Racing quería con Matthäus 'un salto de calidad' y quedó al borde del abismo

El Racing pretendía "un salto de calidad" con la contratación de Lothar Matthäus, pero el entrenador alemán se quedó en su casa y el equipo argentino al borde del abismo por su grave crisis...
 El Racing pretendía "un salto de calidad" con la contratación de Lothar Matthäus, pero el entrenador alemán se quedó en su casa y el equipo argentino al borde del abismo por su grave crisis futbolística y la situación incómoda de sus dirigentes.
Buenos Aires, Argentina (Reuters) -
  • Matthäus multiplicó las exigencias que superaban lo acordado

El Racing pretendía "un salto de calidad" con la contratación de Lothar Matthäus, pero el entrenador alemán se quedó en su casa y el equipo argentino al borde del abismo por su grave crisis futbolística y la situación incómoda de sus dirigentes.

Desde el fondo de la clasificación del Torneo Apertura y con el peligro de descender de categoría, la entidad de Avellaneda quiso dar "un impacto anímico" a sus jugadores y a la afición, aunque no estuvieran tan convencidos de que el bávaro fuera la solución para semejante descalabro.

El Presidente del club, Rodolfo Molina, anunció "oficialmente" el fichaje de Matthäus el sábado pasado y este miércoles la "decisión del club" de cortar las negociaciones, por lo que en Argentina se señala lisa y llanamente como de ridículo el papel cumplido por una Directiva despistada.

Un entrenador alemán que desconoce el futbol argentino, a los jugadores del equipo y a los rivales, los campos de juego, el idioma y la idiosincrasia de la afición se exponía a una aventura difícil, y de estas cosas Matthäus debe saber tanto como sabía con el balón en sus pies en sus épocas de futbolista.

De excéntrica fue calificada en medios deportivos locales la idea de los dirigentes del Racing, cuyo equipo acumula seis derrotas, está en la Tabla de Promedio de puntos en zona de Promoción y no ha ganado ni un partido desde el comienzo de la Temporada 2009-2010.

"Cada cosa en su lugar. No se puede poner la refrigeradora en el cuarto de baño y el inodoro en la cocina", indica una antigua sentencia popular.

Lo que terminó de marear a la Directiva del Racing fue que el técnico alemán no había rechazado de entrada la propuesta; en un momento dijo que no había recibido ninguna y horas después que sí y que viajaba este miércoles a Buenos Aires.

Según Molina, en las últimas horas Matthäus multiplicó las exigencias que superaban lo acordado durante los días recientes, todo a través de mensajes telefónicos e Internet y sin ningún dirigente en Alemania para negociar de manera personal.

"Lo de Matthäus fue poco serio", afirmó Molina al indicar que ha sido el club el que había decidido cortar las negociaciones al enterarse de que el entrenador había aplazado su viaje a Argentina.

El Racing busca ahora un entrenador autóctono para sacar del pozo al equipo cuando quedan por delante ocho Jornadas del Apertura, y que podría tener derecho a pedir el metálico que ofrecían al técnico europeo.

Más que un salto de calidad, frase a la que recurrió Molina al anunciar "oficialmente" la contratación de Matthäus, el Racing necesita uno de cantidad (de puntos) para salvar su permanencia en la Primera Categoría y superar el bochorno.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×