Liguillas grupales, experimento fallido

Con la intención de aumentar los ingresos económicos de las televisoras –más que de los equipos- Decio de María, Secretario General de la FMF, anunció que a partir de la próxima campaña habrá...
Con la intención de aumentar los ingresos económicos de las televisoras –más que de los equipos- Decio de María, Secretario General de la FMF, anunció que a partir de la próxima campaña habrá cambios estructurales en el formato de competencia.
 Con la intención de aumentar los ingresos económicos de las televisoras –más que de los equipos- Decio de María, Secretario General de la FMF, anunció que a partir de la próxima campaña habrá cambios estructurales en el formato de competencia.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Ya se han disputado seis Fases Finales a puntos y se volvió al formato actual

Con la intención de aumentar los ingresos económicos de las televisoras –más que de los equipos- Decio de María, Secretario General de la FMF, anunció que a partir de la próxima campaña habrá cambios estructurales en el formato de competencia. De entrada, se ha decidido suprimir en la fase regular la división en grupos, aunque paradójicamente éstos reaparecerán en la Liguilla. Inmejorable parece el hecho de que simplemente los ocho mejores equipos en la tabla general directamente accedan a la siguiente ronda en pos del título. Lo que no parece una medida muy pensada es el hecho de acabar con las emocionantes eliminatorias de vida o muerte y que la casi siempre espectacular Liguilla, se vuelva a jugar a puntos, como ya sucedió varias veces en el pasado, sin resultar una medida verdaderamente feliz o rentable como a simple vista se cree. Aparentemente lo que se pretende es que al haber más juegos de Liguilla, los cuales son un éxito comercial para las televisoras que controlan el balón,  la derrama económica aumente. Matemáticamente el hecho concreto es que con el formato actual se disputan 14 partidos durante la Fase Final, y a partir del siguiente torneo se jugarán 26 cotejos de Liguilla, lo que implica casi el doble de compromisos de gran “interés”. Y en el papel, suena bien. Serían 26 estadios con gran entrada en vez de 14; 26 partidos con alto raiting en lugar de 14; y un mercado que se involucra emocionado durante más tiempo con el futbol mexicano. Sin embargo en el futbol, como en otros ámbitos, los números no lo cuentan todo. El hecho de que haya más juegos de Liguilla no implica necesariamente un aumento en las ganancias que estos generan, o por lo menos no sucedió así en el pasado. Y es que esta idea tan elemental –alargar la duración de la Liguilla- no resulta en absoluto novedosa, pues ya con antelación se experimentó con el mismo lucrativo anhelo, y los resultados no fueron los esperados. Son seis las Liguillas, en la historia de la Primera División Mexicana, que se han desarrollado con un formato grupal, cinco de ellas efectuadas entre ocho equipos divididos en dos sectores, como se planea hacer nuevamente a partir del siguiente torneo, el Apertura 2011. EL PRIMER ENSAYO La primera vez que se efectuó una Fase Final a puntos fue en la campaña 1974-75, la única desde la instauración de las Liguillas en la que no ha habido oficialmente una Final, como tal. Y es que en aquella ocasión se decidió que los dos mejores de cada grupo, en la fase regular, disputaran una etapa extra a puntos para definir al Campeón. Toluca y Cruz Azul, del grupo de “pares”, así como León y Unión de Curtidores, del “nones” se enfrascaron en una lucha por el título, en el que se coronaría automáticamente el equipo que sumara más puntos tras enfrentarse todos contra todos. Y fue Toluca el que matemáticamente accedió a la gloria el 25 de junio de 1975, tras vencer en cerrado duelo al León, en lo que era el penúltimo encuentro de ambos en esa etapa. Con esa victoria, que entonces otorgaba dos puntos, los Diablos sumaron ocho unidades por cinco que acreditaban