Necaxa 1-1 Atlante... Necaxa al borde del abismo, depende de Tigres

Necaxa se despidió del Estadio Victoria con un la mirada hacia el cielo suplicando un milagro matemático que les permita quedarse en Primera División. Después de empatar 1-1 con Atlante
Estadio Victoria, a puerta cerrada -
  • Los Rayos dependen de que Tigres no haga más de dos puntos, y que ellos obtengan un triunfo en su último encuentro
  • Atlante ya se enfoca en la Final de la CONCACAF

Necaxa se despidió del Estadio Victoria con un la mirada hacia el cielo suplicando un milagro matemático que les permita quedarse en Primera División. Después de empatar 1-1 con Atlante, con goles de Rafael Márquez y Alfredo Moreno, el equipo de los Rayos se complicó la vida; hoy tiene que esperar que Tigres no sume más de dos puntos en los dos partidos que le restan, además de ganar su último encuentro frente al América en el Estadio Azteca. Raúl Arias llegó con los Rayos, para el Clausura 2009, con la firme intención de salvar al equipo del descenso, pero su objetivo se le fue complicando a tal grado, que Necaxa apenas sumó 3 victorias en 16 juegos para dejar que hoy su futuro esté en las manos de los Tigres. Atlante sin nada que perder, ni ganar, se presentó en el Estadio Victoria con un futbol ofensivo, que le dio sus espacios a los de Aguascalientes, pero jamás dejó de pensar en el marco de Iván Vázquez; sin embargo, aunque jugaron más de 30 minutos, con un hombre de más tras la expulsión de Demetrio Hernández, no pudieron ser contundentes y le dieron vida a los de casa. Los Rayos tendrán que ir a casa de su ‘hermano’ el América y reencontrarse con su historia en un Estadio Azteca, que fue su morada por muchos años, buscando la victoria tratar de quedarse en Primera División; pero si Tigres logra una valiosa victoria este domingo en el Nemesio Díez, ante el Toluca, el descenso quedará definido y los Rayos serán equipo de Primera "A". Atlante que llegó a 14 puntos recibirá a Santos en la Jornada 17, los Rayos también se quedaron con 14 unidades. EL PARTIDO Con el triunfo de Indios frente a Cruz Azul, la presión del Necaxa se fue al tope, el equipo se quedó en una pelea frente a frente con Tigres por no descender a la Primera División A, pero enfrente se topó con un Atlante, sin aspiraciones a la Liguilla, pero decidido a ser un verdugo y quedarse con el triunfo. Holgado y sin presión los Potros siguieron el esquema al que José Guadalupe Cruz le gusta promulgar: la ofensiva. Desde los primeros minutos comenzaron a atacar a unos Rayos dolidos por su situación. Tan sólo al minuto 4 Rey remató de cabeza al ángulo, pero el esférico se estrelló en el poste; en el contrarremate, Márquez terminó por mandarla afuera. Al 5’ otro tiro a gol abrió las heridas necaxistas. Rey sacó disparo de larga distancia que Vázquez su quedó sin problemas. Atlante sin olvidarse de atacar comenzó a darle espacios a lo necaxistas quienes se olvidaron de la defensa y con casi todo su plantel, en el terreno de los Potros, empezaron a buscar el marco de Vilar. La idea terminó por sepultarlos pronto cuando en un pase larguísimo de Pereyra para Rafael Márquez, al 24’, el delantero disparó de derecha con mucha potencia, y tras ganarle la espalda a Rojas metió el balón en la red. Al 41’ Rey volvió a intentar con un disparo de larga distancia que se fue desviado, y al 44’ el colombiano volvió a intentarlo con una jugada dentro del área, pero Quatrocchi se barrió bien y alcanzó a desviar el balón. Fue hasta el minuto 45 cuando los Rayos, en un disparo de media distancia de Orozco, despertaron, pero la seguridad de Vilar impidió que el esférico cruzara la línea final, el argentino se quedó con la bola sin problemas. Con la entrada de Carlos Pavón los Rayos intentaron verse más ofensivos, pero su primera jugada de peligro de la parte complementaria fue de un zaguero cuando al 46 Ricardo Rojas de palomita prendió el balón, pero su remate se fue desviado. Al 5’ Intenta Insúa de media distancia con la pierna izquierda, sacó un disparo que se fue a un costado, Vilar sólo observó la trayectoria. Los Rayos sin una propuesta clara y Atlante sin esforzarse demasiado, permitieron que el gol del empate llegara a base del esfuerzo y corazón necaxistas. Al 54’ en un centro de Quatrochi, Rojas la bajó en el área con el pecho y disparó, su remate pegó en la zaga atlantista, el rebote le quedó a Moreno quien aprovechó la oportunidad y logró que el esférico cruzara la línea final. Poco a poco Necaxa fue creando jugadas más estructuradas para llegar al área de Vilar y al 59 en un disparo de volea estuvieron cerca, pero el argentino se quedó con la pelota. Entonces Orozco se volvió uno de los verdugos del Necaxa cuando falló una clara de gol al 59, Ezequiel intentó techar a Vilar pero el balón se fue muy por arriba. Al 60’ Márquez Lugo le pudo haber hecho pagar caro el error a Orozco, tras cobrar con un disparo potente, pero Iván Vázquez achicó perfecto y con la pierna izquierda mandó a tiro de esquina. Necaxa se complicó la vida al 68’ cuando Demetrio Hernández se fue expulsado al ver su segunda amarilla del partido, los espacios para los Potros se abrieron pero en una jugada de peligro al 73’ Navarro no logró conectar de manera correcta y mandó el balón a un costado del marco local. Con el “Fuerza Rayos” retumbando en las bocinas del inmueble, Necaxa comenzó a presionar, al 79’ Moreno no pudo disparar, cuando se encontró frente al marco, porque el balón se le quedó entre las piernas, y al 80’ en un disparo de media distancia de Insúa, el equipo estuvo cerca del triunfo, pero el balón se fue a un costado. Al minuto 85 Ismael Valadez estuvo cerca de darle el triunfo a los de Cancún, pero Quatrochi terminó por barrerse correctamente y nulificar el peligro. Al 91’ Cervantes de pierna derecha intentó techar a Vilar, pero el balón se fue encima del marco para terminar el partido con el 1-1. ARBITRAJE José Peñaloza. Por la situación de desesperación que vive Necaxa el silbante le permitió reclamos de más a la banca de los Rayos y hasta faltas que no fueron sancionadas con tarjetas amarillas como la de Insúa, al 66’, sobre Navarro. Pero al 68’ no le perdonó la expulsión a Demetrio Hernández cuando golpeó con la mano a Bermúdez, cerca del medio campo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×