'Mellone' recordó sus glorias en el futbol

Integrante del "Campeonísimo", fuerte en todos los sentidos, Crescencio Gutiérrez Aldana abrió las puertas de su hogar, y recordó los buenos momentos que vivió dentro de los terrenos de juego.
 Integrante del "Campeonísimo", fuerte en todos los sentidos, Crescencio Gutiérrez Aldana abrió las puertas de su hogar, y recordó los buenos momentos que vivió dentro de los terrenos de juego.

Rigoberto J. Esquivel | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 2 de Junio del 2008

  • Pidió a Vergara que no se olvide de él

Integrante del "Campeonísimo", fuerte en todos los sentidos, Crescencio Gutiérrez Aldana abrió las puertas de su hogar, y recordó los buenos momentos que vivió dentro de los terrenos de juego.

Quizá, únicamente con su nombre la gente no lo ubique, pues su apodo, el del "Mellone", evoca rápidamente a su glorioso paso con el Guadalajara, con el cual consiguió cinco títulos de liga, un título de goleo y la vitrina para integrar la Selección Mexicana.

De inmediato, la primera pregunta es básica, ¿por qué el apodo de "Mellone"?: "El apodo de ';Mellone'; fue gracias a un amigo que jugaba en el Sutaj, Esteban Reyes, pues él vio jugar al paraguayo Atilio Mellone quien jugó en el Oro, y decía que yo era muy parecido a él, en cuanto a lo físico y forma de juego".

Desde el colegio su amor por el deporte de las patadas aumentó. Defendiendo la camiseta del Anáhuac, Gutiérrez recibió la primera gran oportunidad de pensar en grande, y eso, más adelante les abrió las puertas al equipo de sus amores: el Guadalajara.

"Jugando con el colegio Anáhuac fuimos  de visitantes al oratorio San Luis, y ahí me vio jugar Jesús Guerrero quien era entrenador del Sutaj, y me invitó a ese equipo. Como el Sutaj entrenaba en el club Guadalajara, el compromiso era que si saliera un buen jugador el Sutaj se lo cedería a Chivas, y así es como me integré al Guadalajara cuando tenía 17 años (1950)", recordó.

Los primeros meses en Chivas fueron complicados para él. Del Sutaj pasó a Chivas y obviamente no conocía a ningún jugador rojiblanco. Las oportunidades eran escasas, pero repentinamente y sin pensarlo, el debut en el máximo circuito llegó, y mejor no pudo ser.

"En enero de 1952 me fui a la Selección Jalisco al Distrito Federal y salimos Campeones, e inmediatamente después en febrero me reincorporé al Guadalajara; en mi primer entrenamiento con las reservas jugué el partido, y ya el domingo contra León me llamaron para que me vistiera y debuté el 3 de febrero, me fue muy mal, metí dos goles (risas) y se los hice a Antonio Carbajal".

"Desde que debuté en la Copa México y más tarde en el torneo local, comencé a jugar de centro delantero porque se lastimó el ';Chuco'; Ponce, y me traían de extremo izquierdo o centro delantero#, dijo.

LLEGÓ EL TÍTULO

Tras tres torneos donde se les escapó al Rebaño el campeonato, los motes le llegaron, y pronto, el Guadalajara fue conocido como el "ya merito", pero este apodo fue cambiado años más tarde por el de "Campeonísimo". Al final del torneo 1956-1957 la alegría se desbordó, y en lo personal cerró un año magnifico, pues el "Mellone" se proclamó como el máximo rompe redes con 19 tantos.

"Antes de los títulos éramos los ';ya merito';, a mí me tocó tres. Era una gran impotencia porque en más de 30 partidos de trabajar y jugar bien no llegaban los títulos. Por fin, en 1957 llegó el primer campeonato y en ese torneo fui Campeón de goleo con 19".

Lo que vino para el Rebaño fue de ensueño. Cuatro títulos más llegaron para el equipo y para el fuerte delantero; Gutiérrez reconoce que en ocasiones sentía que todo era muy fácil para Chivas.

"El trabajo fue conseguir el primer campeonato, porque luego se vinieron cuatro al hilo, y la verdad es que lo sentíamos muy fácil porque realmente Chivas era un gran equipo", confesó.

"CAMPEONÍSIMO"

La clave del éxito del llamado "Campeonísimo" fue ser un verdadero equipo, donde no existían figuras ni líderes, todos jalaban parejo e inclusive hasta la fecha.

"La clave del ';Campeonísimo'; es que se hizo un gran equipo, porque éramos mucho tiempo jugando juntos, y entre todos hubo un gran compañerismo. El compañerismo nos ayudó a conseguir el título, porque fue muy fuerte para nosotros el ';ya merito';".

Y aunque en la década de los sesentas los futbolistas no ganaban las millonadas de la actualidad, Crescencio reconoce que guardando las distancias vivían bien. Lo que más le enorgullece al ex futbolista, es que a pesar de los años, la gente los sigue recordando con gran cariño.

"Nosotros éramos muy conocidos y hasta la fecha, lo que nos enorgullece es que mucha gente se sabe la alineación del ';Campeonísimo';, mucho más que aquella que quedó campeón con el ';Tuca'; Ferreti".

