Tigres 1-1 Morelia... Gracias a Necaxa, se queda el Tigre

Tigres no pudo derrotar a Morelia y terminó 1-1 en la cancha del Universitario, sin embargo, la derrota de Necaxa 1-0 con América, le dio la salvación al conjunto felino.
Tigres no pudo derrotar a Morelia y terminó 1-1 en la cancha del Universitario, sin embargo, la derrota de Necaxa 1-0 con América, le dio la salvación al conjunto felino.
 Tigres no pudo derrotar a Morelia y terminó 1-1 en la cancha del Universitario, sin embargo, la derrota de Necaxa 1-0 con América, le dio la salvación al conjunto felino.  (Foto: Edgar Quintana, Notimex)
Estadio Universitario ante buena entrada -
  • La derrota de Necaxa le dio la permanencia al Tigre
  • Morelia jugó con diez desde el minuto 11; Boy expulsado

"No se va, no se va, Tigres no se va…" y no se fue.

Tigres buscaba hoy la victoria ante Morelia en la Jornada 17, ya que un empate o derrota le abría a Necaxa un camino a la salvación. Sin embargo, aunque la UANL empató 1-1 con Monarcas en el estadio Universitario, los Rayos perdieron con América y descendieron automáticamente a la división de ascenso.

Todo se dio a favor de Tigres, un gol tempranero a favor, al igual que un tanto de América en contra de Necaxa; y por si fuera poco, un expulsado de Morelia en el primer tiempo. Parecía inminente la salvación, aunque todos en el Universitario esperaban que fuera con una victoria.

La UANL concluye con 112 unidades en la tabla porcentual, dos más que Necaxa, que se hundió con 110; los hidrocálidos pudieron haberse salvado con un triunfo, pero no lo consiguieron; de esa forma también se derrumbó el morbo de un duelo arreglado, por ser las Águilas y Rayos administrados por la misma empresa.

Por cierto, el Estadio Universitario no estuvo lleno, pero también sobrepasó el 50 por ciento que la FMF había puesto como límite para todos los juegos de la J17, una medida sanitaria por el brote de influenza.

EL PARTIDO El "Volcán" de Ciudad Universitaria tenía a su afición metida al máximo con su equipo, la salvación estaba en sus manos, pero aún así existía un nerviosismo por desconocer lo que le deparaba el futuro a Tigres.

Ese miedo pronto se perdió, cuando al minuto dos, un joven de cantera, el defensa Jesús Molina, hizo estallar de jubilo a los seguidores felinos, quienes con ese tanto ya sentían asegurado su lugar en el máximo circuito.

Todo ocurrió en la primera llegada de Tigres al arco rival, en la que Lucas Lobos entró por corredor izquierdo y tras una doble gambeta, consiguió tiro de esquina de donde se originó la jugada del gol.

Lobos cobró con un centro a corazón del área, donde Molina se anticipa a Óscar Rojas y remata de cabeza para el 1-0, con lo cual en las tribunas se escuchaba "árbitro, pítale ya"; mientras que en la banca el técnico felino, José Pekerman, pidió calma a su equipo.

Todo apuntaba a favor de los auriazules, más cuando al 11’ de acción Horacio Cervantes fue expulsado por un planchazo sobre Francisco Fonseca; Tigres así tenía ventaja numérica en la cancha, además del marcador.

La intensidad del juego equilibró las acciones, Morelia trataba de atacar, pero no conseguía llegar con peligro al arco custodiado por Enrique Palos, quien por un gran lapso del partido fue un espectador más, pero no por dominio felino, sino por un cotejo ríspido y trabado en el medio campo.

Al 25’, al quedarse con 10 hombres, el timonel del Morelia, Tomás Boy, moevió sus piezas para disminuir el ataque felino y acertó, pues el movimiento maniató a los auriazules. Sacó al delantero Ever Guzmán y entró el defensa, Fernando Salazar; se quedó al frente con Miguel Sabah y un poco más atras Elías Hernández.

Aún así Omar Bravo tuvo una más para la UANL, cuando recibió un centro largo por derecha de Antonio Sancho pero la pelota rozó la cabeza de su marcador antes del remate, y eso provocó que el cabezazo de Bravo se fuera por encima del travesaño.

Tigres desaprovechó varias oportunidades, una de ellas al 19’ cuando Lobos hizo una buena diagonal por linderos de área hasta encontrar un espacio para disparar; sin embargo, Móises Muñoz rechazó, y aunque el rebote le cayó a Omar Bravo, la marca evitó un disparo contundente.

Apenas era la primera parte, pero en Nuevo León ya sentían la salvación, y más al escuchar que América le iba ganando 1-0 al Necaxa. Tal vez el resultado en contra de Rayos le bajó intensidad a Tigres, quien cedió el balón y se dieron dos claras para Monarcas antes del medio tiempo.

En la segunda parte, Tigres ya no atacaba con tanta intensidad y los michoacanos tenían más el control del balón, a pesar de la desventaja numérica. Fue así como al 52 vino el empate. Óscar Rojas abanicó dentro del área y el balón le quedó a Jorge Gastelum, quien cerca del punto penal disparó, el esférico le rebotó a Molina, y así el balón se fue a la red con dramatismo; 1-1.

Cinco minutos después Boy, que había reclamado hasta el mínimo saque de banda, fue expulsado, y su lugar durante el resto del partido fue junto a los hinchas felinos, quienes le pedían que se dejara ganar por el equipo de sus amores, los Tigres.

El juego se puso lento. Tigres sabía que mientras la cosa no cambiara en el Azteca, ellos estaban seguros y Morelia tuvo que limitarse a tocar la pelota, siendo que el hombre menos los dejaba sin profundidad.

Más tarde, al 70’ Pekerman hizo cambios, se fue Antonio Sancho y entró Ariel Bogado, con lo que parecía debilitar la defensa, pero los michoacanos no pudieron hacer más y aunque el triunfo los dejaba muy cerca de la Liguilla, acabaron elilminados sin mucho más que contar.

EL ABITRAJE

A pesar del morbo por ser oriundo de Aguascalientes, Ricardo Arellano tuvo un trabajo aceptable y por el contrario, los michoacanos le recriminaron que varias decisiones lucieron localistas. La expulsión para Cervantes fue acertada y aunque tuvo sus errores, casi siempre beneficiaron involuntariamente al de casal. Al final, al Óscar Rojas lo traicionó de nuevo su carácter y encaró a un Asistente, por lo que se fue expulsado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×