Orozco... de ir a Tigres, a cumplir 200 juegos como Rayado

A principios de los años noventa, Jonathan Orozco era llevado por su mamá al estadio de Tigres; pero al paso del tiempo su rumbo cambió y hoy el arquero regiomontano está por cumplir 200 partidos...
JONATHAN OROZCO.mov
Monterrey, Nuevo León, México -
  • El arquero firmaría un contrato de por vida con Rayados y sólo saldría si fuera a Europa
  • Relató sus mejores momentos y asegura que le gusta ser distinto a los demás arqueros

A principios de los años noventa, Jonathan Orozco era llevado por su mamá al estadio de Tigres; pero al paso del tiempo su rumbo cambió y hoy el arquero regiomontano está por cumplir 200 partidos jugados con el Monterrey en la Primera División. En la memoria de Orozco aún permanece intacto el recuerdo del día de su debut en el Apertura 2005, cuando en la Jornada 3 frente al Atlas en el Tec, el entonces técnico albiazul, Miguel Herrera, le preguntó de último momento si le gustaría jugar ese partido. Por supuesto, Orozco no dudó en dar una respuesta afirmativa; desde aquel momento, han transcurrido siete años y medio, y este próximo sábado cuando el Monterrey enfrente al Querétaro en La Corregidora, Jona estará cumpliendo su partido 200 en la Primera División.   "Me deja muy contento, mucha satisfacción de haber cumplido ciertas metas en mi carrera, habla de mucha dedicación, de mucho esfuerzo, de mucho coraje, de levantarnos de muchas, ha sido la regularidad que hemos mostrado en los últimos años la que nos ha permitido llegar a esta cantidad de partidos y mi deseo es que sean los primeros 200 de muchos", comenta el portero.   "Me deja muy contento, mucha satisfacción de haber cumplido ciertas metas, habla de mucha dedicación, de mucho esfuerzo, de mucho coraje" Para realizar un recuento de su bicentenario de juegos en el futbol mexicano, el guardameta de La Pandilla abrió a Medio Tiempo las puertas de su hogar, donde narró el momento en que “El Piojo” le brindó la oportunidad de aparecer en el máximo circuito, cuando ya todo estaba preparado para que Christian Martínez volviera a estar bajo los tres palos blancos. "La semana previa (Herrera) había alternado entre Christian (Martínez) y yo, y llegando al estadio me pregunta que cómo te sientes y que si quería jugar, le dije que sí claro. Ya en la alineación, en todas las tablas estaba Christian, así que de último momento pusieron una cinta blanca (sobre el nombre de Christian Martínez) y le apuntaron Jonathan. "De la emoción pasó al nervio, porque ya iba a jugar contra Atlas, pero fue un debut soñado porque estuve de titular, haciendo creo que bien las cosas, hice dos o tres atajadas importantes y el equipo ganó el partido 1-0 que fue lo más importante", mencionó Orozco. A punto de cumplir 200 juegos como profesional en México y con 26 años de edad, Jona se ha consolidado como un baluarte en la portería de los Rayados, como el hombre que transmite seguridad y liderazgo a su zaga, parte de una generación dorada de la cantera albiazul que ha sido partícipe en la obtención de títulos y reconocimiento a nivel nacional e internacional, algo que le deja una gran satisfacción tras una vida dedicada al Monterrey. "Le he dedicado al Monterrey toda mi vida desde los 10 años, son 17 años los que prácticamente le he dedicado al Monterrey, venir desde abajo en las básicas, ir progresando, ir subiendo con mucho esfuerzo y después culminarlo con no sólo debutar sino hacer bien las cosas, lograr campeonatos, lograr esta cantidad de partidos te deja una satisfacción enorme porque quiere decir que tu dedicación, esfuerzo, toda tu entrega, el amor a la camiseta, ha valido la pena", expresa el guardameta. Es tal el amor al club del Cerro de la Silla y hacia los colores albiazules que siente Jonathan Orozco, que asegura que firmaría de por vida con el Monterrey y sólo estaría dispuesto a escuchar una oferta de un club europeo, para cumplir con el sueño de jugar en el viejo continente. "Es complicado (permanecer toda su carrera en Rayados), pero creo que también habla de la calidad que muestres, de la regularidad, la dedicación y el amor que le tienes a esta camiseta. Si a mí me dieran a elegir, firmaría de por vida con el Monterrey, pero siento que a lo mejor la gente podría aburrirse de uno. "A todos nos gustaría jugar en Europa, ya que se den las posibilidades es algo muy diferente, si me lo propusieran claro que me gustaría, es el sueño de todo jugador mexicano, pero si no lo pensaría mucho el salir del Monterrey, es mi casa, es mi gente, mi vida, entonces el amor que uno siente por la camiseta no lo podría sentir por otro (club), pero uno es profesional y también creo que hay ciertos ciclos", afirma. La figura de Jonathan Orozco jamás pasa desapercibida, aclamado, admirado, cuestionado o rechazado, pero jamás indiferente. El portero del Monterrey se caracteriza por no andarse con