Barcelona (4)2-2(3) Real Madrid... Rey sólo hay uno, Barça a Semifinales

Está claro que un equipo de época no pierde ni aun siendo menos que el rival. Real Madrid dominó gran parte del partido, maniató al Barcelona pero la falta de gol en el primer tiempo terminaron...
Está claro que un equipo de época no pierde ni aun siendo menos que el rival. Real Madrid dominó gran parte del partido, maniató al Barcelona pero la falta de gol en el primer tiempo terminaron por sentenciar la serie.
 Está claro que un equipo de época no pierde ni aun siendo menos que el rival. Real Madrid dominó gran parte del partido, maniató al Barcelona pero la falta de gol en el primer tiempo terminaron por sentenciar la serie.
Camp Nou, ante un lleno -
  • Real Madrid se repuso a un 2-0 en contra para empatar

Está claro que un equipo de época no pierde ni aun siendo menos que el rival. Real Madrid dominó gran parte del partido, maniató al Barcelona pero la falta de gol en el primer tiempo terminaron por sentenciar la serie.   No pasaron ni 10 minutos cuando los botines de Gonzalo Higuaín ya habían tocado la pelota en franca posición de gol sin la claridad para poner la pelota en el fondo de las redes traicionando a la reciente historia goleadora del Madrid que lo tiene como el equipo más contundente del mundo.   Dos fallas personales y un gran achique de de Pinto evitaron que en 12 minutos el Real Madrid no sólo emparejara la serie sino que tuviera oportunidad de darle la vuelta a un marcador que para muchos estaba sentenciado.   Entonces recuerrieron a la larga distancia y como todo el estadio, la cabaña del Barcelona también tenía tatuados los colores blaugranas. Al 25' Ozil sacó un balazo desde 30 metros que cimbró la portería de Pinto y de paso la "tranquilidad" culé que veía como la historia merengue aparecía en sus propios terruños.   Pero el gol no llegó, de hecho el guardameta blaugrana se dio el "lujo" de regalarle la pelota en el área a un Higuaín irreconocible que la tuvo pleno y simplemente la estrelló en la humanidad del arquero.   El Madrid era superior, correspondía a su historia y el Barcelona parecía lejos de aquel equipo que ha marcado la época reciente del futbol.   Llegarían los últimos cinco minutos, Messi, Pedro y compañía no requerían más.   Una extraordinaria jugada individual de la "Pulga" a los 43' para que Pedro sentenciara y un gol convertido en poesía por parte de Dani Alves bastaron para dejar en claro que ni 40 minutos de dominio sirven para salir victoriosos.   La única mala noticia para Pep Guardiola fue la lesión de Andrés Iniesta, quien tuvo que abandonar la cancha.   Con la consigna de tener que marcar al menos tres goles para voltear la serie, el Real Madrid intentó responder en la parte complementaria y cuando parecía haber encontrado el gol, una falta del Sergio Ramos, quien había mandado la pelota al fondo de las redes apagó cualquier resurgimiento.   La valentía merengue no decayó, al contrario. Si al Barcelona le bastaron cinco minutos, al Madrid sólo cuatro para devolverle vida al partido y apagar el Camp Nou.   A los 67' un extraordinario pase filtrado de Ozil a Cristiano Ronaldo, que el portugués dejó correr para luego fintar a Pinto, terminó en las redes para el 2-1 parcial.   Pero la historia y el orgullo merengue daba para más. Con Benzema entró el gol y cuatro minutos más tarde lo colocó en el marcador decorándolo con un excelso sombrerito sobre Carles Puyol.   Ya con el tiempo encima y al límite, Sergio Ramos se fue expulsado por doble amarilla, en lo que puso el cerrojazo final a una serie que cumplió con el espectáculo, regresó las bases al Madrid y puso al Barcelona en las Semifinales de la Copa del Rey. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×