Diego González acusó a árbitros de maltrato

El argentino Diego González, mediocampista de Santos Laguna, acusó a los árbitros de una persecución contra los jugadores de su país y aseguró sentirse apenado por la manera en que lo han tratado...
El argentino Diego González, mediocampista de Santos Laguna, acusó a los árbitros de una persecución contra los jugadores de su país y aseguró sentirse apenado por la manera en que lo han tratado los silbantes en sus primeros dos partidos en México.
 El argentino Diego González, mediocampista de Santos Laguna, acusó a los árbitros de una persecución contra los jugadores de su país y aseguró sentirse apenado por la manera en que lo han tratado los silbantes en sus primeros dos partidos en México.
Torreón, Coahuila -
  • Creyó que los silbantes mexicanos traen algo personal con los jugadores argentinos

El argentino Diego González, mediocampista de Santos Laguna, acusó a los árbitros de una persecución contra los jugadores de su país y aseguró sentirse apenado por la manera en que lo han tratado los silbantes en sus primeros dos partidos en el futbol mexicano.

Los árbitros en cuestión son César Arturo Ramos Palazuelos y Paul Delgadillo, quienes fueron los responsables de dirigir las acciones en los juegos de los albiverdes frente a Veracruz y Cruz Azul, respectivamente.

“Antes del primer partido con Veracruz, me habían hablado bien del arbitraje, pero no sabía que había algo personal con los argentinos. Cuesta mucho adaptarse, uno le habla bien (al árbitro) y te responde de manera muy elevada.

“El otro día en el partido con Cruz Azul me llevé el tobillo hinchado y nunca cobraron falta, me metieron planchazo con la rodilla y no sacaron la amarilla, pero si les llego a decir que me están pegando, contestan mal, me dicen que no estoy en mi Liga ni en mi país, lo mismo pasó en la primera fecha, que me sentí muy apenado por la forma en que me han tratado”.

Por último, comentó que “voy a tratar de dedicarme a jugar y a aportarle lo mejor al equipo, después ya sé cómo manejarme con los árbitros, de ni siquiera ayudarlos en decir lo que uno siente, no quiero faltarle el respeto a nadie, no vengo a robarle el trabajo a nadie ni mucho menos, vengo a hacer lo mío y a aportar mi trabajo a esta institución que confió en mí, voy a dedicarme solamente a jugar”.

No te pierdas