Fiscal ordenó cerrar el estadio del River Plate tras violencia

La Final de la Copa América podría tener que jugarse en un escenario alternativo luego que un Fiscal argentino ordenó este domingo la clausura del Estadio Monumental, tras los incidentes causados...
 Los fanáticos comenzaron a destrozar el inmueble.
Buenos Aires, Argentina -
  • Una batahola entre policías y fanáticos de River Plate dejó más de 50 heridos

La Final de la Copa América podría tener que jugarse en un escenario alternativo luego que un Fiscal argentino ordenó este domingo la clausura del Estadio Monumental, tras los incidentes causados por hinchas del River Plate ante el descenso de su equipo a Segunda División.

Una batahola entre policías y fanáticos de River Plate dejó más de 50 heridos y severos daños en el estadio, luego que el histórico club descendió al empatar 1-1 en un partido clave ante Belgrano de Córdoba.

Tras esos hechos, Gustavo Galante, Fiscal en lo Penal y Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, ordenó la clausura del Estadio Monumental por 30 días. Si esa medida se oficializa por la justicia, la Final del 24 de julio debería disputarse en otro escenario.

Descontentos por el naufragio de su equipo favorito, los hinchas destrozaron vitrinas, incendiaron el bar de la sede del club y prendieron fuego a automóviles estacionados cerca del estadio, tras arremeter contra los policías que custodiaban el lugar.

"Son 55 los heridos", dijo Alberto Crescenti, Jefe del Sistema de Atención Médica de Emergencias. Al menos cuatro de ellos eran policías, agregó.

Un agente fue derivado en helicóptero a un hospital con un traumatismo de tórax y cráneo.

"Por ahora, ninguna víctima fatal", destacó Crescenti.

Había al menos 22 detenidos, según medios locales. La policía disparó balas de goma y bombas de gas lacrimógeno, según se vio en directo por varios canales de televisión.

El Monumental, sede de la Final del Mundial de 1978, estaba previsto como escenario del cierre de la Copa América, que empieza el viernes.

En el partido de vuelta de una serie de promoción, River, el club más exitoso del futbol argentino, necesitaba ganar por dos goles de diferencia para seguir en Primera.

El partido se suspendió cuando faltaban unos segundos porque fanáticos locales arrojaron proyectiles al campo de juego, ante más de 50 mil personas en el Monumental.

Poco después, enardecidos hinchas comenzaron a arrojar proyectiles contra la sede del club, ubicada a la vera del estadio.

Vidrios estallaron y un camión de exteriores de la televisión fue destrozado, en medio del ulular de sirenas de autos de policía y de ambulancias. Los revoltosos incendiaron varios automóviles estacionados en las calles circundantes.

En el choque de ida en Córdoba, cuando Belgrano venció 2-0, iracundos hinchas de River invadieron el campo de juego para increpar y agredir a sus jugadores. Ese partido se reanudó tras una suspensión de 20 minutos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×