Estadio Omnilife, una realidad que tardó cinco años

Era el último día de octubre de 2002. El equipo más popular del país cambiaba de propietario, quien prometió esa misma noche que construiría un estadio nuevo para reflejar la grandeza de las...
Era el último día de octubre de 2002. El equipo más popular del país cambiaba de propietario, quien prometió esa misma noche que construiría un estadio nuevo para reflejar la grandeza de las Chivas del Guadalajara.
 Era el último día de octubre de 2002. El equipo más popular del país cambiaba de propietario, quien prometió esa misma noche que construiría un estadio nuevo para reflejar la grandeza de las Chivas del Guadalajara.  (Foto: Notimex)
Zapopan, Jalisco -
  • Al menos en tres ocasiones se pospuso la inauguración del Estadio Omnilife
  • La primera fecha propuesta para inaugurarlo fue en 2006

Era el último día de octubre de 2002. El equipo más popular del país cambiaba de propietario, quien prometió esa misma noche que construiría un estadio nuevo para reflejar la grandeza de las Chivas del Guadalajara. A minutos de que comenzara noviembre de 2002, Jorge Vergara se comprometió frente a los medios de comunicación. “El (nuevo) estadio, si todo sale bien, lo inauguramos para el aniversario de los 100 años del Club (en 2006). Va a ser en un cuadrangular entre Real Madrid, Manchester, Boca Juniors y Chivas”, esa fue la primera vez que se hablaba del estadio del Rebaño Sagrado. La intención del empresario era darle velocidad al tema, pero había que conseguir los permisos, hacer los planos, presentar la maqueta y un sin fin de cuestiones que se llevarían meses. Con el correr del tiempo llegó el año 2004. En febrero se dieron los primeros movimientos en los terrenos del complejo cultural y deportivo que se llamó JVC. El 7 de febrero, con la presencia de la señora Marta Sahagún de Fox, se plantó el primer árbol y desde ese momento se puede decir que oficialmente se comenzó la construcción del estadio que se inaugurara a finales de mes. Desde que la Primera Dama visitó las instalaciones hasta que empezó la construcción en forma, pasó mucho tiempo, y en ese periodo lo único que creció fue únicamente el pasto. En un principio se acordó que el inmueble estaría para el centenario del equipo, que se festejaría en el mes de agosto de 2006, pero el propio Vergara terminó por reconocer que el tiempo se les estaba escapando. “No sabemos si es a mediados del 2006 o a finales, pero yo creo que será en diciembre, lo que sí es seguro es que lo terminamos en ese año, hoy con la tecnología constructiva que hay no tendremos ningún problema”. Por algunos problemas técnicos y legales en marzo de 2005 no avanzaba el proyecto, pero Vergara era eufemista. “Seguimos sobre el 2006, el objetivo es terminar en ese año y como lo señalamos en una ocasión, si el estadio de Culiacán se construyó en 72 días, acá estamos muy a tiempo. Será una carrera contra el tiempo, pero sí lo vamos a lograr para el 2006, vamos a trabajar las 24 horas y se va a lograr sin ningún problema, vamos muy bien, quizá un poquito atrasados por las lluvias, pero bien”. El Centenario pasó y el inmueble no se pudo culminar en la fecha pactada, pero la ilusión no murió para el dueño del equipo. En el 2007 comenzó la construcción en serio. En octubre pusieron los cimientos y el Templo Mayor, como se le conocía en aquellos meses iba en ascenso. La maqueta poco a poco tomaba forma. La promesa estaba retrasada, pero se iba cumpliendo. En el año 2008 seguía la construcción, pero el ritmo era de regular a semi lento. Parecía que no avanzaba, la esposa del señor Vergara, Angélica Fuentes, decía que para la magna inauguración estaría el grupo de rock U2. “Primeramente daremos el arranque de la apertura del estadio, eso es definitivo, pero tenemos planeado inaugurarlo con eventos durante todo un mes. Estamos pensando hacer un cuadrangular con equipo de la talla de Manchester, Real Madrid y Chelsea. Estamos ya en pláticas con los equipos, pero esto sería a mediados del año que entra, ya que tendrían ese espacio y sería de un mes más o menos el tiempo de los festejos”, señalaba hace caso dos años la compañera del dueño del Rebaño. El 2009 fue un año de trabajos a triple turno, de ultimar detalles de construcción y culminar con las comodidades de última generación para este inmueble. Hoy el estadio se palpa, se vive, ya huele a fiesta en Guadalajara. El futbol será el invitado de lujo para la inauguración. En las últimas horas pusieron las porterías, las pantallas están listas, la cuenta regresiva está en números rojos y la promesa se cumplió de parte del empresario tapatío. Un poco tarde, pero ahí está casa del Rebaño Sagrado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
ç
×