Pachuca 2-2 (3) Pumas... ¡Pumas Campeón del C2009!

Su garganta se abrió con tanta fuerza que el grito de gol le quedó corto a Pablo Barrera cuando el esférico cruzó la línea final al minuto 114’ y se convirtió en el gol de la sexta estrella...
Su garganta se abrió con tanta fuerza que el grito de gol le quedó corto a Pablo Barrera cuando el esférico cruzó la línea final al minuto 114’ y se convirtió en el gol de la sexta estrella universitaria.
 Su garganta se abrió con tanta fuerza que el grito de gol le quedó corto a Pablo Barrera cuando el esférico cruzó la línea final al minuto 114’ y se convirtió en el gol de la sexta estrella universitaria.  (Foto: Notimex, )
Pachuca, Hidalgo -

Estadio Hidalgo, Pachuca, Hidalgo, ante un lleno total

  • Los universitarios lograron obtener su sexta estrella
  • Pachuca terminó por caerse al final de la Liguilla y no ganó un partido de los últimos tres juegos
  • Errores de los dos porteros, aderezaron los goles
  • Magistral manejo del "Tuca" que le ganó la partida a Meza

Su garganta se abrió con tanta fuerza que el grito de gol le quedó corto a Pablo Barrera cuando el esférico cruzó la línea final al minuto 107’ y se convirtió en el gol de la sexta estrella universitaria. Había entrado tan sólo 12 minutos antes sabiendo que podía hacer historia, escuchó las indicaciones de su técnico y entendió que era momento de crecer, entonces tomó el balón y con velocidad condujo para enviar un tiro centro, Miguel Calero terminó por ayudarlo cuando al desviar el esférico este se incrustó en su propia red. El camino del éxito felino terminó por alumbrarse cuando la sexta estrella llegó a su poder mientras levantaban la Copa y agradecían al cielo por compartirles la gloria. Pumas logró derrotar en el Hidalgo a Pachuca, el Superlíder y favorito al título del Clausura 2009, para quedarse con el campeonato; después de lograr una victoria en casa, de 1-0, sólo tuvo que esperar, ser preciso y jugar con el corazón en la mano. En el Hidalgo llegó hasta la serie de tiempos extras, pero con un manejo magistral de Ricardo Ferretti que le ganó la partida a Enrique meza, el equipo universitario supo manejar el partido y sacarle un 2-2 a unos hidalguenses que se negaron a morir, pero que con un hombre menos en los tiempos extra y sin fondo físico, no encontraron los argumentos para levantarse en su casa y coronarse. La noche terminó entre magia, con el “Cómo no te voy a querer” rezumbando en el Huracán, Pumas se volvió el nuevo Rey, el Campeón del Clausura 2009. EL PARTIDO A toda velocidad, revolucionados a mil por hora, como si el marcador adverso no fuera de 1-0 sino un 5-0 salió Pachuca al Estadio Hidalgo. Los dirigidos por Enrique Meza urgidos por coronarse y cerrar con ello un torneo de ensueño se presentaron en su casa dispuestos a dejar a Pumas con la cara hundida al césped. Pero Pumas negándose a morir, tratando de defender su privilegiada historia, fue el primero arrancar emociones en la tribuna cuando al minuto cuatro David Toledo robó un balón en el área hidalguense, sirvió para Dante López quien le terminó por darle el balón a Íñiguez, el "Cachas" disparó con fuerza pero la zaga tuza evitó el gol y mandó a tiro de esquina. El esfuerzo de los felinos entonces fue esporádico, porque Pachuca volvió a tomar el control del balón, a presionar a los universitarios llegando con constancia hasta tres cuartos de cancha; paseando el balón con sincronía se encontró con una llegada del peligro al minuto 12 cuando Giménez en un cambio de juego le dejo el balón a Damián Álvarez quien con una diagonal retrasada sirvió ante la llegada de Blas Pérez, pero el panameño desaprovechó la gran oportunidad de empatar el marcador global al no controlar el esférico. La intensidad del juego comenzó a crecer, ambas escuadras defendían sus colores con orgullo y pasión, igual metían la pierna que echaban un pique de 15 metros buscando el esférico, y al 29', Pachuca volvió a atacar, pero una vez más la contundencia falló y Bernal, con todos su años de experiencia evitó la caída de su marco tras un disparo potente de Damián Álvarez a quemarropa. Pumas, defendiéndose con intensidad terminó por cometer el error más grande de la Liguilla cuando Efraín Juárez, dentro del área, recargó el cuerpo sobre Blas Pérez, el panameño ayudó al silbante con una excelente actuación exagerada, pero no había duda que era momento de marcar la pena máxima y Paul Delgadillo terminó por decretarla al 32'. Un minuto más tarde, el romántico del gol, Christian Giménez colocó el esférico en el manchón penal, engañó a Bernal y cobró con potencia al costado derecho para emparejar el marcador global y darle esperanzas a los hidalguenses de obtener una sexta estrella. Era el momento de atacar, matar y quedarse con el partido, Giménez lo entendió perfecto y al 34' sirvió para que Damián de palomita rematara hacia el marco, pero el hombre del error felino se paró como un soldado y evitó que el esférico cruzara la línea final. Pumas esperando que la primera parte se terminara, se replegó en su cancha