El Big Bang del Clásico Nacional

Una declaración fue suficiente para comenzar el Clásico. América y Chivas comenzaron a odiarse hace más de 40 años, justo cuando al técnico de las Águilas, Fernando Marcos, se le ocurrió decir:...
 Una declaración fue suficiente para comenzar el Clásico. América y Chivas comenzaron a odiarse hace más de 40 años, justo cuando al técnico de las Águilas, Fernando Marcos, se le ocurrió decir: "América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • "América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina": Fernando Marcos
  • El Clásico se encendió en la Temporada 1959-1960

Una declaración fue suficiente para comenzar un Clásico que hace historia. América y Chivas comenzaron a odiarse hace más de 40 años, justo cuando al estratega de las Águilas, Fernando Marcos, se le ocurrió decir: "América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina". Sus palabras cimbraron a la institución tapatía, la rivalidad se dio como una chispa; después las batallas en la cancha y las trifulcas añejaron el Clásico Nacional. El primer partido entre América y Guadalajara se realizó en el Estadio Rosendo Martínez Sandoval, un 16 de enero de 1944, Chivas venció al América 3-1. Para la segunda vuelta el juego se dio en el Parque Asturias los americanistas vencieron a los tapatíos 7-2. El partido terminó en campal. Aunque hay quien cuenta que el verdadero Big Bang del Clásico fue en 1942-1943, en el torneo Copa México, una tarde de agosto; donde Chivas ganó 1-0. Diecisiete años más tarde, cuando Chivas brillaba con luz propia y era conocido como el "Campeonísimo", pues era una máquina que obtenía título tras título, América lo visitó en Guadalajara. Las Águilas, en ese entonces llamados "Millonarios" habían salido de una pésima temporada, Fernando Marcos había llegado al equipo para renacerlo y lo logró, pues pronto se convirtió como favorito para el título. El América jugó tres partidos consecutivos en Guadalajara, su primer rival fue el Oro, y lo derrotó 2-0, después el Atlas y volvió a vencer, otra vez, 2-0; el último equipos fueron las Chivas, los tapatíos perdieron por el mismo marcador.

"América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia; así es que ya lo saben mis amigos, cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero, cortesía del América"

Los "Millonarios" se acostumbraron a ganar en Guadalajara y el estratega de los americanistas encendió la rivalidad tras declarar: "América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia; así es que ya lo saben mis amigos, cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero, cortesía del América". Con dicha declaración el equipo americanista comenzó una rivalidad con la afición tapatía, no sólo los seguidores de Chivas lo odiaban, también lo hicieron todos aquellos que vivían en la Ciudad. La estirpe de los de América fue siempre también una situación incómoda para los tapatíos; el que fueran un equipo que se reforzaba con extranjeros y que trataba de ser el mejor basando en lo económico, siempre molestó a un equipo humilde que era sólo defendido por mexicanos. La trifulca que se dio en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, en 1962 es otro de los precedentes que hicieron de este partido un Clásico. Guillermo el 'Tigre' Sepúlveda, después de ser expulsado, se quitó la playera de las Chivas y se la enseñó a la banca de los americanistas diciéndole a los jugadores "cremas" con esta tienen para sentir miedo; entonces la bronca comenzó. La única Final que han disputado América y Chivas se dio en la temporada 83-84, el 10 de junio del 1984, las Águilas lograron alzar el trofeo y acrecentar con ello la rivalidad. Aunque en las temporadas 63-64, 61-62 y 59-60 Chivas logró ser el Campeón de la temporada, dejando en el segundo sitio al América. La historia de una pasión fue creciendo con los años, las batallas futbolísticas en la cancha y las campales en el terreno de juego y la tribuna. Ya en la actualidad, Jorge Vergara ha sido el hombre que enciende la mecha de la rivalidad con sus distintos desplegados que tienen leyendas que pasarán a la historia como: "En su nido sólo nuestros huevos", o "Cada vez que nos ven se les pone la piel de gallina". América es más respetuoso de la situación, pero la intensidad del Clásico difícilmente se apagará con los años.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×