sus más cercanos perseguidores, León y Unión d Curtidores. Por ello, la sexta jornada de aquella fase resultó de mero trámite y hasta desabrida,  el flamante Campeón Toluca decidió alinear a casi puros suplentes en su último duelo, en el que fue vencido 1-3 por el León, que se quedaría con el subcampeonato. El ensayo no fue muy grato aunque no ayudó que el Campeón practicaba un futbol muy poco espectacular, como lo hizo aquel equipo mexiquense bajo la tutela del uruguayo Ricardo de León. Para la Temporada 1975-76 se decide por primera vez que a la mal llamada “Liguilla” se clasificaran ocho equipos en lugar de cuatro y se establece el formato que en la mayoría de los torneos privó hasta nuestros días, con rondas de eliminación directa, un año después, en la campaña 1976-77, se recupera la intención de que se dispute una etapa extra grupal, sólo que ahora se establece que los dos líderes de cada cuadrangular se midan en una Final para evitar la experiencia ocurrida en 1975. Ese sistema persiste vigente hasta 1981, salvo en la campaña 1977-78 en la que por el Mundial de Argentina 1978 se reduce la duración de la Liguilla, que nuevamente se efectúa con las instancias conocidas de Cuartos de Final, Semifinales, y Final. En casi todas esas Liguillas, además de que hubo equipos que ya para la tercera semana de actividad, estaban ya virtualmente eliminados, por lo que se registraron partidos de auténtico relleno, con poca gente en las tribunas, y con cierta desigualdad poco saca, ya que equipos que peleaban por acceder a la Final se vieron favorecidos de tener que enfrentar a equipos ya eliminados que no jugaban por nada, tal vez por ello se decidió volver a instaurar las emocionantes series a eliminación directa a partir de la campaña 1981-82. LA ÚLTIMA PRUEBA Tras La FMF recurrió nuevamente a la Fase Semifinal Grupal para el ejercicio 1988-89. El resultado no fue el esperado y eso que en aquella etapa final estuvieron presentes los cuatro “grandes”, coincidiendo en un grupo América y Chivas y en el otro Cruz Azul y Pumas, en el sector A, Tecos fue marginado tras las dos primeras semanas y acabó siendo un rival muy débil para el América del brasileño Jorge Vieira, que peleó palmo a palmo por el primer lugar con el Guadalajara, entonces conducido por Alberto Guerra. En la última jornada, el domingo 9 de julio, por la mañana (12 del día) Chivas goleó 3-0 al Puebla en el Cuauhtémoc y obligó al América, que por la tarde recibió en el Azteca a Tecos, a golear por tres tantos, lo que consiguió con la ventaja de saber exactamente cuál era su obligación, lo que causó irritación en huestes tapatías, que vieron por TV como las Águilas le superaban en diferencia de goles y se quedaban con el boleto a la Final. En el otro grupo tampoco hubo una definición demasiado transparente. El Atlante que dirigía la dupla conformada por Ricardo La Volpe y Rafael Puente, perdió gas pronto y ya pensaba en vacaciones desde antes de encarar el primero de sus dos juegos ante el Tampico Madero. Pumas quedó fuera de carrera tras caer con Cruz Azul en su quinto partido. Así, de cara a la última jornada La Máquina tenía el boleto casi en la mano y el Tampico tenues opciones de clasificar. Por eso, en el DF, donde ya se habían vivido series intensas entre Pumas-Atlante y Atlante-Cruz Azul, hubo escasa asistencia para ver los dos últimos duelos del sector, aunque ambos resultaban aparentemente decisivos. El sábado 8 de julio de 1989, pocos aficionados acudieron al Estadio Azteca a ver que los Pumas, con algunos jóvenes en su alineación, sorprendieron al Cruz Azul al que golearon por 4-1. Entonces La Máquina quedaba a expensas de que al día siguiente Tampico Madero le ganara al eliminado Atlante en el Estadio Azulgrana. Por eso, según relató alguna vez el guardameta Félix Fernández, a los jugadores de los Potros, que ni concentrados estaban, les obligaron a juntarse esa misma noche pues aparentemente alguien ligado al