Barra del América pidió el título a sus jugadores

El Ritual del Kaos, barra del América, decidió que era momento de apoyar al equipo e impulsarlos para seguir adelante en la búsqueda de una Copa en el Torneo Bicentenario 2010, después de haber...
El Ritual del Kaos, barra del América, decidió que era momento de apoyar al equipo e impulsarlos para seguir adelante en la búsqueda de una Copa en el Torneo Bicentenario 2010, después de haber fracasado en el Interliga.
 El Ritual del Kaos, barra del América, decidió que era momento de apoyar al equipo e impulsarlos para seguir adelante en la búsqueda de una Copa en el Torneo Bicentenario 2010, después de haber fracasado en el Interliga.  (Foto: Diana Pérez)
Ciudad de México -
  • Algunos jugadores regalaron sus camisetas

El Ritual del Kaos, barra del América, decidió que era momento de apoyar al equipo e impulsarlos para seguir adelante en la búsqueda de una Copa en el Torneo Bicentenario 2010, después de haber fracasado en el Interliga y perdido con ello el derecho a jugar la Copa Santander Libertadores. Entonces, se presentó en las instalaciones de Coapa para cantar un rato mientras el entrenamiento llegaba a su fin. Con sus cánticos característicos trataron de darle ánimo a sus ídolos, pero también aprovecharon para ponerles un "hasta aquí" por la falta de logros importantes. “Ohh lele, ohh lala si no ganan la Copa, que chido se va a armar” comenzaron a entonar con fuerza para dejarle claro al equipo que es momento de campeonar y darle un trofeo a la institución, pero sobre todo a la afición, la gloria que por tanto tiempo han esperado. Las Águilas que lograron su último título en el Clausura 2005, escucharon todos los cuestionamientos a lo lejos; pero Enrique Esqueda y Juan Carlos Silva decidieron acercarse y regalarle sus playeras de entrenamiento. Jesús Ramírez admiró el gesto de los jóvenes y le solicitó a todo el equipo que se levanta y caminara a la tribuna para ver a su afición de cerca y agradecerles, con un aplauso, el apoyo brindado. Pável Pardo fue el primero en llegar, se quitó la playera y se la obsequió a los aficionados, entonces lo siguieron José Joaquín Martínez, Óscar Rojas y Aquivaldo Mosquera. El resto sólo le agradeció a la hinchada con un aplauso el apoyo brindado. Los aficionados aún así se sintieron satisfechos, aunque antes de partir quisieron emitir un mensaje más para un hombre que saben tiene que terminar de pesar en los momentos importantes de la escuadra americanista. “Pongan huevos, Cabañas pongan huevos”, le gritaron a Salvador mientras el paraguayo caminaba rumbo al vestidor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×