tratando de defender con inteligencia, pero le permitió la llegada libre a los Tuzos y Gabriel Caballero al 36' casi les hizo el segundo con un disparo de media distancia que rosó el poste derecho. El primer tiempo terminó, pero el descanso se fue como un suspiro, Pachuca salió a la cancha para la segunda mitad antes que los árbitros y que el rival, la urgencia de ponerse la corona era clara en los hidalguenses. Y al 52' lo dejaron claro cuando Paul Aguilar sacó un centro por la banda derecha, el balón le pegó a Íñiguez y se dirigió sorpresivamente al marco, pero para fortuna de los felinos Bernal estuvo seguro y atento y se quedó con la pelota. Por ello el gol de Dante López cayó por sorpresa en el Huracán al 62' después de que Marco Pérez punteó el esférico en el área y el paraguayo aprovechó para rematar con bonita media vuelta, mostrando mucha concentración al no perder de vista el balón, metiéndolo pegado al poste izquierdo y con ello provocar la locura entre los de la UNAM. El partido comenzó a pelearse más conforme los minutos iban escaseando, pero Pachuca se dio el tiempo para encontrarse con la pelota de nueva cuenta, al 76’ Damián Álvarez, con un disparo potente, le exigió a Bernal que se estirara de más para enviar el balón por encima de su marco y convertirlo en un tiro de esquina. Pumas sólo tenía que esperar a que el juego terminara, la victoria era suya, la sexta estrella estaba por grabarse en su camiseta, pero al 78' Giménez, una vez más, se encontró con el gol cuando en el cobro de una falta sacó un disparo potente que le bajó muy rápido a Bernal, botó antes de llegar al portero que se comió el 2-1 que empataba 2-2 el global. Al 80’, Leandro, quien entró en el segundo tiempo, le dejó el balón a Castro que con un zapatazo quiso hacer el gol del gane, pero Muñoz terminó por impedirlo providencialmente. Sólo era cuestión de que el error marcara el rumbo y el gol cayera para darle la corona a cualquiera de los dos; pero las zagas eran exactas en sus coberturas hasta que el propio Mustafá erró en su juego y tras una patada sobre Martín Bravo se ganó la tarjeta roja, rigorista y todo, pero que dejó a los Tuzos con uno menos al minuto 89. El dramatismo imperó en el Hidalgo cuando Delgadillo decretó el tiempo extra. Enrique Meza con un hombre de menos, decidió no renunciar al ataque, confío en el poderío de Damián y el "Chaco" pero fue muy preciso en sus indicaciones con Gerardo Rodríguez y Marco Iván Pérez, los dos hombres encargados de la zaga, de hacer un partido perfecto en la última línea e impedir que volvieran a hacerles daño. La idea era buena, pero el físico de los Tuzos estaba demasiado mellado para llevarla a cabo y el camino fue sólo una espera para recibir el gol de la derrota hidalguense. Todo estaba puesto para que Pumas levantara los brazos y agradeciera al cielo. Entonces comenzó a atacar, a tratar de aprovechar la ventaja que tenía al contar con un hombre de más en el terreno de juego, a tomar el balón, imponer condiciones y esperar con paciencia el momento de mandar la pelota a las redes. Al 95' Dante López perdonó a los hidalguenses de manera increíble. Martín Bravo se internó en el área y le punteó el balón a Calero, el colombiano apenas la rozó y el esférico terminó quedándole al paraguayo para que este empujara hacia la red, sin embargo su disparo se fue por un costado, con una reacción bravía de Calero que alcanzó a rozar el balón quién sabe cómo, cuando el gol de los felinos estaba cantado. Pachuca decidió apostar por los penales, y por ello defenderse bien fue su prioridad, pero el impulso felino llevó al equipo a anotar el segundo de la noche, el del campeonato, cuando Pablo Barrera sacó un tiro centro que el propio Calero desvió, pero terminó por meter en su marco al 107’. Era el 2-2 que significaba el 2-3 global y el título. Pachuca no tenía piernas, los jugadores hidalguenses además estaban muy calientes, pero cayeron con el corazón a flor de piel, dejando todo en el campo. Al 114', Damián Álvarez centró para Paul Aguilar quien conectó de palomita de forma correcta, pero un desvío increíble de David Toledo impidió el gol del empate global. La desesperación invadió a los Tuzos y los empujones se volvieron golpes, devorándose los 3 minutos que queraban en el reloj. Para cuando la serenidad regresó el tiempo se había terminado, no había más, Pumas se coronó Campeón del Clausura 2009. ARBITRAJE Paul Delgadillo. Tuvo una aceptable actuación, prácticamente todo lo hizo bien, pero en una jugada de apreciación, parece que exageró al sacar la roja. Marcó bien el penal a favor de los Tuzos, pero la expulsión de Mustafá luce rigorista, ya que si bien el defensa fue directo a bajar a Martín Bravo quien se le escapaba, la acción era por la banda y no parece haber violencia excesiva, por lo que siendo una Final, tal vez la amarilla hubiera sido lo correcto; sin embargo, la tarjeta aunque rigorista, es reglamentaria y de criterio. Al final permitió que los empujones se convirtieran en golpes y el juego terminara muy caliente.

No te pierdas