Cruz Azul había decidido “incentivarlos” para que no se dejaran ganar por los “jaibos” al día siguiente. Y aunque el dinero, dicen, jamás apareció, el “motivado” Atlante, ante muy poca gente en las tribunas, logró sacarle el empate al Tampico Madero, lo que “salvó” el boleto a la Final para el Cruz Azul, que acabaría perdiendo la misma frente al América. Por cierto que en aquella Liguilla, a diferencia de lo que sucede ahora, Pumas sufrió el veto de su estadio tras algunos incidentes posteriores a su primer juego de Liguilla frente al Atlante y debió jugar como local ante Tampico Madero en el José María Morelos y contra Cruz Azul en el entonces Estadio Azulgrana, hoy Azul. En resumen, aunque en esta clase de Liguillas grupales hay más juegos y cada equipo tiene en su estadio tres partidos seguros, muchas veces éstos no resultan tan atractivos en lo futbolístico ni lucrativos en lo económico, además el hecho de jugar a puntos y no a goles o marcadores globales, propicia que se den duelos menos espectaculares y un futbol menos propositivo e intenso. Se alarga el torneo para unos, las vacaciones para la mayoría Con este sistema de competencia, las instancias decisivas, que en las últimas campañas duraban tres semanas, volverán a ocupar todo un mes de competencia, ya que se necesitarán tres semanas para desahogar las seis jornadas grupales a visita recíproca y una más para la disputa de la Gran Final. Ello evidentemente obligará a reajustar el calendario, estableciendo en la ronda regular una o dos jornadas dobles más de las que últimamente se programaran. Lo que tampoco parece haberse considerado es que esa aumento en la duración de la Fase Final, que hará que los finalistas disputen en un torneo 25 juegos en lugar de 23, implicará una mayor inactividad para más de la mitad de los clubes de la Liga estelar mexicana, t es que este “viejo” formato aumenta una semana más la duración de cada torneo -o lo que es lo mismo una quincena más cada año- de inactividad –o de vacaciones, si se prefiere- para 10 de los 18 equipos de la Primera División, los cuales en caso de no clasificar pasarán aún más tiempo de espera entre un torneo y el siguiente, con la merma que ello representa en distintos rubros además del económico. Esta situación no afectaba tanto cuando se aplicó en el pasado, ya que se hizo en torneos largos, por lo que los equipos que no clasificaban a la Liguilla se quedaban sin actividad durante un mes cada año, ahora al haber dos etapas finales anuales, puede darse el caso de que un equipo no clasifique a dos Liguillas en un mismo ejercicio y eso le obligue a estar dos largos meses sin partidos oficiales, más lo que se acumule en las pausas entre la finalización de un torneo y el siguiente. Las seis Liguillas en formato grupal Temporada No. de equipos JJ Campeón 1974-75 4 12 Toluca 1976-77 8 26 Pumas 1978-79 8 26 Cruz Azul 1979-80 8 26 Cruz Azul 1980-81 8 26 Pumas 1988-89 8 26 América Fase Final Grupal 1988-89 Resultados Grupo A Jornada 1 Tecos 2-2 Puebla América 2-1 Guadalajara Jornada 2 Puebla 2-1 Tecos Guadalajara 2-1 América Jornada 3 Tecos 1-0 Guadalajara América 2-2 Puebla Jornada 4 Puebla 1-1 América Guadalajara 2-0 Tecos Jornada 5 Tecos 0-2 América Guadalajara 1-0 Puebla Jornada 6 Puebla 0-3 Guadalajara América 4-0 Tecos Grupo A Club JJ JG JE JP GF GC PTS América 6 3 2 1 12 8 8 Chivas 6 4 0 2 9 4 8 Puebla 6 1 3 2 7 10 5 Tecos 6 1 1 4 4 12 3 Resultados Grupo B Jornada 1 Cruz Azul 2-1 Tampico Madero Pumas 2-2 Atlante Jornada 2 Atlante 1-1 Pumas Tampico Madero 1-0 Cruz Azul Jornada 3 Cruz Azul 3-1 Atlante Pumas 5-1 Tampico Madero Jornada 4 Tampico Madero 1-0 Pumas Atlante 2-3 Cruz Azul Jornada 5 Pumas 0-1 Cruz Azul Tampico Madero 3-0 Atlante Jornada 6 Cruz Azul 1-4 Pumas Atlante 2-2 Tampico Madero Grupo B Club JJ JG JE JP GF GC PTS Cruz Azul 6 4 0 2 10 9 8 Tampico 6 3 1 2 9 9 7 Pumas 6 2 2 2 12 7 6 Atlante 6 0 3 3 8 14 3

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×