Aguirre no olvida... El Salvador tendrá guerra en el Azteca

Javier Aguirre está listo para llevar a México al Mundial. El estratega mexicano ha pulido sus armas para comandar al grupo que se inmiscuirá en otra "guerra sin muertos", pues no olvida lo que...
Javier Aguirre está listo para llevar a México al Mundial. El estratega mexicano ha pulido sus armas para comandar al grupo que se inmiscuirá en otra "guerra sin muertos", pues no olvida lo que les hicieron pasar al Tri y su gente en El Salvador.
 Javier Aguirre está listo para llevar a México al Mundial. El estratega mexicano ha pulido sus armas para comandar al grupo que se inmiscuirá en otra "guerra sin muertos", pues no olvida lo que les hicieron pasar al Tri y su gente en El Salvador.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Favor de actualizar flashplayer

(video: Alejandro Esquivel)

El estratega recuerda puntualmente el ambiente hostil que México vivió en El Salvador

  • "Los héroes anónimos están en la calle, nosotros sólo hacemos nuestro trabajo"
  • Javier Aguirre está listo para llevar a México al Mundial de Sudáfrica 2010. El estratega mexicano ha pulido sus armas para comandar al grupo que se inmiscuirá en otra "guerra sin muertos", pero guerra al fin, porque no está dispuesto a darle vida a El Salvador a costa de poner en riesgo el boleto de México a la justa mundialista.

    El "Vasco" rememora cada momento desde que llegó al Tri para llevar al equipo nacional al Mundial. El camino fue duro, recuerda apoyado por el video que vio hoy por la mañana, que comenzó justo en El Salvador con un ambiente hostil, donde los salvadoreños en las calles se volvieron un rival más para los aztecas.

    Aún le queda en la memoria que no pudo escuchar el himno nacional mexicano, porque la tribuna completa lo abucheó, rememora la fiesta que la afición salvadoreña organizó a las afueras del hotel y el maltrato físico que miembros de la delegación tuvieron que soportar en las tribunas del inmueble.

    "Guerra tendrán, tres puntos nos separan del Mundial y no los vamos a dejar escapar, así que pido que el Azteca este a reventar y a muerte con su equipo los 90 minutos, me encantaría que la gente respete el himno salvadoreño, pero esto es una guerra sin muertos", declaró el timonel.

    Su rostro duro, ajeno a esa eterna sonrisa que siempre lo acompaña se debe claramente a que su memoria recuerda con recelo el sufrimiento que vivió en el regreso con el Tri, cayó en la cancha de El Salvador, no había tenido el tiempo suficiente de preparar a su equipo, pero hoy está listo, no dará tregua y espera que la afición mexicana tampoco la dé.

    "No tenemos ánimo de revancha, no tenemos esa sensación de venganza pero sí tenemos memoria, y en estos momentos vivimos recuerdos de lo que nos pasó allá, allá llegamos y nos maltrataron con tapabocas, del aeropuerto al hotel fuimos maltratados, en el hotel todo el día con gente afuera insultándonos, no pudimos salir del hotel 48 horas insultándonos, nadie se pudo acercar a la puerta, aquí están en Querétaro hace cinco días y hasta autógrafos les pedimos.

    "Se tiene que sentir (la localía), no pueden venir a visitarnos y alardear que son 11 guerreros, en mi casa no, porque en mi casa yo soy más guerrero que cualquiera".

    Aguirre es claro, desea que el Azteca vibre, que tenga vida propia, que se convierta en un verdadero monstruo que intimide al rival, que los haga quererse ir en cuanto pisen el césped sagrado del Coloso de Santa Úrsula, pues aunque asegura no tiene sed de venganza, tampoco desea que a su rival se le de un trato diplomático y lleno de cortesías.

    "El estadio estará 90 minutos haciéndoles sentir que son visitantes; nuestro himno no lo respetaron, la gente de la Federación Mexicana que caminó hacia el palco la golpearon, mis jugadores que no fueron al banco fueron golpeados y empujados, eso no se olvida".

    Con futbol el equipo tendrá que rendir a su rival y hacerle pedir clemencia, mientras en la tribuna el aficionado alardea sobre la fuerza de su equipo, porque en la cancha desea que haya una auténtica guerra sin tregua, donde el árbitro haga su papel sin que al final de las cuentas los salvadoreños reclamen que la marcación del silbante marcó diferencia.

    "No pueden venir a decir que al árbitro no le pese el ambiente, y el de allá, porqué no dijimos nada, gol anulado, penal que a Guardado no se le pitó, penal en el 85', el portero de ellos se quedó tirado cuatro minutos, está en el video, lo vi en la mañana y por eso vengo como vengo; me parece lamentable y vergonzoso, pero nadie dijo nada, pero está bien, mañana nos vemos.

    "El árbitro le dijo a Blanco no van a ir al Mundial, no es soberbia ni somos gigantes de nada, pero no se vale que allá se valga todo y aquí no, no me gusta eso, somos un pueblo respetuoso, un país futbolero y en mi casa vamos a guerrear".

    Aguirre ha preparado a su equipo para sacar la casta, para no dejar nada en el vestidor y entregar el alma en lo que suena como el partido de sus vidas, los ha hecho conscientes de que el boleto al Mundial aún no es una realidad, por ello no pueden salir sobrados y sentirse victoriosos sin haber jugado, sin haber sudado una sola gota.

    "Toda la semana desde que llegué, puse énfasis en eso, nadie está en el Mundial, por lo menos nadie apoyando a México porque México no tiene nada, nos faltan tres puntos para ir y esos no los tenemos, hay que pelear por ellos.

    "México saldrá porque necesita ganar el partido en su campo, históricamente el Estadio Azteca ha sido un estadio favorable para los mexicanos, desfavorable para los rivales, y mañana el Azteca será una olla de presión, vamos a empujar a muerte".

    Sin tener un equipo definido, la alineación es lo que menos le interesa en estos momentos pues primero quiere que su equipo entienda que tiene que salir por todo a la cancha, Aguirre dejó claro que Cuauhtémoc se encuentra en buena forma, lo que podría permitirle al delantero del Chicago Fire salir entre los 11 guerreros que mataron por tres puntos y finiquitaran el trámite para ir al Mundial, el objetivo para el que fue contratado.

    Con la fuerza de la victoria y seguro de sí mismo, Aguirre espera poder celebrar mañana y dejar así calificado al equipo Tricolor, levantar los brazos y sentirse satisfecho por el trabajo, pero jamás tratado como un héroe, aunque así lo sea para la afición.

    "El héroe es la afición que aguantó vara, que aguantó de todo, a un equipo que no le trasmitía, los héroes anónimos están en la calle, nosotros sólo hacemos nuestro trabajo", sentenció el timonel del Tri.

    Newsletter MT
    Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
    No te pierdas
    ×