Mario García: Un mexicano que ganó la batalla por la vida

Es el único futbolista mexicano en haber sido Campeón del futbol de Colombia, nunca debutó en la Primera División de México, jugó en Argentina y en Italia y hace unos pocos meses se debatió entre...
 Es el único futbolista mexicano en haber sido Campeón del futbol de Colombia, nunca debutó en la Primera División de México, jugó en Argentina y en Italia y hace unos pocos meses se debatió entre la vida y la muerte por un cáncer.
Bogota, Colombia -
  • Logró salir adelante de un cáncer de testículo
  • Sueña con vestir la playera de la Selección Nacional

Es el único futbolista mexicano en haber sido Campeón del futbol de Colombia, nunca debutó en la Primera División de México, jugó en Argentina y en Italia y hace unos pocos meses se debatió entre la vida y la muerte por un cáncer. Él es Mario García Caboara, defensa central del Boyacá Chicó de Colombia, un embajador azteca orgulloso de sus raíces mexicanas, y quien a pesar de tener 30 años cumplidos, no deja atrás el sueño de algún día vestir la camiseta de la Selección Nacional. Oriundo de la Ciudad de México, pero radicado desde muy joven en Guadalajara, Mario García militó en las Fuerzas Básicas de Tecos, con el Tecomán de la Segunda División, pero sin nunca conseguir el ansiado debut. Las ganas de poder trascender en el futbol lo llevaron primero al Central Córdoba de Argentina donde militó por un año, y posteriormente, aprovechando que posee el pasaporte italiano, recibió una oferta del AS Varese la Serie C y finalmente llegó al futbol cafetalero. “Estando en Italia mi representante me comentó de una posible oferta de la Primera División de Colombia, en el equipo me vieron y no dejé pasar la oportunidad”; comentó el defensa mexicano. El llegar a un país con una cultura tan parecida a la mexicana, le ayudó mucho a Mario a poder adaptarse, ya que considera que “la gente colombiana son personas muy amables y alegres y tienen prácticamente los mismos gustos que nosotros, lo cual ha facilitado mucho mi estancia por acá”. Al poco tiempo de haber llegado con el conjunto boyacense, el defensa mexicano se adueñó de la titularidad y se convirtió en pieza clave del equipo que consiguió el título del Torneo Apertura 2008 y que disputó la edición 2009 de la Copa Santander Libertadores. “Es muy importante que uno como futbolista pueda conseguir lo que quiere , el poder afianzarse en un equipo, jugar torneos internacionales, y si bien no tuve la oportunidad en México de lograr cosas importantes, aquí en Colombia lo he conseguido y es una gran satisfacción por el gran esfuerzo y sacrificio que he hecho estando fuera de mi país”, dijo el nacido el 14 de septiembre de 1980. Y así como el futbol da satisfacciones, también puede traer momentos de mucha incertidumbre. A mediados de 2010, después de dar positivo en un examen antidoping por una sustancia llamad Gonadotropina, los médicos del club descubren que esa sustancia estaba siendo producida por un marcador tumoral. A Mario le fue detectado cáncer en los testículos, lo cual “fue un tema muy delicado. Me hicieron la cirugía para atacar el tumor y después el proceso de quimioterapia”, narra el mexicano que describe el momento como “algo muy pesado, bastante duro” y donde gracias a la fortaleza  y al apoyo de sus seres queridos fue que logró reponerse y que hoy está de vuelta haciendo lo que más le gusta. “Salió todo bien y estoy muy contento de que eso quedó atrás y que ahora tengo la posibilidad de seguir jugando futbol”, mencionó el defensa del equipo ajedrezado. Ahora, tras haber superado la prueba más complicada de su vida, Mario tiene nuevos objetivos en la vida, regresar a los primeros planos con su club y por qué no, jugar con la Selección Mexicana. “Primero es estar al 100 por ciento, el tratar de jugar la mayor cantidad de partidos, lograr cosas importantes, pelear por el título y  después por qué no, buscar la posibilidad de jugar con la Selección Mexicana, que es el anhelo de todo futbolista, uno quiere llegar a lo más alto y conseguir buenos resultados”, finalizó el dorsal 25 del Boyacá Chicó. Tras 136 partidos y 10 goles anotados con el equipo boyacense, García Caboara, quien se define a sí mismo como un “defensa trabajador y luchador en todo momento”, buscará seguir escribiendo su historia en el futbol, una historia de vida.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×