Recibe nuestro newsletter
 

Colibríes, una historia sui géneris en Primera División

El Estadio Mariano Matamoros fue casa de los Colibríes (Video: Jorge Bustos / Alejandro Esquivel)

Juan Manuel Terán | MEDIOTIEMPO
Ciudad de México, viernes 17 de Mayo del 2013

  • Este día se cumplen 10 años del descenso del club que menos tiempo ha durado en el Máximo Circuito
  • A veces el Cuerpo Técnico se quedaba sin comer por los jugadores
  • Fueron nueve partidos los que Colibríes disputó en el Estadio Mariano Matamoros, de Xochitepec

Era el sábado 17 de mayo del 2003. Poco antes de las 19 horas José Abramo Lira dio el silbatazo final de un 0-0 entre Colibríes y Cruz Azul que desató la fiesta, pues algún personaje cruel en el estadio Mariano Matamoros había anunciado un empate inexistente entre Jaguares y Tecos que supuestamente le entregaba la permanencia al cuadro de Xochitepec.

La cancha fue invadida por la gente y en una inolvidable imagen, el delantero  Claudinho cantaba y brincaba junto a los aficionados. !Sí se pudo, sí se pudo¡, era el grito que retumbaba en la orilla de la carretera 95, la "libre" entre Cuernavaca y Acapulco, como se le conoce.

En sólo minutos todo pasó de la gloria al infierno. Poco a poco el plantel de Colibríes se fue enterando del triunfo de Jaguares con gol de Gilberto Mora que los condenaba al descenso y, sin saberlo, a la desaparición para convertirse en el equipo que menos ha durado en la Primera División del futbol mexicano.

"Fue un momento muy desagradable porque alguien jugó con nuestra ilusión, estuvimos a punto de ganarle a Cruz Azul, Claudinho lloraba porque había fallado un gol de los que nunca fallaba. Cuando nos avisaron, el golpe fue doblemente duro. Un periodista fue el que nos mintió y luego fue un familiar mío el que nos avisó que estábamos descendidos" recuerda el líder de aquel equipo, Mario Grana.

EL VUELO COMENZÓ CON MUCHAS DUDAS

Fue en diciembre del 2002 cuando la Femexfut anunció la venta del Celaya. Apareció el Capitán Jorge Rodríguez Marié, y con el respaldo de Aerolíneas Internacionales compró la franquicia para llevarla a Morelos.

Carlos Trucco se mantuvo como Director Técnico hasta tres días antes de comenzar el torneo, por lo que Sergio Rubio, un nombre de bajo perfil en el balompié mexicano, surgió como estratega para encarar el Clausura 2003 ante Pumas en CU. Hoy Rubio está muy lejos del futbol, con un negocio propio, pero guarda un recuerdo imborrable de aquel club que tiene una historia sui generis en Primera División.

"Lo volvería a hacer, no me arrepiento; de lo único que me arrepiento es de no haber sido millonario para resolver todas las deudas de los jugadores y que salieran libres a hacer lo que sabían hacer. Fue una experiencia inolvidable, conmigo como una persona inexperta en el futbol, el trabajo que se hizo no era para descender”, asegura.

Y es que el Capitán Rodríguez tuvo que elegir, en 24 horas y sin dinero para apelar a un DT de renombre, a la persona que se haría cargo del equipo, por lo que Rubio, quien dirigía en la Segunda División de Xochitepec, fue el encargado de meterse al Olímpico Universitario para conseguir un triunfo inolvidable.

"El primer partido jugamos contra Pumas, pero fue un resultado de los muchachos. Cada partido tuvo su emoción, pero definitivamente el primero por todo lo que englobó es la satisfacción más grande", rememora Rubio en entrevista con Medio Tiempo.

Y es que el inexperto estratega consiguió tres triunfos (Pumas, Tecos y Tigres) en los primeros cuatro partidos, situación que llevó a Colibríes a ser Superlíderes del Clausura 2003 tras la Jornada 4.

‘DEJÁBAMOS DE COMER POR LOS JUGADORES’


Tras un inicio de ensueño, las carencias económicas comenzaron a aparecer y con ello las decisiones que mataron el futuro del cuadro de Xochitpec. Sergio Rubio y Mario Grana, hoy Director Técnico del Club Deportivo Morón en la Segunda División de Argentina, recuerdan que el dinero ya ni alcanzaba para cubrir situaciones como el transporte y el agua para los jugadores.

