André Villas-Boas: El hijo pródigo de José Mourinho

La historia de un joven entrenador que sin haber jugado nunca futbol, y quien se convierte en una figura polémica y exitosa, nos evoca al entrenador del Real Madrid José Mourinho; sin embargo,...
 La historia de un joven entrenador que sin haber jugado nunca futbol, y quien se convierte en una figura polémica y exitosa, nos evoca al entrenador del Real Madrid José Mourinho; sin embargo, estamos ante una nueva mente maestra: André Villas-Boas.
Ciudad de México -
  • Actualmente dirige al FC Porto y lo mantiene invicto con 23 victorias en 26 partidos, de Liga, Copa y Europa League

La historia de un joven entrenador que sin haber jugado nunca futbol, y quien se convierte en una figura polémica y exitosa, es algo que sin duda nos evoca al actual entrenador del Real Madrid José Mourinho; sin embargo, hoy estamos ante una nueva mente maestra del futbol: André Villas-Boas. Villas-Boas tiene actualmente 33 años de edad, y ocupa con el  FC Porto el primer lugar de la Liga Zon Sagres de Portugal, con 12 partidos ganados y únicamente dos empatados, además de estar calificado en la Europa League en primer lugar de su grupo.

"Él es mis ojos y mis oídos", mencionaba José Mourinho al referirse a su gran asistente.

Sin duda es una historia envidiable, pero el camino que tuvo que seguir Villas-Boas a lo largo de su emergente carrera, no ha sido nada sencillo. A sus apenas 16 años, cuando Sir Bobby Robson manejaba las riendas del FC Porto, André Villas-Boas era simplemente un joven a quien le encantaba el futbol, que quería hacer la carrera de educación física y que soñaba, que en algún día, pudiera estar involucrado con el deporte que tanto le gustaba. Durante el tiempo en que Sir Bobby Robson comandaba al equipo lusitano, otro lozano emergente con gran talento fungía como su intérprete: José Mourinho. La oncena de Robson había logrado cautivar a los aficionados de los Dragones, pero a Villas-Boas había algo que le molestaba. El que había sido delantero titular del equipo, Domingos, pasaba la mayor parte del tiempo en el banco de suplentes, por lo que Villas-Boas –aprovechando que vivía en el mismo edificio que el técnico inglés- decidió mandarle una carta explicando las razones de su inconformidad. Robson quedó fascinado con lo leído y tras hablar con Villas-Boaslo invitó a empezar a recabar datos estadísticos del equipo. Tras el éxito de sus informes, Sir Bobby lo invitó a trabajar con los Cuerpos Técnicos de las categorías inferiores y lo convenció de hacer el curso de entrenador de futbol. Dos años después, Robson y Mourinho se fueron a trabajar al Barcelona, mientras que André permaneció con los equipos juveniles de FC Porto. Buscando seguir los pasos de su mentor, Villas-Boas se fue a hacer sus estudios a Inglaterra, y así poco a poco fue completando su carrera como Director Técnico. En el año 1999, con sólo 21 años de edad, se convirtió en el seleccionador de las Islas Vírgenes Británicas. “Yo era un niño, pero ellos no lo sabían. Se los dije hasta el día en que dejé el cargo”, mencionó Villas-Boas en una reciente entrevista. Su paso como seleccionador de un equipo con tantas limitantes fue por más desastroso y efímero. Disputó las eliminatorias para el Mundial 2002, y se despidió del cargo tras una derrota 9-0 ante Bermuda. Después de su estancia de 18 meses bajo el sol del Caribe, regresó al FC Porto para dirigir a la escuadra Sub-19. Un año después, José Mourinho fue designado como entrenador en jefe y André Villas-Boas fue invitado a trabajar como su auxiliar técnico. “José me conocía del tiempo en que trabajamos con Bobby Robson, él me invitó a crear el Departamento de Observación del Oponente”. En pocas palabras, un departamento que funcionaba como el servicio secreto del futbol. Junto a Mourinho, Villas-Boas logró dos títulos de la Liga Portuguesa, uno de la Copa de Portugal, otro de la Súper Copa lusitana, una Copa UEFA y una Champions League. Los informes del rival siguieron con el Chelsea y el Inter, donde siguieron cosechando importantes títulos como el de la Liga Barclays inglesa y el Scudetto del Calcio italiano. “Él es mis ojos y mis oídos”, mencionaba José Mourinho al referirse a su gran asistente. La carrera de Villas-Boas había sido sorprendente para quienes lo conocían, pero él quería más. En octubre de 2009 fue designado como Director Técnico del Académica de Coimbra, equipo al cual logró salvar del descenso y colocarlo en los primeros planos con un futbol atractivo. Fue así como poco a poco fue despertando interés en los equipos grandes de su país natal. Finalmente, en junio del presente año, fue designado al frente del equipo de sus amores, el FC Porto, donde actualmente se mantiene sin conocer la derrota desde que tomó el mando con 23 victorias en 26 enfrentamientos, ya sea de Liga, Copa o Europa League. El 7 de agosto ganó su primer título al vencer 2-0 al Benfica por la Súper Copa portuguesa. El 11 de diciembre impuso un nuevo récord del equipo, al ser el entrenador con el mayor tiempo de estar invicto. André Villas-Boas vivió mucho tiempo bajo la sombra de José Mourinho, pero hoy, a sus 33 años de edad está haciendo su propia historia, y en muy poco tiempo estará dando de qué hablar a nivel mundial. Estamos ante un entrenador joven y con mucho talento. No olviden su nombre, ya que este novel entrenador promete seguir en el primer plano del futbol mundial.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×