Cruz Azul 3-1 Atlas... Brown se convirtió en el redentor celeste

No, no fue un sueño, Melvin Brown fue el redentor de Cruz Azul cuando las cosas parecían oscuras, cuando el equipo en siete juegos sólo había logrado dos goles y sumar ocho puntos.
No, no fue un sueño, Melvin Brown fue el redentor de Cruz Azul cuando las cosas parecían oscuras, cuando el equipo en siete juegos sólo había logrado dos goles y sumar ocho puntos.
 No, no fue un sueño, Melvin Brown fue el redentor de Cruz Azul cuando las cosas parecían oscuras, cuando el equipo en siete juegos sólo había logrado dos goles y sumar ocho puntos.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul, ante una buena entrada -
  • Villa se reencontró con el gol después de siete juegos sin haber anotado

No, no fue un sueño, Melvin Brown fue el redentor de Cruz Azul cuando las cosas parecían oscuras, cuando el equipo en siete juegos sólo había logrado dos goles y sumar ocho puntos.

El zaguero se convirtió en la estrella, el hombre gol de un equipo celeste que necesitaba celebrar con urgencia una victoria contundente que liberara la presión y abriera el camino rumbo a la Liguilla.

Brown jamás había hecho dos goles en un mismo partido, pero hoy, le bastaron sólo 13 minutos para dejar en el césped al Atlas. El primero lo hizo de cabeza con contundencia, el segundo con un disparo potente terminó por llegar al fondo de la red. Con la victoria, Cruz Azul llegó a once puntos para colocarse en la posición número dos del Grupo 3, de manera momentánea pues podría ser rebasado por Pumas si los felinos no pierden por la noche frente a Pachuca. Atlas se quedó en el tercer puesto del Grupo 1, con 12 puntos en su cuenta. Para la Jornada 9 los tapatíos recibirán al Toluca y Cruz Azul visitará a San Luis.

EL PARTIDO Sólo dos goles en siete partidos había metido Cruz Azul; los tantos habían sido rentables, pues el equipo se mantenía en la tercera posición de su sector con ocho puntos, sin embargo, el grupo entero entendió que al ritmo que estaban marcando, la Liguilla jamás llegaría.

Entonces la figura de Melvin Brown se levantó en el área justo cuando Adrián Cortés despegó el balón de sus botines, el defensa esperó en el aire pare rematar el esférico con la testa, el balón pegó con fuerza para terminar de estrellarse con las redes mientras el equipo celeste se embriagaba de locura, cuando apenas era el minuto 5 de la batalla.

La Máquina tenía el triunfo en sus manos, pero cuidarlo era un suicidio. Era momento entonces de comenzar a tocar el balón, tratar de hacer lo que el Profe Meza les exigió durante la semana; mientras Atlas sólo era un perseguidor.

Cruz Azul se dio valor, Cortés intentó hacer el segundo, pero falló porque el lugar destinado al héroe de la tarde era para Melvin Brown. El zaguero con 12 goles en su carrera, estaba listo para volver a reaparecer, y cuando Christian Giménez encontró el balón en el área, tras una serie de innumerables rebotes, cedió para que Brown disparara, el defensa lo hizo un tanto amorfo pero la pelota volvió a cruzar la línea que Barbosa custodiaba. Brown entre nubes vivía un sueño del que se negaba a despertar, estaba siendo el redentor, el hombre que en un sólo juego pudo hacer la misma cantidad de goles que el equipo completo había facturado en siete Jornadas.

Atlas no estaba encontrándose en la cancha, habían llegado a la capital dispuestos a no creerse mejores, a tener cuidado pues sabían que Cruz Azul en cualquier momento podía despertar, pero jamás presupuestaron que antes de cumplirse los 20 minutos en el juego, el equipo estaría perdiendo la oportunidad de llevarse tres puntos a casa.

Ischia intentó despertar al equipo en el medio tiempo, pero cuando Atlas trató de acomodarse y pensar que la pizarra era un 0-0, Emanuel Villa reaccionó para dejarles clara su realidad. El delantero celeste se había peleado con el gol, sus disparos se estrellaban en el palo o se iban por encima del marco, pero al minuto 55’ el romance se reavivó. El "Chaco" volvió a servir un balón letal y Villa se encargó de disparar cruzado para que el tercer gol fuera un hecho. El golpe fue tan duro que ni Emanuel pudo asimilarlo, el delantero vio como el balón cruzó la línea final, pero no pudo creerlo, se quedó estático, como tratando de asimilar la situación hasta que sus compañeros se abalanzaron sobre su espigada figura para celebrar.

Cruz Azul con un 3-0 supo que era momento de manejar el juego, Gerardo Torrado ingresó a la cancha para darle tranquilidad y pausa a la pelota y el balón comenzó a pasear el esférico sin buscar de más el área rival, la situación terminó aprovechándola Atlas cuando Andrés Chitiva condujo el balón, se quitó a tres celestes y mandó al fondo. Atlas parecía tener vida, pero La Máquina se plantó con severidad en su cancha permitiendo que sólo Giménez y Villa cruzaran la línea central. Faltaba tanto tiempo que los tapatíos sintieron que podían lograrlo hasta que Botinelli se ganó la segunda tarjeta amarilla dejando a los rojinegros con 10 hombres. Atlas no pudo reponerse al golpe, Cruz Azul volvió a ganar sin ser espectacular pero de forma contundente.

EL ARBITRAJE Francisco Chacón. Bueno, aunque por momento exageró tratando de poner orden, pues le sacó la segunda tarjeta amarilla del partido a Botinelli por tratar de adelantarse en una jugada cuando él no había pitado para que se cobrara. De ahí en fuera, sus decisiones fueron bien intencionadas.

DIVISIONES MENORES

Los equipos de Cruz Azul y Rojinegros del Atlas de la categoría Sub-17 igualaron a un gol, en las Instalaciones de La Noria. La Máquina se fue al frente en el primer tiempo con anotación de Luis Fernando Carrasco al minuto 16. Fue hasta el complemento que Atlas logró la igualada en la figura de Daniel Alejandro Muñoz al minuto 73. En la categoría Sub-20, los Rojinegros del Atlas se apoderaron de los tres puntos en la cancha del estadio Azul, tras vencer dos goles a cero a los cementeros del Cruz Azul, pese a que la portería de los locales estuvo custodiada por José de Jesús Corona.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×