El 'Tano', un trotamundos del futbol

Era el Verano de 2000, un 6 de febrero al mediodía cuando Antonio de Nigris entró de cambio al minuto 74, por órdenes de Benito Floro, en lugar de Jesús Gómez, fue el día de su debut con Monterrey.
 Era el Verano de 2000, un 6 de febrero al mediodía cuando Antonio de Nigris entró de cambio al minuto 74, por órdenes de Benito Floro, en lugar de Jesús Gómez, fue el día de su debut con Monterrey.  (Foto: Notimex)
  • Favor de actualizar flashplayer

(Video: Juan Manuel Terán)

De Nigris quería escribir un libro sobre su historia en el futbol

Era el Verano de 2000, un 6 de febrero al mediodía cuando Antonio de Nigris entró de cambio al minuto 74, por órdenes de Benito Floro, en lugar de Jesús Gómez, fue el día de su debut con Monterrey, el que comenzó a marcar la pauta de una carrera por el mundo. En 65 partidos marcó 37 goles, aquel joven espigado logró ser una estrella con los Rayados en muy poco tiempo; su carrera iba en ascenso y así se fichó con uno de los equipos más importantes del futbol mexicano: el América, en el Clausura 2003. Sin embargo su paso con las Águilas fue efímero, pues sólo jugó tres partidos y no logró demostrar lo que con Rayados había hecho. Pero su futuro iba más allá de México y el ‘Tano’ fichó con el Villareal de España en el 2003, un año más tarde, cuando su paso no era tan firme como lo había deseado, se fue al Polideportivo Ejido de la Segunda División Española; su productividad en el futbol español fue muy baja, tan sólo anotó cuatro goles en 46 juegos. Estaba ligado al futbol y sólo tenía que encontrarse en el momento perfecto, en el equipo ideal para volver a estallar como romperedes. Así dejó España para llegar a Colombia donde jugó para el Once Caldas, con ellos disputó la Copa Intercontinental del 2004 donde anotó un gol en la tanda de penales; pero no logró que su equipo ganara la copa. Los caminos lo regresaron a México con el Puebla en el Clausura 2005, con los Camoteros jugó 583 minutos pero solo anotó un gol, su poco aporte y la situación del cuadro hicieron que los poblanos descendieran. En el Apertura 2005 su estadía fue con los Pumas de la UNAM debido a que Hugo Sánchez lo llamó para jugar bajo su mando, con los felinos jugó 761 minutos y anotó sólo dos goles; pero logró llegar con el club a la Final de la Copa Sudamericana 2005. Cuando terminó el torneo, la vida le planteó otra prueba, entonces se enlistó con el Santos de Brasil, pero sólo jugó dos partidos porque su futuro estaba en Turquía, en un país con costumbres totalmente diferentes que le exigió cambiar su vida normal con su familia debido a las costumbres con las que se manejan. En el 2006 fichó con el Gaziantepspor de la Superliga Turca, anotó 15 goles en 39 partidos; después pasó al Ankaraspor en 2008, también en Turquía, disputó 25 partidos y anotó 7 goles. En el 2009 fue cedido en préstamo al Ankaragücü, en 14 juegos anotó dos goles; el 27 de agosto de 2009 fue vendido al AE Larisa de Grecia, su último club. Con la Selección Mexicana jugó la Copa América 2001, así como partidos clasificatorios rumbo a Corea-Japón 2002. Su primer gol con el Tri fue el 7 de marzo de 2001 frente a Brasil, y su último partido fue el 26 de marzo de 2008 ante Ghana, donde México ganó 2-1. Siempre acompañado por su inseparable esposa, Sonia, y su pequeña hija Miranda, de cinco años de edad, Antonio de Nigris se volvió un trotamundos del futbol, militó en 12 equipos en nueve años; por ello tenía un profundo deseo de escribir un libro en donde relatara todos los momentos felices y de tristeza que lo acompañaron en las canchas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×