando adelantar filas. Pero el juego se trabó con las duras entradas, que provocaron la salida de Santana al 60 por un golpe en la rodilla. Darío Carreño entró en su lugar y a los seis minutos le dejó el balón a Suazo, que pudo matar al adversario, pero le rebotó el esférico y escapó la opción. Vucetich fue incorporando elementos a su defensa y sacó a Osvaldo Martínez y Neri Cardozo para poner a Severo Meza y Duilio Davino, dejando sólo a Suazo en punta. Lo que siguió fue una lluvia de balones largos buscando el área regia, pero la zaga se revolvió desesperadamente agotando los minutos en el reloj. El árbitro agregó cuatro minutos y en ese lapso los Rayados cayeron en nerviosismo, viviendo verdadera angustia en su área. Eran los tres del alargue cuando Javier Morales, el que anotó el 2-2 en el Tec, encontró un balón de frente y lo empujó al marco desguarnecido, pero se fue apenas desviado. Fue la última del partido y en la siguiente el juez decretó el desenlace, y el cuadro de Utah cayó vencido, dando rienda suelta a Monterrey con la supremacía de la región. EL ARBITRAJE Realmente malo del panameño Roberto Moreno, quien jamás tuvo presencia en el partido y permitió todo tipo de entradas, exponiendo seriamente a los integrantes del duelo. Sus criterios fueron desiguales y coronó una campaña realmente incierta para el arbitraje de la región.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×