El Tri se quedó con la Copa Chivas

La Selección Mexicana Sub-17 derrotó 2-1 a su similar de Japón y obtuvo la Copa Chivas.
 La Selección Mexicana Sub-17 derrotó 2-1 a su similar de Japón y obtuvo la Copa Chivas.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • La Selección Mexicana Sub 17 venció 2-1 a su similar de Japón

La Copa Chivas 2010 tiene nuevo campeón: la Selección Mexicana Sub-17. Esta tarde en la cancha del Estadio Jalisco, el combinado nacional derrotó 2-1 a su similar de Japón, quien no supo aprovechar la ventaja que tuvo. Los tantos del Tricolor fueron de Víctor Mañón y de Bryan Leyva. Los mexicanos lograron tener mucho más tiempo el balón, gracias a esto hizo alarde de su gran movilidad y poderío ofensivo al generar innumerables acciones frente a la cabaña de Ken Tajiri, pero una y otra vez, con cada arribo que el Tricolor generó en el área oriental, la constante fue la misma ya que ni Taufic Guarch ni Víctor Mañon pudieron hacerse presentes en el marcador. Sería la Selección de Japón la que cosecharía primero el fruto de su colectividad y disciplina de juego, ya que a los 30 minutos, luego de un servicio generado desde el costado derecho, la pelota llegó al área chica mexicana, justo donde la zaga nacional no pudo darle salida a la esférica ni mucho menos detener el arribo de Yuya Kubo, quien con la pelota controlada simplemente definió ante la salida del arquero Israel Cano para inaugurar el marcador. La reacción de México llegó de inmediato, ya que con una mayor concentración al momento de hilar las jugadas hacia el frente, la Selección Mexicana encontró el empate tras una jugada de táctica fija luego de un cobro de tiro libre en el costado izquierdo del campo, el cual Erick Vera mandó con potencia al área chica, pero aunque portero Tajiri rechazó, a escasos metros de la jugada Victor Mañón se encontró la pelota y con tranquilidad generó el empate a uno, justo a unos segundos de culminar la primera parte. Para el complemento, Japón mantendría su disciplina táctica y su característico orden al plantarse en el campo de forma equilibrada, no así la Selección Mexicana que al reanudar el partido, de inmediato se manifestó en terreno enemigo con una mayor elaboración de jugadas y una constante presencia en el área de los japoneses. Ese mayor control del partido generaría que el conjunto mexicano encontrara en un nuevo tiro de castigo la oportunidad idónea para tomar ventaja en el marcador, ya que de idéntica manufactura, sólo que en el costado opuesto del campo, Bryan Leyva disparó con fuerza y directo al marco, pero la pelota botó antes en el área, lo que generó la distracción del portero japonés y por ello la anotación del cuadro mexicano que lo colocaba con ventaja. Durante gran parte del segundo tiempo, Japón tomó el control de la pelota y realizó una mayor ocupación en terreno enemigo, lo que puso en peligro y en repetidas ocasiones la puerta mexicana, como a los siete minutos del complemento cuando tras un desborde por derecha, Kyota Tanabe disparó con potencia hacia el marco, pero su envío se estrelló en el travesaño y por ende se perdió la oportunidad. Gracias a los contragolpes mexicanos, perfectamente aplicados ante los espacios que Japón generó en su afán por buscar el empate, la Selección Mexicana tendría al menos un par de oportunidades de ampliar la ventaja, sin embargo, la correcta aplicación defensiva de los orientales, impidieron que el marcador presentara variaciones. Sobre la hora, ya con el evidente desgaste físico mostrado en cada una de las disputas por la pelota, Japón intentó por todos los medios conectar una ocasión de gol en el área que les diera la oportunidad de definir la copa en los tiros de penal, pero el tiempo apremió y con el silbatazo del árbitro chileno Marcelo Alejandro Miranda, México se proclamó Campeón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×