Monterrey 2-1 Tigres... Rayados hizo historia

Adiós a la maldición: Monterrey superó hoy 2-1 a Tigres en la edición 89 del Clásico y cortó una racha de 13 años sin vencer al equipo felino en el Estadio Universitario.
 Aldo de Nigris se convirtió en el quinto jugador que marca gol en el Clásico Regio para los dos equipos, pero el primero nacido en la ciudad de Monterrey.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario -
  • Con gol de Aldo De Nigris, superó 2-1 a Tigres y cortó 13 años sin ganar en el Universitario
  • Humberto Suazo falló penal y el marcador pudo ser más holgado para La Pandilla

Adiós a la maldición: Monterrey superó hoy 2-1 a Tigres en la edición 89 del Clásico y cortó una racha de 13 años sin vencer al equipo felino en el Estadio Universitario. El triunfo rayado fue merecido porque fue mejor a lo largo del encuentro y pudo llevarse un marcador más holgado, pero Humberto Suazo falló un penal y otras opciones claras de anotar; Atrás se encontró con los postes y la figura de Cirilo Saucedo. Gastón "Gata" Fernández adelantó a la escuadra de Daniel Guzmán a los 26 minutos (entró a la historia al anotar con las dos camisetas); Severo Meza marcó el 1-1 con un golazo al 40´, y Aldo De Nigris se convirtió en héroe con el 2-1 al minuto 67 (también ya es un jugador de época al marcar en un Clásico con Tigres y Rayados). La Pandilla llegó a 10 puntos en el Grupo 2 y Tigres se quedó con siete unidades en el Sector tres. EL PARTIDO El inicio del duelo fraternal fue bravo y con connato de bronca apenas a los 17 minutos. Hubo empujones, jalones y rasguños, pero el intento de pleito se apagó por la cordura de los protagonistas y la intervención del árbitro José Peñaloza. Tan friccionado estuvo la apertura del encuentro, que Monterrey ya había sumado cuatro amonestados en 22 minutos: Gerardo "Jerry" Galindo, Severo Meza, Luis Ernesto Pérez y Duilio Davino. Después apareció el futbol con una jugada por izquierda de Edgar Castillo, que dejó en el césped a Baloy y  tocó a Lobos, el argetino de forma impecablé sirvió de primera para "Gata" Fernández, quien se sacudió a Duilio y Ordaz pisando la pelota y posteriormente sacó un zurdazo que dejó estático a Orozco para el 1-0 felino, al 26´. El delantero argentino marcó un gol histórico al convertirse en el cuarto jugador en marcar un tanto portando las dos camisetas. Fiel a su costumbre, Tigres optó por replegarse con la ventaja en el marcador y cedió el control de la pelota y el terreno a Monterrey, esperando un error en la salida rayada, o sorprenderlo en el contragolpe. No pasó ninguna de las dos situaciones y La Pandilla se adueñó del juego, el que empató con un gol sublime: De Nigris desbordó por izquierda y centró al corazón del área, donde Suazo y Castillo chocaron por alto y la pelota quedó justo en la posición de Severo Meza, que sacó un zapatazo de volea para doblegar el lance de Cirilo para el 1-1, al 40´. En el complemento, Monterrey fue infinitamente superior. Apenas al comienzo, Suazo cabeceó abajo y Cirilo salvó con el pie izquierdo. En el minuto 53, Luis Pérez trazó largo para Suazo, que fue derribado por Fernando Ortiz y Peñaloza decretó penal. El "Chupete" se encargó de la ejecución, pero su tiro pegó en el poste derecho. Daniel Guzmán intentó regresar al partido y metió al juvenil Armando Pulido por Jesús Molina. El técnico rayado Víctor Manuel Vucetich respondió con los ingresos de Jesús Zavala y Osvaldo Martínez por los amonestados Davino y Galindo, respectivamente. En el 67´, Baloy estrelló un balón en el poste; sin embargo Osvaldo Martínez recuperó el rechazo y centró para De Nigris, quien de forma contundente remató picado de cabeza para marcar el 2-1. Fiesta rayada en "El Volcán". Después, "Kikín" Fonseca relevó al lesionado Lucas Ayala y Lobos pasó a jugar como contención. Ahí se acabó Tigres. Monterrey se convirtió entonces en peligro inminente con los espacios que dejó el equipo felino en su afán de empatar. Suazo reventó de nuevo el poste derecho y más tarde echó para afuera un disparo cantado de gol. Osvaldo Martínez no se quedó atrás y también dejó el tercer gol en el poste derecho. Ya no hubo más y Monterrey ganó el juego del orgullo con todo merecimiento. Hoy es el jefe de la ciudad. EL ARBITRAJE Bueno de José Alfredo Peñaloza quien supo controlar los ánimos que siempre se exaltan en un Clásico. Marcó bien el penal para el visitante, algo nada sencillo en un estadio como el "Volcán" y no tuvo empacho en sacar las amarillas necesarias en un primer tiempo ríspido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×