medias tintas, pues tiene claro que su concepto de arquero es ser diferente, distinto, inspirar algo en su afición y con los rivales, tal y como lo ha aprendido de quienes considera son su modelo a seguir. "Si no te transmite nada te dice de un portero que no pasa nada con esa persona, ni para bien ni para mal. Yo creo que un portero te debe de transmitir algo, si tú eres de su equipo lo debes de querer y si eres del otro equipo lo debes de odiar, así debe de ser un portero porque los porteros somos diferentes. "Yo creo que un portero te debe de transmitir algo, si tú eres de su equipo lo debes de querer y si eres del otro equipo lo debes de odiar" "Para mi Comizzo (Ángel David) fue mi ídolo, mi primer portero a seguir porque yo no era muy futbolero, mi mamá es la que es futbolera y en aquél entonces me llevaba al estadio de los Tigres y él era el portero, desde ahí lo empecé a seguir, después con León, con Morelia y siempre su forma diferente, espectáculo; después “Show Man” que en paz descanse Miguel Calero, porteros diferentes, que te transmitan algo a favor o en contra", puntualiza. De los cuatro Campeonatos que le ha tocado vivir con Rayados, Orozco no duda en elegir al primero de Liga en el Apertura 2009 y el primero de CONCACAF 2010-2011, como sus favoritos por haberlos disfrutado de una forma especial. "El primer campeonato (en el Apertura 2009) fue uno muy bueno, porque en el primer partido contra América apenas era el fallecimiento de Toño (de Nigris) que en paz descanse; después contra Toluca y levantarnos de ese 3-1 en el Tec (en la Final con Cruz Azul), fue algo extraordinario, disfruté mucho ese primer campeonato, pero creo que el que más he disfrutado fue el primero de la Concachampions (contra Real Salt Lake). "Fue un gran torneo, partidos muy difíciles y empatar en casa 2-2 (en la Final de Ida) con el gol de visitante en contra, el equipo del Salt Lake tenía como treinta partidos sin perder en casa, fuimos a un ambiente muy hostil y con mucho frío, cosa a la que no estábamos acostumbrados e irle a pegar 1-0 allá y coronarnos en su casa, fue algo muy bonito e inolvidable, creo que es el que más me ha marcado", declara Jona. - ¿Cómo te gustaría celebrar tus 200 partidos en Primera División? - "Por el bache por el que atravesamos, un triunfo sería muy importante, sobre todo porque el partido 100 no lo pude festejar con un triunfo, fue un poco amargo que perdimos contra el Pachuca, así que me gustaría que el 200 contra Querétaro fuera algo importante, que podamos ganar, que el equipo agarre una racha buena y que esos puntos sirvan para buscar la calificación”. JONATHAN OROZCO EN BREVES 'TRINI' CABALLERO: SU MENTOR EN EL FUTBOL "Él es mi maestro, mi creador, el que pulió a Jonathan Orozco, el que le dio la confianza y que a los 10 años me dijo 'estás para hacer las cosas', cuando apenas era un niño. Por él entrené con el primer equipo a los 13, 14 años y a los 17 ya formaba parte del primer equipo. 'Trini' me forjó ese carácter porque también era muy especial, hizo que le echáramos ganas y que nunca nadie nos dijera que no podemos".      SU FORMA DE VIVIR LOS CLÁSICOS REGIOS "Para mí un Clásico en mi forma de verlo y sentirlo es una Final, se juega a muerte, ese partido es como si te fueras a ganar el campeonato del universo, no hay otro partido después de ese, es el partido tan esperado todo el torneo”. SUS TÉCNICOS EN RAYADOS "Al entrenador que más le he aprendido es a Ricardo La Volpe, creo que es de los que sabe mucho de esto; a quien le tengo un gran cariño porque me debutó es Miguel (Herrera), me dio la confianza de debutar y le guardo un gran respeto y obviamente Vuce porque con él hemos ganado todo, fue el que dijo va, vamos a darte la oportunidad, eres el titular y juégatela a ver qué tal nos va, y gracias a Dios en la primera temporada que jugué completa fuimos campeones". SU ENTRENADOR DE PORTEROS "Si me dieran a elegir de todos los (entrenadores de porteros) que he tenido en Primera, me  quedaría con 'Beto' (Alberto Aguilar) la verdad, es un tipazo, una gran persona, tengo una gran amistad con él, me entiende, conoce la posición, conoce como soy y tenemos más o menos el carácter igual, las mismas ideas, sabe que el portero no es de hacer veinte balones sino hacer dos o tres que se queden grabados y el día del partido hagas bien las cosas". SER PORTERO YA LO TRAÍA EN LA SANGRE "Lo traía más nato ya la portería por mi padre, nunca me tocó verlo jugar porque prácticamente no lo conozco, pero mi abuelita y mis tíos lo que me cuentan es que era muy buen portero que en su momento también estuvo en las reservas del Monterrey, me gustaba mucho la delantera, pero como que me jalaba ya la portería. Se dio la típica de que expulsan al portero y preguntan ¿quién se pone?, pues yo me pongo y ya desde ahí me quedé, ya no me volví a salir".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×