"Varios jugadores me preguntaban que qué hacian porque la persona que cobraba la renta ya casi los tenía con las cosas afuera. Hubo muchas carencias que en ese momento las disfrutábamos porque había que conseguir cancha, agua para los jugadores, andar de un lado para otro, es decir, una labor de obreros, de picar piedra", cuenta el ex DT.

"Nosotros comprábamos las bolsas de agua y de hielo, pese a que no nos pagaban, quisimos dejarlo (al equipo) en Primera, me acuerdo que un día concentramos en la casa de Claudinho y la verdad que hicimos un esfuerzo muy grande, y es de lo que no me arrepiento porque estuvimos muy cerca (de la salvación)", explica el argentino.

Y es que la carencia de recursos de aquel equipo llegó a los alimentos, pues en ocasiones la comida no era suficiente para todos los integrantes del plantel que hacían el viaje.

"En ocasiones la comida era escasa y el Cuerpo Técnico tenía que cederlo, decíamos 'coman ustedes (a los jugadores) y nosotros nos comemos unos tacos en la calle', pero lo que yo quería era que se alimentaran ellos porque al día siguiente venía el esfuerzo mayor", comenta Rubio.

EL DINERO DE PETRICEVIC, A COSTA DE SER DT

Y entonces arribó un viejo conocido del futbol mexicano. Zlatko Petricevic y su dinero se convirtieron en "consejeros" del Capitán Rodríguez, aunque el favor con favor se paga.

"La cuestión económica del equipo no estaban bien, los sueldos ya no eran ni impuntuales, sino fuera de la necesidad de los jugadores, y ahí me enteré que Petricevic estaba poniendo de su dinero y el Capitán, al verse presionado por eso, tuvo que ceder.

"El propio Capitán me dijo que Petricevic iba a abonar el 20 por ciento de los sueldos, pero quería el cargo de entrenador y yo no tenía armas para defenderme", relata Rubio, quien sólo quedó fuera del cargo dos partidos, mismos que dirigió el personaje croata, para luego volver, dirigir tres encuentros más y ser cesado definitivamente.

‘AMENAZA’ CAPITÁN RODRÍGUEZ CON VOLVER

Lejos del país y aún más del futbol mexicano, el Capitán Rodríguez Marié se encuentra en Miami, Estados Unidos, dirigiendo una empresa de transporte terrestre y con la intención de recuperar los recursos que el futbol y la política le hicieron perder hace 10 años.

Sin embargo, es el padre del Capitán, el señor Jorge Rodríguez quien regularmente visita el estadio Mariano Matamoros y ya mencionó que la intención de su hijo es la de recuperarse al 100 por ciento de sus problemas económicos para regresar al balompié nacional, comprar una franquicia de Liga de Ascenso y resurgir a los Colibríes de Xochitepec.

EL MARIANO MATAMOROS, TESTIGO SILENCIOSO

Es el único que se mantiene en el mismo lugar que la historia marca hace 10 años. Sólo la reja que lo separaba del Río Apatlaco y las bancas son las únicas partes del inmueble que han sufrido cambios, pues ahora es una barda la que delimita la tribuna oriente.

El área en la que Jaír García marcó el gol 3 mil en la historia de Chivas, los austeros vestidores debajo de la tribuna y el raquítico palco de prensa que se erigió en aquel momento, se mantienen intactos como las piedras que conforman la grada que da albergue a la mayoría de los 18 mil lugares que tiene el estadio.

Alberto, jardinero encargado de mantener a punto la cancha y con 12 años de trabajo sobre el estadio, recuerda bien todo lo que tuvo que pasar para que el 16 de enero -dos días antes de que Colibríes jugara su primer partido como local- el Mariano Matamoros recibiera el visto bueno de Víctor Manuel González, entonces Presidente de la Comisión Revisora de Estadios de la FMF.

"Entre otros faltantes, destaca la falta de un escalón, llaves de agua, puertas de acceso y la instalación de vallas en los accesos al estadio. A pesar de todo, se puede jugar aquí el partido entre el Colibríes y Tecos", declaró González aquella ocasión.

Hoy el estadio se mantiene con actividad de Segunda División, pues Ballenas Galeana, equipo que se encuentra en las Semifinales y en busca de su boleto para subir al Ascenso MX, además del Zacatepec, equipo que entrena ahí ante la remodelación del "Coruco" Díaz, son los que intentan emular lo que algún día fue.

 

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios