El último suele reír mejor en torneo cortos

El camino entre el superlíder y el octavo que entra a la Liguilla suele ser un abismo, entre Diablos y los Gladiadores la diferencia es muy clara, 14 puntos los separaron en la Tabla General.
El camino entre el superlíder y el octavo que entra a la Liguilla suele ser un abismo, entre Diablos y los Gladiadores la diferencia es muy clara, 14 puntos los separaron en la Tabla General.
 El camino entre el superlíder y el octavo que entra a la Liguilla suele ser un abismo, entre Diablos y los Gladiadores la diferencia es muy clara, 14 puntos los separaron en la Tabla General.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • En 26 torneos cortos, 12 veces el octavo ha echado al líder
  • En dos ocasiones el octavo ha logrado ser Campeón en torneos cortos

El camino entre el Superlíder y el octavo que entra a la Liguilla suele ser un abismo, entre Diablos y los Gladiadores la diferencia es muy clara, 14 puntos los separaron en la Tabla General. Toluca ganó 11 partidos, San Luis tan sólo cinco, el Diablo metió 32 goles y recibió 19, los potosinos metieron 21 y permitieron 24. La balanza estaba totalmente desequilibrada en el encuentro, pero San Luis le dio la sorpresa a los dirigidos por José Manuel De la Torre y los venció, en el primer partido de Cuartos de Final, 1-0. La idea de echar al Superlíder comenzó a deambular en el torneo mexicano. El David contra Goliat volvió a cobrar fuerza. En la historia de torneos cortos los que entran como el “patito feo” de la competencia suelen convertirse en aves de rapiña que terminan con el mejor de la justa regular. De las 26 ediciones de Liguilla que se han realizado en los torneos cortos, en 12 de ellas el octavo ha logrado sacar al líder en la pelea por la corona. Santos es el experto al haberlo hecho en dos ocasiones, la primera en el Apertura 2002 cuando le robó el sueño al América al lograr un marcador global de 3-5, y la segunda en el Apertura 2008 cuando eliminó a San Luis. Toluca no está exento de haber sido echado de la competencia cuando estaba en los cuernos de la luna, pues en el Verano 2002 Necaxa con un marcador de 0-3 fue el villano. “El hecho de ser los líderes no nos da ninguna ventaja, tenemos que ganar para estar en la siguiente fase, no podemos confiarnos ya que muchas veces el equipo que califica en último da la sorpresa y hasta puede ser campeón, ya pasó en otras ocasiones, así que nada te asegura el triunfo, sólo el trabajo en la cancha”, declaró José Manuel De la Torre, técnico de los mexiquenses quien contempla todos los panoramas en los que su equipo podría estar inmerso. El ser líder en la competencia ofrece muchas ventajas, si se llega a la Final la fiesta es en su casa, en la serie de Cuartos de Final y Semifinal el empate global le da el pase sin problemas; pero jamás le ofrece inmunidad ante el rival que parece tener menos argumentos de luchar; las estadísticas son claras en ese sentido, el 46 por ciento de las veces el octavo echa al líder y en dos de ellas ha logrado llegar a la Final y coronarse. La proeza corrió a cargo de Pumas en el Apertura 2004, entró como octavo, echó al líder Veracruz, y al final del camino se coronó como Bicampeón. En el Apertura 2006 Chivas también se puso la corona cuando fue el último equipo en entrar a la Liguilla, en los Cuartos de Final eliminó a Cruz Azul. San Luis, el octavo en la lista, aunque su lugar real en la Tabla General fue el 11, podría echar al Toluca, las estadísticas de eliminar al superlíder lo arropan.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×