Alimentación: Hombres vs. Mujeres

La nutrición en la vida de la mujer
La nutrición en la vida de la mujer
 La nutrición en la vida de la mujer  (Foto: )

MEDIOTIEMPO | Nutrición Grupo Bimbo19 de Febrero de 2008

La nutrición en la vida de la mujer  Las necesidades nutricionales de la mujer varían con la edad y las distintas etapas de su vida. Así, por ejemplo, el rápido crecimiento durante la adolescencia, las necesidades del embarazo y la lactancia pueden aumentar el riesgo de sufrir deficiencias de ciertos nutrimentos y traer ciertas complicaciones, por ejemplo:

Acido fólico - Durante el embarazo existe el riesgo de malformaciones fetales en el cerebro y en la médula espinal llamados defectos del tubo neural.- Hierro- Las mujeres en la etapa fértil tienen mayor riesgo de padecer anemia o deficiencia de hierro. Se debe poner aun más atención durante el embarazo porque estos padecimientos aumentan el riesgo de nacimientos prematuros o niños con bajo peso al nacer.- Calcio - Durante la menopausia, hay un descenso en la producción de estrógenos que provoca que los huesos se descalcifiquen, lo que puede ocasionar osteoporosis.

Para evitar estas complicaciones, es recomendable consumir alimentos como Pan Bimbo Blanco, lácteos (quesos, leche), verduras de color de verde intenso (espinacas, acelgas) y leguminosas (frijoles, lentejas). Recuerda combinar las verduras y leguminosas con alimentos ricos en vitamina C (cítricos).

La nutrición en la vida del hombre

El mayor desarrollo de los huesos y músculos condiciona que el hombre tenga necesidades diferentes a las de la mujer. Los problemas más comunes de salud de los hombres son: enfermedades cardiovasculares, problemas de próstata y presión arterial elevada.

Para reducir el riesgo de estos trastornos, es recomendable:- Mantener un peso saludable.- Sustituir las grasas animales por grasas vegetales (aceite de canola, de oliva, nueces).- Consumir alimentos integrales y con fitoesteroles como el Pan Bimbo Avena.- Disminuir el consumo de sal y productos que la contengan (embutidos, enlatados, pescados salados). - Aumentar el consumo de frutas y verduras.

Adoptar un estilo de vida saludable que favorezca una alimentación correcta y la realización de actividad física constante es importante para disminuir el riesgo de enfermedades, tanto en hombres como en mujeres.

BIBLIOGRAFIA:1. Esther Casanueva. Martha Kaufer-Horwitz. Nutriología Médica. Fundación Mexicana para la Salud. 2ª edición. México, D. F. 20012. The Nutrition Society. Symposium on nutritional issues for women. Proceedings of the Nutrition Society 56 (1B), 291-391. 19973. The Lancet. Women';s health. The Lancet 349 (supp. 1), 1-26. 19974. Ana Berta Pérez de Gallo. Leticia Marván Laborde. Dietas normales y terapéuticas. La Prensa Médica Mexicana, S.A. C.V. 3ª edición. México, D.F. 1996

No te pierdas