Atlas 0-0 Querétaro... A los Zorros se le durmió el 'Gallo'

En la lucha por no descender, los Rojinegros del Atlas fueron incapaces de hacer valer la ventaja de ser locales, ante los Gallos Blancos de Querétaro.
En medio de una fuerte lluvia, Bueno batalla por la esférica.
 En medio de una fuerte lluvia, Bueno batalla por la esférica.  (Foto: Notimex)
Estadio Jalu -
  • La lluvia perjudicó el trámite del encuentro
  • Los Rojinegros mantienen dos puntos de distancia en la lucha porcentual

En la lucha por no descender, los Rojinegros del Atlas fueron incapaces de hacer valer la ventaja de ser locales, ante los Gallos Blancos de Querétaro, su rival directo en la lucha porcentual, y no cumplieron con su cometido de poner tierra de por medio, en los últimos puestos de la tabla de cocientes. El decepcionante empate a cero goles en la cancha del Estadio Jalisco fue en gran parte, debido a que los Zorros mantuvieron la incapacidad de hacer daño al frente jugando como local, a pesar de generar jugadas al ataque y por momentos, un buen futbol. Aunado a ello, tuvieron enfrente a unos Gallos que no se atrevieron a culminar su obra, y se conformaron con el empate en la casa del rival, a pesar de que pudieron llevarse los tres puntos en un par de ocasiones. El encuentro arrancó para el Atlas, como caballo “pura sangre”, y terminó en sus primeros 45 minutos, como “caballo de tronco”, o al menos así lo interpretó la afición, que se emocionó con su equipo en los primeros 15 minutos prometedores de buen futbol, y terminó en un encuentro soso, donde Atlas perdió el dominio de una pelota que Querétaro tampoco quería tener. En los primeros minutos, Mancilla y Vuoso se convirtieron en una pesadilla para la defensa queretana, generando al menos, un par de situaciones claras frente al guardameta uruguayo de Querétaro. Al 10’, Lucas Ayala y Mancilla generaron una triangulación, el volante naturalizado quedó solo frente al arquero Juan Castillo y mandó su disparo desviado apenas del marco del Gallo. Flavio Santos se sumó a los que tocaron la puerta, sin lograr abrirla: Juan Castillo se convirtió en pieza clave, atajando todo esférico proveniente de las piernas del equipo rojinegro. El encuentro sufrió un apagón en su primera mitad, futbolística y eléctricamente hablando, ya que al 28’, las lámparas que iluminan al Coloso de la Calzada Independencia, se apagaron por algunos minutos. De hecho, el apagón le vino bien al equipo de Sergio Bueno, pues a partir de ese momento el cuadro queretano pudo tener la pelota con sentido, e intención de atacar y generar peligro. Al 31’, Carlos Bueno enfiló al arco, y en el pico del área por la derecha, metió un zapatazo cruzado, apenas desviado del arco de Pinto, generando así la primera opción de peligro de los Gallos Blancos en el encuentro. Sin embargo, y a pesar de otro esfuerzo de Matías Vuoso al 40’, Atlas se fue entre abucheos al descanso del medio tiempo. El Zorro estaba obligado a mostrar un mejor rendimiento en la parte complementaria. Sin embargo, el Dios Tlaloc se interpuso en el camino de los Rojinegros. La lluvia azotó con mayor intensidad en la zona nororiente de la capital jalisciense. El encuentro perdió la poca intensidad que le quedaba en la segunda mitad, y ganó mucho roce y contacto entre los elementos de los dos cuadros. En definitiva, la lluvia afectó considerablemente al trámite y empantanó las posibilidades de ambos equipos de ganar. Tal es así que al 78’ en la búsqueda de una pelota en el área del Atlas, Lucas Ayala y Gonzalo Pineda casi provocan la “cámara húngara” por una jugada gestada a raíz del estado de la cancha, anegado en distintas zonas por la constante lluvia. Al 76’, Querétaro casi convierte el gol de la ventaja. Carlos Bueno tuvo un mano a mano con el guardameta Miguel Pinto, a quien consiguió gambetear, pero el delantero sudamericano se trompicó y perdió la posibilidad de definir ante el arco desguarecido, perdonando así al rival inmediato por no descender. Al 85’, Gregorio Torres cometió un grave error, al dejar a su equipo en desventaja numérica. El “Goyo” estrelló su codo en el rostro de Carlos Bueno, y el árbitro Ricardo Arellano aplicó la ley, mostrándole el cartón rojo. Con este resultado, Atlas mantiene tan solo dos puntos de distancia de Querétaro, a pesar de que, con la victoria, el Rojinegro pudo llegar a cinco unidades de distancia de los Gallos, que son últimos en la tabla de cocientes. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×