Eslovenia 1-0 Rusia... Eslovenia dejó Rusia sin Mundial

La pequeña Eslovenia se clasificó hoy para el Mundial de Sudáfrica al derrotar a Rusia (1-0) en Maribor en un partido en el que el equipo del holandés Guus Hiddink jugó con fuego y lo pagó muy caro.
La pequeña Eslovenia se clasificó hoy para el Mundial de Sudáfrica al derrotar a Rusia (1-0) en Maribor en un partido en el que el equipo del holandés Guus Hiddink jugó con fuego y lo pagó muy caro.
 La pequeña Eslovenia se clasificó hoy para el Mundial de Sudáfrica al derrotar a Rusia (1-0) en Maribor en un partido en el que el equipo del holandés Guus Hiddink jugó con fuego y lo pagó muy caro.
(Reuters) -
  • Los eslovenos disputarán el segundo Mundial de su corta historia

La pequeña Eslovenia se clasificó hoy para el Mundial de Sudáfrica al derrotar a Rusia (1-0) en Maribor en un partido en el que el equipo del holandés Guus Hiddink jugó con fuego y lo pagó muy caro. De esta forma, los eslovenos disputarán el segundo Mundial de su corta historia -participaron en Japón y Corea del Sur en 2002- y los rusos se quedan otra vez a las puertas, como ya ocurriera en el de Alemania 2006. Además, Hiddink emborrona su impecable historial al no poder disputar su cuarta Copa del Mundo tras dirigir a Holanda (1998), Corea del Sur (2002) y Australia (2006), mientras el genial Andréi Arshavin sigue sin debutar en el mayor escenario del balompié mundial. El mago holandés no cumplió con su promesa y sus pupilos no salieron a por el partido, sino que intentaron conservar el peligroso resultado de Moscú (2-1), sirviendo en bandeja la iniciativa a los ex yugoslavos. Los eslovenos controlaron a placer el partido desde el pitido inicial, mientras los rusos parecían acusar la presión, pese a jugar en un estadio de apenas 12 mil espectadores de aforo. A los tres minutos, el gigantón Novakovic (1,92 metros) se quedó solo ante Akinféev, mientras las defensas rusos pedían fuera de juego, pero su disparo fue a las manos del portero. A los diez minutos, una buena jugada por la izquierda de los ex yugoslavos acabó en un centro a media altura que Ignashévich no acertó a despejar y el balón rebotó en su pantorrilla y golpeó el poste derecho. El primer disparo con cierto peligro de los rusos no llegó hasta el minuto 18, cuando Palvlyuchenko disparo desviado desde el borde del área tras una buena incursión de Zhirkov. Como ocurriera en la ida, Arshavin apenas entró en juego, a lo que contribuyó Hiddink al colocarle demasiado escorado hacia la izquierda. Con todo, según pasaban los minutos los eslovenos perdieron frescura y los rusos comenzaron a asomarse tímidamente al área rival. Pero todo fue un espejismo, ya que los eslovenos dirigidos magistralmente desde el banquillo por Matjaz Kek tenían preparado un as en la manga al final del primer tiempo, que cambió la suerte de la Eliminatoria. Un centro lejano desde la banda de Birsa fue aprovechado por Dedic, que venía lanzado desde atrás, para adelantarse a los dos centrales y colocar el balón con el pie derecho en la esquina de la portería defendida por Akinféev (m.45). En ese momento, los eslovenos estaban clasificados para el Mundial de Sudáfrica y los rusos se fueron a los vestuarios hechos un mar de dudas. Por oportunidades, Eslovenia debería mandar en el marcador por dos goles de diferencia, además de que el árbitro perdonó la expulsión a Zhirkov tras una dura entrada. Hiddink no esperó a ver despertar a los suyos y en el descanso reemplazó al joven Yanbáev por el veterano Semak y al desacertado Pavlyuchenko por el ex sevillista Kerzhakov. El ritmo del partido aumentó varios enteros y se convirtió en un correcalles, pero los rusos siguieron sin crear oportunidades de gol. Dedic pudo castigar la valentía de los rusos en el minuto 51 cuando tras forcejear con Berezutsky encaró al guardameta ruso, pero su disparo salió muy alto. Sólo Zhirkov (Chelsea) demostró el suficiente amor propio para intentar desafiar a sus marcadores, pero no le acompañó la suerte, mientras Arshavin parecía una sombra del jugador que asombra en el Arsenal. Por si fuera poco, en la mejor jugada de los rusos, Kerzhakov intentó rematar el balón, el portero esloveno no pudo atraparlo y el delantero ruso intentó desde el suelo rebañar el esférico (m.66). Los defensas eslovenos increparon a Kerzhakov cuando este yacía en el suelo, tras lo que el árbitro noruego expulsó al delantero ruso convirtiendo en misión imposible la remontada por parte de los rusos. A falta de cinco minutos, Zhirkov tuvo en sus botas un gol que valía un Mundial, pero su disparo a bocajarro tras deshacerse de sus marcadores fue despejado por Handanovic. Antes del pitido final, Zhirkov perdió los nervios y fue expulsado, el último despropósito cometido por los rusos durante toda la eliminatoria, pero no el más grave, que fue desestimar a los eslovenos desde el mismísimo sorteo. - Ficha técnica: 1 - Eslovenia: Handanovic; Brecko, Suler, Cesar, Jokic; Radosavljevic, Koren, Kirm, Birsa (Pecnik, m.78); Novakovic y Dedic (Stevanovic, m.94). 0 - Rusia: Akinféev; Anyukov, V. Berezutski, Ignashévich, Yanbáev (m.45, Semak); Zhirkov, Bylialetdínov (Pogrebnyak, m.76), Denísov, Zyriánov; Arshavin y Pavlyuchenko (Kerzhakov, m.45). Goles: 1-0, min. 45: Dedic. Árbitro: Terje Hauge (NOR). Amonestó a Bylialetdínov, Birsa, Denísov y expulsó a Kerzhakov y a Zhirkov. Incidencias: partido de vuelta de la repesca para el Mundial de Sudáfrica 2010 disputado en el Estadio Ljudski de Maribor ante 12 mil 400 espectadores (lleno). El encuentro fue presenciado por los Presidentes de Eslovenia, Danilo Türk, y Rusia, Dmitri Medvédev, Y por el dueño del Chelsea, Román Abramóvich.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×