Argelia y Nigeria se disputan la pedrea del tercer puesto

Nigeria y Argelia disputarán mañana en Benguela, en el Complexo da Sra. da Graça, su último partido en esta Copa de África, el que dirimirá quién se lleva la pedrea de figurar como el tercer mejor...
 Nigeria y Argelia disputarán mañana en Benguela, en el Complexo da Sra. da Graça, su último partido en esta Copa de África, el que dirimirá quién se lleva la pedrea de figurar como el tercer mejor equipo del campeonato.
Benguela, Angola (Reuters) -
  • Nigeria quiere limpiar su imagen

Nigeria y Argelia disputarán mañana en Benguela, en el Complexo da Sra. da Graça, su último partido en esta Copa de África, el que dirimirá quién se lleva la pedrea de figurar como el tercer mejor equipo del campeonato. Así quedará al menos en los anales del torneo, pues rara vez un tercer puesto ocupa espacio alguno en la memoria de los aficionados, más cuando se trata de equipos mundialistas, construidos para ganar, como es el caso de Argelia y, fundamentalmente, de Nigeria. Las estrellas negras que dirige Shuaibu Amodu, pese a llegar a Angola con la vitola de favoritos, han cuajado un campeonato decepcionante, tanto que ayer mismo la Federación de Futbol de Nigeria prometió en un comunicado cambios drásticos. "Haremos una revisión crítica y cambios en el equipo técnico y los jugadores", decía el comunicado, al mismo tiempo que aseguraba que el máximo organismo del futbol nigeriano apoya a los jugadores para que se motiven y den lo mejor de sí en el partido de mañana. Difícil que en un ambiente enrarecido como el que se vive actualmente en torno a la Selección de Nigeria puedan exhibir los jugadores el futbol que se les supone y que rara vez han enseñado durante los cinco partidos que hasta el momento han disputado. Pero es la última oportunidad de Nigeria para limpiar su imagen, que no ha sido mejor que sus números pese a haber caído en Semifinales: cinco goles a favor y cuatro en contra son un bagaje discreto para una Selección que cuenta en sus filas con jugadores como Taiwo, Mikel u Obasi, por citar sólo a unos pocos. La principal motivación de Nigeria debería descansar en la posibilidad de dejar al menos en el paladar de sus seguidores un gusto algo menos amargo y de demostrar que puede jugar al futbol como un equipo, con un ideario y con una forma reconocible de hacer las cosas, exactamente lo que no ha exhibido en todo el campeonato. Sí lo hizo a veces su rival, Argelia, cuyos números globales, sin embargo, son para olvidar. Los de Saadane han encajado hasta nueve goles por tan sólo cuatro dianas en cinco partidos y han sufrido dos revolcones dolorosos: el primero a manos de Malaui en el partido inaugural (3-0) y el último ayer ante Egipto en la Semifinal (4-0). En su haber hay que incluir la eliminación de Costa de Marfil en cuartos, una victoria merecida pero también alcanzada con ese punto de suerte que hace campeones a los campeones. Habrá que ver hasta qué punto la humillante derrota frente a los 'Faraones', su máximo rival, ha podido afectar a la moral de 'Los zorros del desierto', que demostraron un mal perder en Semifinales, con entradas a destiempo y un juego lo suficientemente brusco para acabar con tres expulsados. Ese será uno de los problemas de Rabah Saadane, quien no podrá contar con Fathallah, Belhadj ni el meta titular, Chaouchi, los tres fijos en sus alineaciones y los tres sancionados tras ser expulsados contra Egipto. A Argelia le queda el consuelo de que disputará el Mundial, posibilidad de la que ha privado a Egipto, pero pase lo que pase mañana, los argelinos están condenados a observar desde al menos un escalón más bajo a su rival por excelencia en la ceremonia de entrega de premios. Con todo, el partido por el tercer y el cuarto puesto está en el calendario y se tiene que disputar, por mucho que, previsiblemente, muchos de los jugadores implicados en él hubiesen preferido tomar un avión con rumbo a casa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×