INVICTO CONTRA EL AMÉRICA

Los jugadores del América eran pesados. Los insultos alimentaron la rivalidad que hay en la actualidad, pero lo que don Crescencio grita a los cuatro vientos es que nunca sintió lo que es perder ante las Águilas.

"Los del América nos trataban muy despectivamente, nos decían ';jalisquillos? como insulto. Y en esa temporada cuando fuimos Campeones, se pusieron de acuerdo el ';Güero'; Jasso, Nájera y otro más para hacernos túneles; comenzaron a catárnoslos: ';uno';, ';dos';, ';tres';; pero nosotros les metimos siete goles y se los gritamos: ';siete'; y ahí ellos se enojaron como nunca".

"En mis diez años con el Guadalajara nunca nos ganó el América,  cuando me retiré teníamos 18 partidos ganados de ventaja sobre el América, pero ya después entró la mercadotecnia y todo cambió", señaló Gutiérrez.

ANTE ATLAS, UNA VERDADERA RIVALIDAD

Los golpes y el amor a la camiseta los sentía más cuando enfrentaba al Atlas. El Clásico Tapatío es una verdadera rivalidad, mucho más que el Chivas-América, pues ante los rojinegros, el Guadalajara se disputa más que tres puntos.

"Esa sí es una verdadera rivalidad, porque el verdaderamente Clásico es el Guadalajara-Atlas, porque sí hay un odio deportivo", inició.

Dentro del mar de patadas entre Zorros y Chivas, Crescencio recuerda una anécdota que vivió con un defensor rojinegro, al cual lo bajó al estilo Bruce Lee.

"Una anécdota que recuerdo en un Clásico Tapatío, fue contra un defensa de ellos llamado Palmareño Solís; éste me tumbó y me pisó pero seguimos jugando; más adelante en una jugada dividida se la regresé y le puse una patada en el pecho y obviamente lo tumbé, y le dije: ';quiubo, ¿cómo te sientes?';, y me respondió: ';bien, hay que seguirle';, y sí, me siguió dando patadas todo el partido pero era algo normal".

SELECCIÓN

Muy rápido, el delantero rojiblanco fue tomado en cuenta para el Tricolor. A dos años de debutar con la camiseta verde, cumplió uno de sus más grandes sueños: jugar en un Mundial.

"Desde 1956 debuté en la Selección, el técnico era López Herrands, un español. Tuve la fortuna de jugar el Mundial de Suecia 1958, justo contra Suecia en la inauguración y fue algo inolvidable difícil de describir".

Las cosas pintaban de la mejor manera para el "Mellone", pues mientras seguía haciendo goles en Chivas, era considerado en las eliminatorias rumbo a Chile 1962. Todo estaba listo para que acudiera a su segunda justa mundialista, pero el técnico Nacho Trelles no pensó de la misma manera. 

"Un momento complicado fue en el Mundial de Chile (1962). Yo jugué toda la eliminatoria y justo en la última lista me dejaron fuera, llevaron a un jugador que estaba lesionado y hasta tenía yeso, y ni modo, a ¿quién le reclamas?".

GOLAZO AL MEJOR DEL MUNDO

Uno de los momentos más recordados por el "Mellone", fue cuando le anotó un verdadero golazo al que era considerado el mejor portero del mundo; tras esto, el guardameta argentino se lo quería comer vivo.

"En un pentagonal jugamos contra River Plate, y ellos tenían de portero a Amadeo Carrizo que en ese tiempo era el mejor portero del mundo. En el partido agarré una muy buena pelota y de izquierda lo metí al ángulo, y todo el partido me decía: ';fue gol de suerte pibe, fue de suerte';, y yo le decía: ';sí señor, sí señor';, y al último que pitó el árbitro fui a decirle: ';contó, contó (el gol)';, híjole se me dejó venir para golpearme pero en ese momento en Ciudad Universitaria el público me agarró y me subió en hombros y ahí se le terminó el coraje".

FUE ZORRO

Tras pasar por el Morelia y estar cercano del retiro, el Atlas, su eterno rival se lo llevó a sus filas, y cuando enfrentó al Rebaño vivió sentimientos encontrados.  

"Me vine al Atlas porque fueron por mí, ellos me pidieron para un partido amistoso contra un equipo ruso y metí el gol con el que ganamos; al término del partido me dijo Felipe Zetter que si quería jugar con Atlas y le dije: ';estás loco';, pero después vinieron a la casa y negociamos y me arreglé con Atlas cuando terminé mi contrato con Morelia. Cuando enfrenté a Chivas fue duro, pero fueron simplemente 90 minutos, y ya después tan amigos como siempre, lo bueno es que la gente del Guadalajara  me recibió muy bien", confesó.

Y mientras presume los botines con los quedó Campeón de goleo, los mismos que mandó a ponerle una capa de cobre, el "Mellone" sólo pide a Jorge Vergara que cumpla su palabra de ayudar a los "Campeonísimos", pues en su caso, el empresario nunca lo ha hecho.

Ficha técnica:

Crescencio Gutiérrez Aldana Fecha de nacimiento: 26 de Octubre de 1933Debut en Primera División: con Chivas, 3 de febrero de 1952Cinco veces Campeón con Chivas (56-57, 58-59, 59-60, 60-61 y 61-62)Equipos: Chivas, Morelia y Atlas Mundialista en Suecia 1958Más de 200 goles en Primera División

[mt][foto: R. Esquivel/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×