Santos 5-0 Águila... Goleada a medio gas

Santos Laguna se aprovechó del Club Deportivo Águila para destaparse y dejar atrás el sabor amargo del mal paso en la liga al golear con calma 5-0 al Campeón salvadoreño, el Club Deportivo Águila,...
Santos Laguna se aprovechó del Club Deportivo Águila para destaparse y dejar atrás el sabor amargo del mal paso en la liga al golear con calma 5-0 al Campeón salvadoreño, el Club Deportivo Águila,  equipo que solamente sirvió de sparring.
 Santos Laguna se aprovechó del Club Deportivo Águila para destaparse y dejar atrás el sabor amargo del mal paso en la liga al golear con calma 5-0 al Campeón salvadoreño, el Club Deportivo Águila, equipo que solamente sirvió de sparring.  (Foto: Notimex)
Estadio TSM, Torreón, Coahuila, México -
  • Darwin consiguió “hat-trick”
  • Santos es líder del grupo A

Santos Laguna se aprovechó del Club Deportivo Águila para destaparse y dejar atrás el sabor amargo del mal paso en la liga al golear con calma 5-0 al Campeón salvadoreño, el Club Deportivo Águila,  equipo que solamente sirvió de sparring. Destacó el colombiano Carlos Darwin Quintero quien se despachó con un “hat trick”, además  de que Gerardo Lugo se estrenó con la playera santista, el quinto fue obra de Daniel Ludueña. La superioridad de los mexicanos fue más que evidente, controló en todo momento el ritmo de juego y jamás se vio en aprietos. Por el contrario, conforme fueron pasando los minutos, se adueñaron a tal grado del juego que los centroamericanos fueron borrados por completo. Santos debutó en la Liga de Campeones de la CONCACAF con el pie derecho, al tomar momentáneamente la punta del grupo A con 3 puntos, mismos que el Toronto FC, pero con mejor diferencia de goles. El primer gol cayó apenas al minuto 5’ cuando el juvenil Kenyi Adachi proyectó a Carlos Darwin Quintero con un centro que dejó al colombiano solo y de frente al portero, realizó una finta y disparo antes de perder ángulo para abrir la cuenta en favor de los santistas. La superioridad de los locales se hizo evidente, se hicieron de la pelota, superaron tranquilamente la media cancha metiéndole el ritmo conveniente. Con tranquilidad comenzaron a tocar sin comprometer una sola jugada, aparte del gol, Rafael Figueroa estrelló en el travesaño un remate de cabeza. Los salvadoreños no pudieron más que observar como su rival trasladaba el balón, mientras que ellos tuvieron que correr para tratar de robarlo. Los pases filtrados de Ludueña y Salinas superaron a la lenta defensa centroamericana, la cual se tuvo que emplear a fondo y en su propia área para sacar agua del pozo en al menos un par de ocasiones. Hasta que no pudieron contener más;  Ludueña cobró magistralmente un tiro libre de media distancia, el balón reventó el poste, en el contrarremate apareció de nueva cuenta Quintero, quien simplemente la empujó para marcar su segundo de la noche. Una tremenda confusión se dio al minuto 29’ cuando  Peralta tiró directo al arco rebotando la esférica en la defensa, Lugo se la encontró para rematar, sin embargo un defensor más le metió la mano y la dejó muerta para que el propio Lugo la enviara definitivamente a la red. El árbitro estadounidense Edvin Jurisevic no supo bien que decisión tomar hasta unos segundos después optó por señalar el tanto. Santos tomó ventaja 3-0. El cuarto fue una pieza artística del “Hachita” quien aprovechó un rebote para hacerle un traje de torero Benji Villalobos, portero que quedó tendido a los pies del naturalizado. Ya sin problema alguno Ludueña la puso adentro. 4-0 antes de ir al descanso, goleada amarrada. La historia continuó de la misma forma en el complemento. Apenas habían transcurrido dos minutos  cuando Quintero se escapó solo desde medio campo, se metió al área para quitarse a Villalobos y trastabillando alcanzó a soltar el balón. Anotó su tercero de la noche y quinto para Santos. Esto se convirtió en una verdadera practica de tiro a gol, Ludueña, Quintero, Lugo y Peralta tuvieron varias oportunidades claras y si no la metieron fue más por fallas propias, que por aciertos del Campeón salvadoreño. Como un fantasma, la visita tuvo esporádicas apariciones, sobre todo con disparos de fuera del área que nunca llegaron a inquietar a Oswaldo Sánchez, incluso el guardameta tuvo que hacer ejercicios de calentamiento debido a la inactividad. Santos se sintió tan cómodo sobre el terreno que simplemente trotó y aun así le alcanzó para seguir generando peligro. No obstante, el sexto se negó a pesar de los embates laguneros, en los que Herculez Gómez desaprovechó dos veces. El silbante tuvo el detalle de agregar solamente un minuto por respeto al club visitante. En su siguiente partido, Santos visitará al Toronto el día 28 de agosto en el BMO Field. Por su parte el Club Deportivo Águila sostendrá su primer partido de local el 18 de septiembre ante los canadienses.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×