De niño, Raúl Jiménez jugó en Cruz Azul

Hoy delantero del América, pero de niño fiel seguidor e incluso jugador de la escuelita de Cruz Azul en Ciudad Cooperativa, Raúl Jiménez tendrá la oportunidad de ser el verdugo del cuadro que...
Ciudad de México -
  • ‘Billy’ Álvarez preguntó por qué no lo habían mantenido en la Máquina
  • Cuestión de distancia, el motivo por el que no siguió su carrera en La Noria

Sentimientos encontrados y un pasado totalmente celeste es el que tendrá que superar la familia Jiménez Rodríguez el próximo jueves y domingo. Hoy delantero del América, pero de niño fiel seguidor e incluso jugador de la escuelita de Cruz Azul en Ciudad Cooperativa, Raúl Jiménez tendrá la oportunidad de ser el verdugo del cuadro que quiso, e incluso defendió sus colores. Fue en 1996 cuando el ahora delantero de las Águilas y seleccionado nacional dio sus primeros pasos en el futbol, y fue nada más y nada menos que en la cuna del Cruz Azul. Raúl Jiménez Vega, padre del americanista, contó a Medio Tiempo los detalles del pasado celeste de su hijo y los motivos que obstaculizaron que su carrera continuara en la Máquina, justo en la semana en la que se revive ese pasado como si no hubieran pasado los años. “En algunas ocasiones llegó a pensar en ir a Cruz Azul, pero le empezó a gustar América, comenzó a sentir la diferencia porque de chiquito, cuando se enfrentaban a Cruz Azul, me decía: ‘papá, ¿cómo le voy a meter un gol a Cruz Azul?, vamos contra la Máquina’, y yo le decía que ya estaba aquí y se debía a esto. Era pequeñín, tenía ese conflicto”, recordó el padre de Raúl. Y es que el delantero de las Águilas inicio su andar por el balompié en las canchas que vieron evolucionar la grandeza de Cruz Azul hasta llegar a ser uno de los equipos grandes. Su amor por los celestes era claro, pero la vida le tenía una sorpresa deparada y un giro de 180 grados. “Él (Raúl Jiménez) desde bebé jugaba con una pelota, desde ahí se vio su gusto por el futbol. Nació en Tepeji del Río, a 10 minutos de Jasso, Hidalgo, y a mí me hubiese encantado que Raúl jugara en Cruz Azul porque en aquella zona éramos de Cruz Azul, pero con el paso del tiempo nos hemos convertido en Águilas del América. “Nos dimos cuenta que quería jugar y por eso fuimos a Cruz Azul. Él ha manifestado que en sus inicios le iba al Cruz Azul por ser tan cercanos a Ciudad Cooperativa, fuimos, vio la cancha, el Estadio 10 de Diciembre y empezó con su profesor, y muy contento. Fueron cuatro o cinco meses cuando mucho porque no estaba previsto que cambiáramos de ciudad, pero a veces así es la vida y afortunadamente podemos decir que todo ha salido muy bien”, explicó el señor Jiménez Vega. LEJANÍA DE LA NORIA, CAUSA DE LA CONVERSIÓN AZULCREMA Fue en 1997 cuando el ahora Campeón Olímpico llegó con su familia al Distrito Federal, y aunque La Noria fue su primer objetivo, la lejanía de la casa celeste provocó que los planes y su vida cambiaran por completo. “Vivíamos en la Colonia Jardín Balbuena, y el trayecto saliendo de la escuela no nos daba para llegar hasta La Noria, que sí fuimos y se quedó, pero no le daba tiempo de comer y hacer tareas. Por eso fuimos al nido de las Águilas y eran 35 o 40 minutos menos por el tráfico, y por eso ahí empezó a hacer su carrera y hoy con orgullo es el único canterano con 15 años (en el club) que está en la Primera División. “Conoció las instalaciones de La Noria, estaba encantado porque yo quería que entrara en La Noria por ser la matriz, pero sí estaba retirado, y ya cuando llegamos a Coapa también quedé contento porque era la matriz y ahí se empezó a quedar, fue campeón de goleo en los cinco años que estuvo en la escuelita. ‘BILLY’ LAMENTÓ QUE NO HAYA SIDO CELESTE Si bien nunca fue buscado por la Directiva celeste para que volviera en algún momento a vestir los colores de Cruz Azul, el padre del goleador americanista supo que el Presidente de la institución cementera, Guillermo Álvarez Cuevas, se interesó en su hijo y en los motivos por los que no mantuvo su andar futbolístico con los celestes. “Hace poco supe que ‘Billy’ Álvarez se enteró que alguna vez estuvo en Cruz Azul de chiquito y preguntó: ¿Por qué no retuvimos a este chavo? ¿Por qué no lo mantuvimos en Cruz Azul? Él se entera y dijo: ‘cómo es posible que aquí lo tuvimos y lo dejamos ir’. Eso lo supe por un amigo, pero quién se iba a imaginar que un niño de cinco años iba a debutar”. FESTEJÓ TÍTULO CELESTE Y HOY QUIERE PROLONGAR SEQUÍA En la actualidad no se pierde un partido del número 9 de las Águilas, pero el señor Raúl Jiménez recuerda que en aquel Invierno 97, el más reciente título de Liga de Cruz Azul fue de total alegría para su familia, e incluido su hijo. El ahora delantero del América festejó junto a él el triunfo de la Máquina sobre León con gol de Carlos Hermosillo. Ahora los colores de Cruz Azul sólo son una bonita anécdota, pues aunque fue aficionado, tanto Raúl Jiménez padre como hijo, desean a toda costa prolongar el sufrimiento celeste y alzarse con el título de Liga con los colores azulcremas, al grado de pronosticar un 3-2 a favor de los pupilos de Miguel Herrera. “Raúl en el último campeonato de Cruz Azul en León todavía lo festejó conmigo en Tepeji del Río, a él sí le tocó ver a Cruz Azul campeón y lo festejó conmigo, pero ahora estamos con todo con América y que le vaya bien a Raúl, porque tienen todas las posibilidades para ser campeones. “En mi casa todos eran americanistas, sólo yo y mi hermano más chico le fuimos a Cruz Azul porque yo me iba a Jasso a ver al Cruz Azul de (Miguel) Marín, (Alberto) Quintano, y era un equipazo, los veía entrenar y para mí era increíble, pero mi familia le iba al América. Ahora siento los colores de Cruz Azul, pero hoy por hoy quiero que sea campeón Raúl, quiero que sea campeón el América”, sentenció.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×