En mayo, Tigres espera a Briseño y a González

La escuadra felina le pagó a la Directiva anterior de Atlas 30 millones de pesos por los dos jugadores.
La escuadra felina le pagó a la Directiva anterior de Atlas 30 millones de pesos por los dos jugadores.
 La escuadra felina le pagó a la Directiva anterior de Atlas 30 millones de pesos por los dos jugadores.
Guadalajara, Jalisco -
  • La escuadra felina le pagó a la Directiva anterior de Atlas, 30 millones de pesos por los dos jugadores
  • El joven defensa de los Rojinegros reconoció que su carta ya no pertenece a los Rojinegros

Antonio Briseño no hace dramas por todavía no poder consolidar su carrera como titular en Atlas, en el primer equipo. Sabe que quizá el tiempo ya no le va alcanzar para ganarse un lugar con los Rojinegros, porque en mayo se termina su contrato y el central aceptó que ya conoce que su carta le pertenece a Tigres, como la del mediocampista Arturo González.   Antes de que llegara TV Azteca a comprar los Zorros, la Directiva pasada llegó a un acuerdo con Tigres por la compra de ambos jugadores, la cual fue de un monto de 30 millones de pesos, es decir, el club felino pagó 15 millones por cada uno. La carta de Ponchito González ya está pagada en su totalidad, y la del ‘Pollo’ Briseño queda un porcentaje mínimo por liquidar, así lo confirmó un miembro de la Comisión de Futbol de Atlas, la cual ahora ya no existe.   "En sí, yo no pertenezco ya al Atlas, en sí, mi carta ya es de otro equipo (Tigres). Ellos hicieron su trato, a mí no me preguntaron, que fue diferente" El acuerdo al que llegó Tigres con Atlas, antes de que fuera vendido, es que les prestaba a los jugadores, pero las cosas van a cambiar para la siguiente campaña, quizá la Directiva felina, ya no quiera prestar a ambos jugadores a los Rojinegros.   Los planes que tenía la pasada Directiva, era el de firmar por varios años tanto a Antonio Briseño, como a Arturo González, pero no lo hicieron, por la simple razón de que fueron vendidos a Tigres, pero según el zaguero, no los tomaron en cuenta para el trato.   “No la ejercieron (la presión por firmarlos), en sí, yo no pertenezco ya al Atlas, en sí, mi carta ya es de otro equipo, sí (Tigres). Ellos hicieron su trato, a mí no me preguntaron, que fue diferente”, reconoció el central.   Por el historial que tiene Tigres de comprar jóvenes, sobre todo de los Rojinegros y al final, relegarlos, Briseño dijo que eso no le da miedo, porque tiene entendido que hay otros planes para él.   “Miedo no, ¿por qué?, sino voy a ir a aprender mucho, obviamente sabemos que ellos tienen un proyecto para mí, y a lo mejor no es en la institución, sino es en otro (sic)”. No me molestó, pero no me preguntaron, así se maneja aquí en México, no me lo tomo personal, así han manejado muchos, no soy yo, hay varios ejemplos. Me siento tranquilo, yo sé que si sigo trabajando voy a estar en cualquier equipo jugando”.   Como profesional, a Briseño le gustaría tener más actividad en Primera División, pero sabe que por decisión personal no puede cambiar de club de buenas a primeras.   “Obviamente, aquí en México no es tan fácil, aquí en México existe el pacto de caballeros, no te puedes ir tan fácil a otro lugar, pero todos buscamos un lugar donde tener actividad, si no será aquí, será en otra parte, pero siempre buscamos aportar a un equipo. Ahorita yo estoy pensando en Atlas, yo sé que no puedo desviar mi atención, vence mi contrato en mayo, pero yo sigo en Atlas al cien por ciento y no tengo otra idea.   A la hora de entregarle la estafeta a TV Azteca, la Directiva pasada de los Zorros les informó del caso de los dos jugadores, que ya estaban vendidos a Tigres y el trato que tenían de que se los iban a estar prestando, pero que ya no pertenecían al club.

No te pierdas